Víctimas de robo de autopartes, identifican sus piezas y las recuperan

Cientos de personas que creían haber perdido para siempre sus autopartes robadas, las recuperan en un lote que decomisó la autoridad
| Otra fuente: CNNMéxico

Con las manos llenas de polvo y cuidando no pisar los miles de faros, molduras, espejos y puertas de automoviles que se amontonan en el suelo, Jorge Murguía busca las autopartes que le fueron robadas de su vehículo hace un par de meses.

Después de media hora revisando pieza por pieza, encontró las cantoneras de las salpicaderas de su vehículo en el galerón que abarca donde fue depositado el lote de más de 30,000 autopartes "de procedencia ilícta" que la policía de Jalisco decomisó en la última semana de mayo.

Con una sonrisa incrédula, muestra orgulloso las autopartes que desparecieron junto a las calaveras y otros accesorios de su vehículo, mientras él disfrutaba de una charla en una cafetería en la ciudad de Guadalajara.

"Si me hubieran dicho que recuperaría mis autopartes, mientras enojado e impotente vi desmantelado mi auto, no lo hubiera creído", dice entre sonrisas, mientras continúa la búsqueda del resto de los accesorios, valuados por la agencia en 25,000 pesos.

Junto a él, decenas de personas repiten el ritual, levantan faros, calaveras, molduras intentando primero reconcerlas a primera vista y después esperando que corresponda con el número de serie de su vehículo.

Hace un par de meses, a Olga López, propietaria de un Jetta 2005, le robaron por segunda ocasión las molduras y parrillas de su vehículo. El delito ocurrió mientras ella disfrutaba de un café con sus amigas en la zona de Chapultepec en la capital de Jalisco. 

"No había querido comprar las piezas, porque ya me las habían robado anteriormente y hoy, en medio de este mar de piezas me parece increíble haber recuperado al menos las molduras", afirma.

Una hora en un mercado al oriente de Guadalajara a plena luz del día, bastó para que alguien desmantelara las molduras y llanta de refacción de la camioneta Toyota de Sofía Lomelí.

"Estaba tan enojada con ellos (los delicuentes), que juré no ir a comprarlas donde venden autopartes robadas, estaría contribuyendo con la delincuencia, pero la agencia me cotizó el robó en 24,000 pesos y no tenía esa cantidad", relata.

Dos visitas fueron suficentes para que recuperara las molduras, ahora busca la llanta de refacción.

Para intentar recuperar sus autopartes robadas, Sofía tuvo que presentar la factura de su vehículo, su tarjeta de circulación, una identificación oficial y su camioneta mostrando el hueco de la pieza faltante.

Entró al galerón y buscó entre las miles de piezas. Peritos para esta labor, cotejaron que el número de serie del auto y de la autoparte coincidían y verificaron directamente en el vehículo la ausencia.

Después llenó un registro en las 19 mesas instaladas en el mismo galerón para la recepción de información y se marchó con sus autopartes recuperadas.

Después de media hora, un poco de sudor en la frente y mucho polvo en las manos, Juan Martín Hernández, ha encontrado unas molduras que parecen ser las de su auto, un BMW. Hace dos meses le robaron estas piezas, además de la marca de su vehículo y los espejos laterales.

“No tuve más remedio que comprar en la agencia”, diojo decepcionado al reencontrarse con laspiezas.

“Están maltratadas pero espero que los peritos confirmen que corresponden a mi vehículo”, agrega.

A Miguel Ángel López le robaron hace un par de meses la tapa de la puerta trasera de su camioneta Tornado que según cuenta, estaba soldada.

“No compré la tapa, ¿para qué?, me la podían volver a robar, así que le puse una red, tampoco quise ir a donde venden autopartes robadas a recuperarla aunque me hubiera salido a mitad de precio”, relata.

López no ha encontrado aún la tapa de su unidad, pero considera que operativos como éste incentivan a la población a denunciar cuando ha sido víctima de un robo, porque “al menos tienes la esperanza de recuperarla”.

México encabeza la lista de países en América Latina con los mayores índices de robos de autos, pese a que este delito bajó en el último año en el país, de acuerdo con la Organización de los Estados Americanos.

En México todos los días se roban 200 automóviles asegurados, o se ultrajan algunas de sus piezas y algunos de estos son usados para cometer otro delito, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Tras el operativo para decomisar autopartes de "procedencia ilícita" en locales de la zona conocida como 5 de febrero en Guadalajara, capital de Jalisco, la Fiscalía General de Estado, abrió las puertas de sua bodegas a los ciudadanos para que hallaran, si podían, las piezas que perdieron a manos de la delincuencia.

A finales de mayo, las autoridades aseguraron 18 bodegas, en una zona con más de 30 años dedicada a la enta de autopartes "usadas", decomisaron más de 30,000 piezas y detuvieron a 40 personas, de las cuales, siete fueron consignadas ante el juzgado como presuntos responsables de robo, informó la Fiscalía.

Hasta este martes unas 500 personas de las más de 1,300 que han atendido el llamado, ya recuperaron alguna pieza. Unas 1,060 piezas volvieron con sus legítimos dueños, un volumen valuado aproximadamente en 3 millones 379 mil pesos.

Jorge Villaseñor, fiscal Regional de la Zona Centro de Jalisco, dijo a CNNMéxico que los decomisos de autopartes de procedencia ilícita continuarán, así como la invitación a la población para que identifique y recupere piezas hurtadas a sus vehículos.

La Fiscalía General también puso a disposición de los ciudadanos el número de teléfono (33) 38 37 60 86, donde ofrecen orientación.

 

Una calle de escasos clientes

En las calles 5 de febrero y Los Ángeles, donde las autoridades llevaron a cabo el operativo de decomiso la semana pasada, la afluencia de clientes disminuyó “considerablemente”, dijeron a CNNMéxico, comerciantes de la zona.

José Rodríguez, comerciante, tiene 63 años de edad y desde que tenía 10, se ha dedicado a la venta de autopartes para vehículos antiguos.

“Compro las piezas de autos siniestrados, tengo licencia y facturas con las que acredito la legalidad de la mercancía que vendo”, afirma.

Advierte que los operativos de decomiso “ahuyentan a los clientes”.

Unos locales más adelante, Verónica García permanece sentada a las afueras de un local que tiene sellos de clausura. Es una de las dos bodegas que pertenecen a su familia y de donde elementos de la Fiscalía General, se llevaron toda la mercancía.

“Estamos molestos, presentamos las facturas y no las tomaron en cuenta, se llevaron toda nuestra mercancía, dijeron que traían orden de cerrar y no nos dieron oportunidad de acreditar la legalidad de las piezas”, manifiesta en entrevista con CNNMéxico.

García señala que de su negocio dependen al menos cinco familias y lamenta que a causa del operativo se hayan quedado sin sustento “y sin cliente, la gente ya no quiere venir”.

Asegura que su esposo adquiere las autopartes de vehículos siniestrados que adquiere con las aseguradoras.

Ahora ve
¿Por qué estos gatos se han vuelto guardianes de una tumba en Colombia?
No te pierdas
×