Guadalupe y Calvo, municipio del triángulo dorado "rebasado" por el crimen

El mismo día que hallaron el cuerpo de un candidato, el senador Javier Corral advirtió al presidente Peña de la inseguridad en la localidad
jaime orozco madrigal
jaime orozco madrigal  jaime orozco madrigal
| Otra fuente: CNNMéxico

El mismo día que fue hallado muerto el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a alcalde de Guadalupe y Calvo, el presidente Enrique Peña Nieto recibió un llamado de alerta sobre la inseguridad en ese municipio de la sierra de Chihuahua por parte del senador Javier Corral.

Jaime Orozco Madrigal, candidato del mismo partido del presidente, fue secuestrado el lunes por un grupo armado. Al mediodía de este miércoles fue hallado muerto con impactos de arma de fuego, informó la Fiscalía General de Chihuahua.

“El candidato fallecido había solicitado vigilancia”, informó a CNNMéxico el vocero de la Fiscalía General de Chihuahua, Carlos González.

Aclaró que el Instituto Electoral Estatal es el órgano que atiende los temas de seguridad a solicitud de los partidos políticos y el Instituto lo pide al estado. Sin embargo, ningún candidato ha solicitado seguridad.

El problema de inseguridad en Guadalupe y Calvo ha alcanzado niveles que requieren de la intervención del gobierno federal, advirtió el senador Javier Corral en una carta enviada este martes al presidente Peña Nieto.

“La situación de inseguridad y violencia que priva en el municipio de Guadalupe y Calvo, es insostenible (…). El clima de zozobra en el que vive su población es un hecho lamentable que obliga a la autoridad federal a actuar”, agrega.

Guadalupe y Calvo pasó de un homicidio en 2007 a 58 muertes para 2010. Ese año se colocó en el lugar 43 de los municipios con mayor número de muertes registradas, según datos de la Procuraduría General de la República.

El municipio tiene 53,499 habitantes, se encuentra en la zona serrana de Chihuahua, que -junto con Morelos, Batopilas y Guazapares- forma el vértice superior del llamado “triángulo dorado”, donde los narcotraficantes han aprovechado la accidentada geografía de la sierra para sembrar marihuana y amapola, ocultarse, y recientemente producir drogas sintéticas.

“Hay 23 municipios que están distribuidos en la zona serrana (…) y el ejército mexicano es el que tiene mayor presencia en esa región”, explicó el vocero de la Fiscalía General de Chihuahua, Carlos González.

La presencia de militares y policías estatales en éste y otros municipios de la sierra de Chihuahua, para la destrucción de cultivos de amapola y marihuana, es parte de un acuerdo entre los gobiernos federal y estatal desde que César Duarte tomó posesión como gobernador en 2010.

El senador Javier Corral agrega en su carta que el personal del hospital regional de Guadalupe y Calvo denuncia ser blanco del hostigamiento constante por parte de la delincuencia organizada y pese a las denuncias hechas al gobernador César Duarte, “no se ha hecho nada para resolver la situación de inseguridad”.

CNNMéxico consultó al gobierno de Chihuahua, pero hasta la publicación de esta nota no habían fijado una posición al respecto, informó el vocero de la Fiscalía.

El hospital es además uno de los que registra mayor índice de muertes maternas, dice Corral, debido a las condiciones de insalubridad con las que trabaja por la falta de materiales.

“La violencia que se vive en la sierra de Chihuahua ha rebasado a las autoridades locales y trastorna la vida cotidiana de sus habitantes, además de agravar sus problemas de salud sobre todo en niños (…) debido a que en el hospital regional no hay personal, equipo médico, ni medicamentos suficientes por la situación de inseguridad que se vive”, señaló el senador.

En diciembre pasado, a unos días de haber iniciado el gobierno del presidente Peña Nieto, al menos 11 personas murieron por un grupo armado que mantuvo cerrado el acceso a las carreteras de la cabecera municipal durante un fin de semana, según reportó la agencia EFE.

El grupo armado mantuvo el control del municipio, sustrajo a personas de sus domicilios y quemó al menos una casa, según reportó la agencia.

En 2010, el alcalde, Ramón Mendívil Sotelo, electo en 2007, también fue asesinado a tiros.

Entre 2009 y 2011 al menos 17 alcaldes fueron asesinados en México, 13 de ellos en estados con problemas de violencia por enfrentamientos entre el crimen organizado, como Michoacán, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz.

“El clima de inseguridad se agudiza día a día luego de la renuncia de los policías municipales, suscitada por las amenazas de muerte de los grupos delincuenciales, encabezado por Joaquín, El Chapo, Guzmán”, señala el senador.

En agosto de 2012, el fiscal del estado, Carlos Manuel Salas, confirmó la renuncia masiva de policías por "sentirse amenazados", entonces la seguridad quedó a cargo de elementos del ejército y policías estatales.

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×