El nacionalismo 'impide' a mexicanos aceptar inversión privada en Pemex

Los mexicanos estamos en contra de la apertura de Pemex a capital privado, pero a favor de la inversión extranjera en otros rubros
  • A+A-
Autor: Lizbeth Padilla Fajardo | Otra fuente: CNNMéxico

La mayoría de los mexicanos está en contra de la inversión de capital privado en la paraestatal Petróleos Mexicanos porque lo consideramos un "baluarte" de la soberanía.

Sin embargo, la percepción de la apertura de Pemex a la inversión privada podría cambiar si se conocieran los posibles beneficios, dice Guadalupe González, académica del Centro de Docencia e Investigación Económica (CIDE).

La encuesta México, las Américas y el mundo 2012- 2013, muestra que el 65% de los mexicanos está en contra de permitir la inversión extranjera en Pemex, pues lo ven como un símbolo de soberanía y orgullo nacional. Por el contrario, 59% de los encuestados aprueban la inversión extranjera en la paraestatal.

Pero esta concepción no es inamovible, dice González, pues el nacionalismo de los mexicanos también es muy pragmático, ya que “si al ciudadano se le comunica los beneficios específicos que una medida podría tener sobre su bienestar entonces los niveles de apoyo crecen, se cae la resistencia nacionalista.

“En este debate aquel que logre convencer a los ciudadanos que detrás de su posición hay mayor beneficio en términos de calidad de vida, ése es el que va a ganar el debate”, dice la investigadora y una de las autoras de la encuesta. 

Los mexicanos no están en contra de que el país tenga apertura económica: 77% cree que la inversión extranjera beneficia mucho al país y 72% considera que el libre comercio es bueno. Esta visión positiva hacia la inversión extranjera ha ido en aumento desde 2004.

Sin embargo, “los sectores productivos con un alto componente simbólico que están vetados a la inversión extranjera” son la producción, exploración y distribución del petróleo y el energético.

En las encuestas realizadas por el CIDE en los últimos cinco años, la apertura petrolera siempre ha registrado el menor nivel de aceptación con una negativa de 68% contra 27.5% que considera que si debe permitirse.

En el caso de la producción energética, es más equilibrado el porcentaje de mexicanos que dicen estar en contra de la inversión privada, pues 48% cree que si debe permitirse, mientras que 47% dice que no.

El senador David Penchyna dijo este martes ante empresarios en Querétaro que la reforma energética no es asunto ideológico, como han querido hacer creer algunos actores políticos, sino de capacidad de inversión para maximizar la renta del patrimonio de los mexicanos, reportó la agencia Notimex.

"Llevamos más de dos décadas debatiéndolo (el tema energético) a partir de banderas, a mi forma de ver, de un nacionalismo falso que maneja medias verdades que acaban por convertirse en mentiras completas", dijo el presidente de la Comisión de Energía en el Senado.

Hasta ahora, dice la académica del CIDE, el debate por la reforma energética ha sido más político e ideológico que un debate sustentado en análisis riguroso de la realidad.

“Ni quienes se oponen ni quienes están a favor me están informando (como ciudadana) de cuáles son las consecuencias. El debate se ha quedado a nivel ideológico y no decirle al ciudadano cuáles son las consecuencias de una y otra cosa”, dice González.

Este martes el presidente Peña Nieto dijo ante integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) que presentará su iniciativa de reforma energética en el periodo de sesiones que comienza en septiembre.

Horas antes, el PRD, que representa la tercera fuerza en ambas cámaras legislativas, emplazó al presidente Peña a defrinir si su iniciativa de reforma energética requiero no de cambios constitucionales y presentó su propuesta de reforma energética en la que reitera su rechazo a modificar el artículo 27 de la Constitución, que establece que los hidrocarburos son propiedad del Estado.

Ahora ve