Las autoridades buscan "minimizar" el caso Heaven para "dar tranquilidad"

La afirmación de que una "pandilla" se llevó y mató a 13 jóvenes intenta quitarle impacto al caso, indicaron analistas
Un policía es detenido por el caso Heaven
Autor: Arturo Ascención | Otra fuente: CNNMéxico

La afirmación de las autoridades del Distrito Federal respecto a que una "pandilla" se llevó a 13 personas del bar Heaven tiene la intención de "minimizar" el caso, indicaron analistas consultados por CNNMéxico.

"Decir que se trata de una disputa entre grupos locales por el mercado local de drogas, que es presuntamente lo que sucedió, a mi juicio no le resta seriedad al problema”, dijo Alejandro Hope, analista de seguridad del Instituto Mexicano para la Competitividad, sobre la hipótesis de que asesinaron a los jóvenes como resultado de un conflicto entre bandas de narcomenudistas.        

“Lo que se pretende es minimizar el hecho", al considerar que una "pandilla" es la responsable de los secuestros y asesinatos, agregó.

El procurador del DF, Rodolfo Ríos, dice que el crimen organizado no ejecutó la operación en la que se llevaron a 13 jóvenes que acudieron al bar Heaven, el 26 de mayo, para luego matarlas.

En cambio, ha insistido en que las indagatorias apuntan a que una "pandilla" orquestó los delitos; en específico se ha referido a La Unión de Insurgentes como la banda que se habría llevado a los jóvenes, en “represalia” por la muerte de uno de sus narcomenudistas.

“Estamos hablando de una pandilla, de una banda que se juntó”, dijo el procurador en una conferencia, cuestionado por CNNMéxico el 26 de septiembre, al cumplirse cuatro meses del momento en que se llevaron a los 13 jóvenes, para luego matarlos y ocultar sus cuerpos en una fosa en el Estado de México.

En el Código Penal del DF, se habla de una pandilla “cuando el delito se comete en común por tres o más personas, que se reúnen ocasional o habitualmente, sin estar organizados con fines delictuosos”.

La delincuencia organizada, en cambio, ocurre cuando existe “una organización de hecho de tres o más personas para cometer, en forma permanente o reiterada”, delitos como la privación de la libertad personal, y el homicidio.

Hasta ahora han sido detenidas 19 personas por su presunta responsabilidad en los crímenes del Heaven.

Según Hope, en el caso puede haber una confusión, porque hablar de delincuencia organizada no implica directamente que intervinieron cárteles dedicados al tráfico internacional de narcóticos, como Los Zetas, sino un grupo como la Unión de Insurgentes, dedicado a distribuir drogas a nivel local.

Gabriel Regino, abogado penalista y profesor de criminología de la UNAM, explicó que, según la legislación del DF, la clave para diferenciar a una pandilla de un grupo de crimen organizado es la temporalidad, y no los delitos que cometen, ni la cantidad de personas que participen en un hecho delictivo, o si están involucrados policías.

“El concepto de pandilla se refiere a la reunión transitoria, de tres o más personas, con la finalidad de cometer alguna conducta delictiva”, dijo.

A la fecha, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) ha informado sobre la captura y arraigo de cuatro policías de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP-DF) por su presunta participación en los crímenes del Heaven.

El primer policía detenido fue Édgar Gutiérrez Vera. Tenía seis años en la SSP-DF, y patrullaba la Zona Rosa, donde está el bar Heaven. De acuerdo con la PGJDF, Gutiérrez Vera alertaba sobre “operativos y rondines de vigilancia” en la zona al presunto líder de La Unión de Insurgentes, El Javis.

Regino considera que hay una contradicción cuando el procurador del DF habla de La Unión de Insurgentes como el grupo que estaría detrás de los crímenes contra los 13 jóvenes del Heaven, y, al mismo tiempo, se menciona que una “pandilla” tuvo responsabilidad.

“La pandilla, efectivamente es transitoria, y si se habla de La Unión (Insurgentes), ya se está hablando de una organización criminal temporal, con órganos de dirección, con órganos de ejecución”, dijo.

“(Utilizar el concepto de pandilla) es un eufemismo, que lo que está buscando es primeramente mandar un mensaje a la sociedad, sobre todo con una finalidad, quizá legítima, de dar tranquilidad, pero que puede incluso ser contraproducente al marcar límites a las agencias de investigación”, agregó.

El papel de la PGR

Cuando hay delincuencia organizada, que es delito federal, se abre la puerta a la intervención de la Procuraduría General de la República (PGR). Hasta ahora esa instancia ha “colaborado” en el caso Heaven con el hallazgo de los 13 cadáveres en la fosa de Tlalmanalco, y la detención de tres probables responsables. Sin embargo, la PGJDF ha mantenido el control de la investigación.

Ricardo Martínez, abogado que asesora a familiares de las víctimas, dijo que han presentado recursos legales, para que la PGR se haga caso de las investigaciones, porque a su parecer sí hay elementos para hablar de crimen organizado, con declaraciones de los detenidos en las que se establece que La Unión de Insurgentes había cometido crímenes con anterioridad.

La Unión de Insurgentes “cae perfecto en la definición legal de delincuencia organizada”, mencionó Hope.

A su parecer, es claro que opera la delincuencia organizada en el DF, con diferentes modalidades, como el robo de autopartes, la piratería y la trata de personas. “No estamos hablando de chavitos que se juntan en una esquina y les surge la oportunidad de robar”, mencionó.

En la opinión de Gabriel Regino, hay una “severa confusión de datos” sobre el caso Heaven, y para definir si existió o no la intervención del crimen organizado, sería necesario tener acceso a los expedientes de la investigación.

“Puedo seguir insistiendo en que se trata de estas bandas, que no hay crimen organizado, que en este momento se habían puesto de acuerdo”, dijo este jueves el procurador del DF, sobre la operación para llevarse a los 13 jóvenes del bar.

“He insistido mucho en esta diferencia, de crimen organizado, la delincuencia organizada, con una banda, por el término de la temporalidad con la que se juntan para cometer algún tipo de delito”, agregó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con la detención de otro sospechoso, un hombre llamado Joel Eduardo Galicia, se confirma la hipótesis de que los crímenes del bar Heaven son el resultado de una pugna entre bandas antagónicas, dijo Ríos.

Sin embargo, madres de las víctimas han insistido en que sus hijos no tenían algún conflicto ni estaban involucrados con algún grupo criminal. “Pueden decir cualquier cosa, digan lo que quieran, pero mis niños eran del trabajo y del estudio”, dijo Leticia Moreno, madre de los hermanos Josué y Aarón.

Ahora ve
La renegociación de la deuda venezolana se complica con nuevo default parcial
No te pierdas
×