Calderón midió la popularidad de Peña, AMLO y Josefina en las elecciones

El expresidente encuestó sistemáticamente a los mexicanos para conocer la popularidad de quienes aspiraban a sucederlo en Los Pinos
  • A+A-
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico

Los mexicanos votaron hace justamente un año para elegir a su nuevo presidente, pero hubo alguien que cinco años antes estuvo midiendo sistemáticamente los índices de popularidad de los futuros presidenciables: el propio Felipe Calderón.

A través de su oficina de Opinión Pública, el expresidente y su equipo de colaboradores encargaban encuestas para medir la aprobación de Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota e incluso de Marcelo Ebrard, entre otros presidenciables.

De acuerdo con documentos entregados por Los Pinos a CNNMéxico mediante una solicitud de Transparencia, el gobierno de Calderón comenzó desde septiembre de 2007 a medir la popularidad de Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México y uno de los priistas con mayores probabilidades de convertirse en el candidato tricolor.

Dos meses antes de los comicios, las encuestas internas encargadas por la Presidencia mostraban que Peña Nieto era el candidato con mejor aceptación entre los mexicanos, pues era quien acumulaba el porcentaje más bajo de “opinión mala o muy mala” frente a sus adversarios con 18% en comparación con el 23% que tenía el izquierdista López Obrador o el 21% de la panista Vázquez Mota.

En el contexto de la elección federal del año pasado, cada mes de 2011 y de 2012 se preguntó la opinión de los mexicanos sobre López Obrador, pero también se incluyó a otros presidenciables como el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, quien más tarde abandonó la carrera para apoyar al tabasqueño.

López Obrador fue durante la campaña y tras la elección presidencial de 2006 el principal adversario de Calderón. En los comicios la diferencia de votos entre ambos fue de apenas el 0.56% lo que derivó en un conflicto postelectoral que culminó en protestas de parte del tabasqueño con la instalación de un “gobierno legítimo” y el desconocimiento del titular del Ejecutivo.

César Yáñez, vocero de López Obrador desde la campaña de 2006, dijo en entrevista que el excandidato “no tenía ni idea” de que se preguntaba sobre su popularidad en las encuestas encargadas por la Presidencia.

“Es claro que eso demuestra el interés y la preocupación que tenían respecto a lo que cotidianamente proponía Andrés Manuel, es evidente la necesidad de tenerlo en la mira”, dijo Yañez.

Aurelio Nuño, ahora jefe de la Oficina de la Presidencia y excoordinador de Difusión y Mercadotecnia de la campaña presidencial de Peña Nieto, no estuvo disponible para comentar respecto a los análisis que realizó el equipo de Calderón.

En total, de enero de 2007 a septiembre de 2012, la oficina de Opinión Pública encuestó a un millón 968,500 mexicanos sobre temas diversos, y el gasto para realizar esos estudios ascendió a 229 millones de pesos.

Según el departamento de Opinión Pública, la información de cada una de las encuestas que aplicó durante el sexenio formó parte “de los insumos para el proceso deliberativo de diseño de la agenda de gobierno y para la instrumentación o redefinición de las políticas públicas” durante la gestión de Felipe Calderón.

“No fue una invención nuestra preguntar por otros, es una costumbre de todos los gobiernos, y más que una costumbre es un interés político natural. Es importante saber qué están haciendo políticos de relevancia en el país, cómo están impactando a la ciudadanía. Esas preguntas eran relevantes para tener un criterio claro sobre qué estaba pasando con los principales actores de la vida política”, dijo en entrevista Rafael Giménez, director de Opinión Pública de Presidencia durante la gestión de Calderón.

Aun después de los comicios del 1 de julio, en las encuestas se preguntó la opinión de la ciudadanía sobre la renuncia de López Obrador al PRD y su intención de formar su propio partido político, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“Es un abuso del gasto y del recurso de gobierno. Es un abuso de los recursos de gobierno para estar midiendo a los opositores y demuestra la preocupación que hay sobre los movimientos de Andrés Manuel”, dijo Yañez.

Las encuestas fueron levantadas a lo largo del sexenio por las empresas Opina S.A. de C.V., Consultores y Marketing Político S.C., Mercaei S.A. de C.V., Investigaciones Sociales Aplicadas S.C., Técnicos Encuestadores de Campo S.A. de C.V., Perspectiva en Campo e Investigación S.C., e Indagaciones y Soluciones Avanzadas S.C.

Además de políticos y presidenciables, las encuestas de opinión que encargaba el equipo de Calderón también involucraban a otros actores relevantes en el escenario nacional.

Los Pinos encargó encuestas acerca del activista Javier Sicilia, la periodista Carmen Aristegui, la entonces líder magisterial Elba Esther Gordillo, y el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

En 2008, por ejemplo, Gordillo apareció en las encuestas de opinión justo cuando se dio a conocer que la lideresa había regalado camionetas Hummer de lujo a profesores del sindicato. Presidencia no entregó los resultados de las preguntas sobre la aceptación de la exdirigente sindical.

Ahora ve