El Pacto por México y las reformas en 'juego' en el domingo electoral

Este domingo no solo se ponen en juego 1,374 puestos de elección, también la estabilidad de la negociación política y el Pacto por México
pacto por mexico  pacto por mexico
Autor: Elia Baltazar | Otra fuente: CNNMéxico

A un año de la elección presidencial, 14 estados del país vuelven a las urnas este domingo para elegir alcaldes, diputados locales y gobernador en Baja California.

Para analistas políticos y académicos, la relevancia de este proceso tiene matices, pero coinciden en un punto: de estas elecciones dependerá el clima de negociación política y los acuerdos entre partidos, en el marco del Pacto por México.

La jornada – en la que hay en juego 1,374 puestos de elección – fue precedida por episodios de violencia contra candidatos y las denuncias de la oposición que acusa injerencia de gobernadores y uso de recursos públicos en favor del PRI en varios estados, como Baja California y Aguascalientes.

Existe el riesgo de que el gobierno federal pierda la interlocución con PAN y PRD, dice Roy Campos, director de Consulta Mitofsky. “Si a Gustavo Madero y a Jesús Zambrano les va mal en estas elecciones, sus sucesores en las presidencias dirán: no quiero nada con el gobierno federal y el PRI”. 

Tanto Madero como Zambrano concluyen este año su periodo como presidentes de su partido. “Tienen que entregar cuentas”, dice Campos y estas elecciones serán su plebiscito, porque sus partidos evaluarán los saldos de la relación con el presidente.

La ruptura puede ocurrir si el PRI arrasa y hay dudas sobre la transparencia de los procesos, dice Leopoldo Arellano, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “El Ejecutivo perdería capacidad de negociación con los firmantes del pacto y habría más presión de los partidos hacia sus dirigencias por la derrota. Eso generará tensión y la posibilidad de que cambien posiciones respecto del pacto, lo cual generaría una esclerosis en la negociación de las reformas”.

Esto sería catastrófico para los partidos en el Congreso, en términos de legitimidad y viabilidad política, pues “hay necesidad de mantener el Pacto por México, porque de allí emanan los acuerdos para llevar a cabo las reformas”, dice Isaí González Valadez, investigador de la UNAM.

González mira también como el peor de los escenarios que se cumplan los temores de ilegalidad en las elecciones. “Si resultan muy mal, el pacto se rompería y sería catastrófico porque produciría una crisis de ingobernabilidad y un freno a la agenda de reformas”.

Por eso, “que el PRI pierda en Baja California sería bueno para la suerte del Pacto por México”, dice Federico Estévez, académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

La elección de gobernador será lo más importante que ocurra durante la jornada electoral del domingo, "más allá de eso, estas elecciones no tienen mayor importancia" pues solo significarán “el reparto de posiciones para las distintas fracciones de los partidos”.

¿Qué se juegan los partidos?

Estas elecciones son el primer ejercicio de evaluación para el gobierno federal del PRI, además pondrán a prueba a los gobernadores y las alianzas entre PAN y PRD, dice Virgilio Bravo, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

“Para PAN y PRD son muy importantes estas elecciones, pues a partir de ellas podrán medir sus fuerzas en solitario y en alianzas, pondrán a prueba su influencia regional y su capacidad de operación electoral”, dice Isaí González, de la UNAM.

Los gobernadores, por su parte, se juegan su control legislativo donde hay renovación de Congresos locales. “Todos están a la mitad de su mandato y ésta será una prueba de aprobación ciudadana”, dice Arellano.

Baja California además pondrá a prueba al PAN, que atraviesa por uno de los peores momentos en su vida interna.

“Esta es la elección más o menos importante para discutir las posibilidades de un PAN legislativo con capacidad para cumplir sus compromisos con el Pacto por México o presionar para cambios en los proyectos de ley por venir”, dice Estévez.

Pero el PAN, que ha gobernado en esa entidad desde hace 24 años, llega a esta elección en las peores condiciones, dice Virgilio Bravo, del ITESM. “Están metidos en un verdadero problema interno que ya es preocupante para el sistema de partidos, porque parece que están a punto de una gran escisión”.

Como consecuencia, dice, Acción Nacional no sólo pierde fuerza en lo electoral, sino como interlocutor. “El PAN en este momento no representa un obstáculo como oposición para la toma de decisiones, pero su situación sí representa un problema porque deja al gobierno federal sin quién negociar a la hora de empujar las reformas”.

Estévez considera que si el PRI gana la gubernatura en Baja California, esta victoria pesará mucho sobre Gustavo Madero y sus aliados en el PAN, pues incluso podría ocurrir que sus rivales forzaran su renuncia como presidente de su partido.

Si gana el PAN, entonces Madero saldría “un poco fortalecido, aunque no necesariamente ganón en términos del pleito interno y para la próxima elección de dirigente nacional, a finales de año”.

Sin embargo, el PRI arriesga más en términos de triunfos, dice Roy Campos. “Gobierna en 11 capitales en disputa electoral, mientras la alianza PRD-PAN sólo tiene dos”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Estévez, sin embargo, descarta un triunfo definitivo del PRI en todas las entidades. “La tasa de alternancia en los municipios y estados es muy alta en los últimos años: cerca de 50%. Si la aplicamos a estas elecciones, el PRI perderá en muchas ciudades. Eso esperaríamos en esta coyuntura, porque al haber alternancia, hay relativos triunfos para todos, sin afectar demasiado la agenda interpartidista nacional”.

Campos ratifica esta tendencia: “Si hacemos la historia de las alternancias en México, prácticamente no hay mexicano que no haya vivido la alternancia”.

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×