El Senado aprueba reforma educativa desde un centro de convenciones

Las manifestaciones del sector magisterial de la CNTE obligaron a ambas cámaras a sesionar en una sede alterna con un un cerco policiaco
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

En una sede alterna, rodeada por decenas de policías que impidieron el paso a profesores inconformes con la reforma educativa, el Congreso mexicano aprobó durante las primeras horas de este viernes las nuevas leyes General de Educación y del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). 

Con la aprobación por parte de las dos cámaras legislativas, las leyes fueron enviadas al presidente Enrique Peña Nieto para que sean promulgadas, un paso indispensable para que la reforma promovida en 2012 por el gobierno y los principales partidos pueda empezar a funcionar. 

El aval en el Senado se produjo por 90 votos a favor y 21 en contra, de la bancada izquierdista del Partido de la Revolución Democrática. Todo en menos de 24 horas después de que las leyes fueran aprobadas en la Cámara de Diputados. 

Las dos leyes fueron presentadas al Congreso por el gobierno de Peña Nieto el pasado 14 de agosto. Junto con ellas, el presidente envió una iniciativa para crear el servicio profesional docente, la propuesta que más molestia ha causado entre los profesores, quienes consideran que las evaluaciones a las que se busca someterlos son un pretexto para despedirlos, pero esta última se someterá a votación hasta el periodo ordinario que inicia en septiembre. 

El descontento de los docentes llevó a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a bloquear el miércoles los accesos de la Cámara de Diputados, lo que obligó a los legisladores a mudarse momentáneamente en una sede alterna para poder sesionar. 

Las manifestaciones también alcanzaron este jueves a la sede del Senado, rodeada por un plantón, por lo que los integrantes de la Cámara alta tuvieron que trasladarse en camiones al Centro de convenciones Banamex, ubicado al norponiente de la capital, donde los diputados habían instalado desde la noche anterior su improvisado recinto legislativo. 

Por la tarde, en un hecho inédito, en salones diferentes, separados por unos 30 metros, diputados y senadores abrieron sesión. Cinco horas más tarde, mientras los primeros aprobaban una reforma en materia de transparencia, los segundos iniciaban la discusión de las leyes educativas.

La ley del INEE contiene las reglas para el funcionamiento del instituto, al que la reforma educativa otorgó autonomía constitucional y la responsabilidad de evaluar a los profesores.

El trabajo del INEE también estará regido por la ley del servicio profesional docente, donde quedarán establecidos los mecanismos de evaluación magisterial y qué sanciones tendrán quienes no pasen las pruebas.

Esa iniciativa es la que más controversia ha generado entre los docentes, quienes argumentan que la evaluación será utilizada como un medio para que el Estado los despida.

La Ley General de Educación aprobada establece que la Secretaría de Educación Pública (SEP) deberá elaborar lineamientos de gestión escolar que todos los planteles tendrán que seguir en materia de infraestructura, materiales educativos, participación de padres de familia y venta de alimentos, en la que quedará prohibida la llamada comida chatarra

Además, señala que la SEP y las secretarías de Educación de los estados deberán tomar medidas para instrumentar las escuelas de tiempo completo —donde los alumnos permanezcan de seis a ocho horas diarias—, así como solicitar anualmente recursos suficientes para que las escuelas actúen de forma autónoma.

"Las autoridades educativas federal y de las entidades federativas están obligadas a incluir en el proyecto de presupuesto que sometan a la aprobación de la Cámara de Diputados y de las legislaturas locales, los recursos suficientes para fortalecer la autonomía de la gestión escolar", indica el artículo 25 del documento. 

Durante la sesión de este viernes, senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), principal fuerza de la izquierda, señalaron que no apoyarían las leyes discutidas porque consideran que ni el gobierno ni los legisladores permitieron al magisterio expresar sus opiniones.

"Es la precipitación del Ejecutivo federal lo que nos ha llevado a estos escenarios (de protesta)", dijo ante el pleno el perredista Raúl Morón, secretario de la Comisión de Educación. 

De los 22 senadores del PRD, 21 votaron en contra de las iniciativas. Únicamente Angélica de la Peña lo hizo a favor.

El priista Raúl Pozos Lanz, integrante de la Comisión de Educación, señaló en contraste que la evaluación que plantean las iniciativas votadas permitirá mejorar la calidad educativa.

"La evaluación debe ser vista como una gran oportunidad, debe ser vista como la oportunidad para ser mejores, para propiciar un mejor ambiente en la escuela, para saber en dónde estamos parados y cuál es el tránsito y el rumbo que debemos seguir", dijo.

Las leyes General de Educación y del INEE debían quedar aprobadas a más tardar el 26 de agosto, según se estableció en la reforma educativa del año pasado. Por el contrario, la ley del servicio profesional docente no tiene un plazo límite para ser avalada.

 

Ahora ve