Dos jóvenes acusados "por un error" de tráfico de droga quedan libres

El Juzgado Noveno de Distrito con sede en Sinaloa los declaró inocentes del delito contra la salud y ordenó su inmediata liberación
  • A+A-
Por:
| Otra fuente: 1

Tras diez meses en un prisión, dos jóvenes originarios de Jalisco abandonaron este viernes la cárcel de Mazatlán, luego de que la Procuraduría General de la República (PGR) se desistió de acusarlos por el delito de transporte de cocaína.

Al momento de presentar sus alegatos finales en el juicio, el Ministerio Público de la Federación de la PGR consideró que no había "pruebas contundentes" para acusar a Sergio Torres y Julio Moreno de 18 y 19 años de edad y se desisitió de la acción penal. 

El Juzgado Noveno de Distrito decretó entonces el sobreseimiento del caso y ordenó “la absoluta e inmediata libertad" de los jóvenes, según un comunicado del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

"Fueron meses muy pesados sabiendo que éramos inocentes y estábamos en la cárcel, afortundamente siempre contamos con el apoyo de nuestros padres lo que hizo que pasara más rápido el tiempo", dijo Julio a CNNMéxico, en entrevista vía telefónica unas horas después de abandonar el penal.

Manifestó que en los primeros días que estuvo en prisión, pasó por su mente la idea de ser acusado injustamente y quedarse ahí por años, sin embargo y una vez que el gobierno de Estados Unidos reconoció que pudo haber dejado por omisión un paquete de droga en la camioneta que él y su amigo viajaban, "me empecé a traquilizar y confiar", agregó.

Julio recuerda que el día que fueron detenidos por el retén de la Policía Federal, fue "el más largo de mi vida", y relata que llegó a pensar que ese paquete con concaína la habían sembrado los mismos federles.

Indicó que en los diez meses en prisión compartió espacios con reos de baja peligrosidad y dedicó su tiempo a labores de carpintería.

"Lo que sigue después de esta amargar experiencia es continuar con mis estudios y disfrutar a mi familia y a todos los seres que me rodean y me apoyaron", indicó.

"Estamos muy felices, emocionados, las palabras se nos van", dijo a CNNMéxico, Sergio Torres, padre de uno de los muchahos, en una breve conversación telefónica a las afueras del penal donde esperaba reecontrarse con los dos jóvenes.

"Están un poco estresados (los jóvenes), pero creo que se les tiene que ir borrando esta huella y no queda otra más que estar con ellos, que sigan sus estudios y la vida diaria", agregó el padre.

Torres y Moreno fueron detenidos en un retén de la Policía Federal Preventiva (PFP) el 15 de noviembre del 2012, cuando viajaban de Guadalajara a Mazatlán a un encuentro deportivo estudiantil.

En la revisión del vehículo, los militares encontraron oculto en el tablero, un paquete de aproximadamente un kilo de cocaína. Los jóvenes se mostraron sorprendidos y negaron conocer el origen y por qué estaba ahí la droga.

Torres, el padre de Sergio, había comprado la camioneta, unos meses antes (febrero) en una subasta pública vía internet, del gobierno de Estados Unidos.

El vehículo por el que Torres pagó 3,900 dólares (unos 46,000 pesos mexicanos), fue decomisado en octubre del 2011 a presuntos delincuentes que utilizaron la camioneta para transportar droga que ocultaron en diversas parte de la unidad.

Luego de que los jóvenes fueron detenidos, la familia y su defensa aseguró que la droga encontrada formaba parte del lote decomisado en EU y que por “un descuido”, la policía de este país no había “limpiado”  totalmente el vehículo.

Torres dijo en agosto pasado a CNNMéxico, que “al principio solo era nuestro dicho y el de los muchachos que se declararon inocentes, pero a lo largo de estos más de ocho meses, hemos recabado evidencias, respaldadas por el gobierno de Estados Unidos, para demostrar que nuestros hijos son inocentes y que no sabíamos de la existencia de ese paquete en la camioneta”.

Durante 10 meses la defensa y los familiares de los jóvenes recabaron evidencias para demostrar la inocencia de los estudiantes tapatío, entre ellas cinco cartas enviadas por el gobierno de EU en las que presumían que la droga encontrada podía formar parte del decomiso en el año 2011.

“Existe la posibilidad de que los detenidos hayan sido acusados por error de un delito penal relativo a la cocaína encontrada en México en la camioneta”, decía una de las misivas. 

Después de que los jóvenes abandonaron la cárcel, el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, agradeció a través de su cuenta oficial de Twitter, la ayuda del procurador Jesús Murillo Karam, para dejar en libertad a dos inocentes.

Con base en sus investigaciones, Guillermo Zepeda, catedrático del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), calcula que en México hay unos 227,000 reos, de los cuales unos 97,000 podrían ser inocentes.

Ahora ve