La CNTE regresa a clases en Oaxaca pero mantiene latente el conflicto

Los profesores vuelven a los salones tras 56 días de paro, aunque mantendrán su plantón en el DF y su protesta contra la reforma educativa
  • A+A-
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

Después de 56 días de paro en protesta contra la reforma educativa y de haber dejado sin clases a un millón 500,000 alumnos, alrededor de 56,000 profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) regresan a las aulas en Oaxaca este lunes.

Para recuperar las jornadas perdidas, el grupo magisterial acordó la adición de cuatro horas semanales de clases, la cancelación de cuatro días festivos y la conclusión del calendario escolar 2013-2014 un día después de lo establecido por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Sin embargo, los profesores advirtieron que el conflicto con el gobierno federal sigue abierto y que seguirán exigiendo que las nuevas leyes educativas sean anuladas. La reforma impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto obliga a los docentes a someterse a evaluaciones periódicas para permanecer en el cargo, uno de varios aspectos con los que no están de acuerdo.

Esto también ha generado protestas de docentes de Michoacán, Guerrero y el Distrito Federal, que se sumaron a las movilizaciones en la capital del país desde agosto. Este fin de semana anunciaron que fortalecerán sus manifestaciones tanto en la capital como en otros estados.

Los estudiantes de Oaxaca no pudieron iniciar clases el pasado 19 de agosto, cuando inició el ciclo escolar, por las protestas de la Sección 22 de la CNTE en el DF. Ante esta situación, padres de familia iniciaron clases extramuros y marchas para exigir al gobierno estatal terminar con el paro, que no fue respaldado por la Sección 59, perteneciente al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

El gobierno de Gabino Cué mantiene retenidos los sueldos de profesores oaxaqueños —que a la fecha suman unos 1,200 millones de pesos— y advierte que los entregará hasta que los docentes vuelvan a los salones.

"Nosotros no vamos a depositar ningún salario hasta que no se reinicie el ciclo escolar, que haya un compromiso por recuperar clases perdidas. Hasta en tanto no tengamos un nuevo calendario no se pagará ningún salario", dijo el gobernador el 7 de octubre.

Rubén Núñez, dirigente de la Sección 22, anunció ese mismo día ante medios que la agrupación acordó regresar a las aulas este 14 de octubre y mantener una representación en el plantón del DF.

Autoridades retienen salarios

Tras el anuncio, Cué informó que para reponer las clases perdidas se propondría a la CNTE ampliar la jornada escolar una hora, así como convocar a los alumnos en sábados y periodos vacacionales.

Este viernes, el gobernador señaló que el gobierno estatal liberó el pago de un bono a los profesores, "con el ánimo de que ellos tengan recursos para poder regresar a sus comunidades y no retrasar más el ciclo escolar". El bono de 1,300 pesos por docente suma 91 millones de pesos.

Este domingo, la Sección 22 propuso que el 18 de noviembre, el 3 de febrero, el 17 de marzo y el 5 de mayo próximos haya clases. "Esta estrategia nos permite recuperar cuatro días", detalló el grupo en su sitio de internet.

También proponen trabajar "un promedio de cuatro horas semanales adicionales al horario escolar durante todo el ciclo 2013-2014; por lo que cada escuela realizará los ajustes necesarios para recuperar estas horas atendiendo a las características de los niveles y modalidades educativos", lo que permitiría recuperar un promedio de 28 días. 

Además, plantean respetar los periodos vacacionales del 20 de diciembre del 2013 al 6 de enero del 2014 y del 13 al 26 de abril del 2014. 

"El fin del ciclo escolar será el 16 de julio del 2014 adicionando un día al calendario escolar oficial", agregan.

La reforma educativa establece que los profesores que falten injustificadamente más de tres días, en un periodo de un mes, deben ser separados del cargo.

El secretario de Educación, Emilio Chuayffet, dijo a finales de septiembre que corresponde a las autoridades estatales aplicar esa sanción, aunque hasta ahora ninguna de ellas lo ha llevado a cabo sino que han tomado otras medidas.

Mientras en Oaxaca los sueldos quedaron retenidos, en el DF, donde la nómina magisterial es controlada por el gobierno federal, la SEP aplicó descuentos salariales a unos 46,000 profesores que faltaron a clases para asistir a protestas.

"Como hicimos varios paros nos van a estar descontando durante algunas quincenas, pero nosotros hemos dicho que eso no nos intimida, y si ese es el costo que tenemos que pagar para que nos escuchen, lo vamos a hacer", dijo en entrevista el líder de la Sección 9 de la CNTE, Francisco Bravo.

Las "ausencias" de los maestros

En Michoacán, el gobierno estatal afirma que la Sección 18 participa en el plantón del DF de forma "marginal" y que los profesores no han dejado escuelas en paro, por lo que no se les han retenido ni descontado sueldos.

"Ha habido ausencias salteadas. Ellos se organizaron de tal manera que venía un maestro un par de días y se regresaba a Michoacán, y venía otro un par de días, y de esta manera no ha habido una afectación fundamental (a las clases)", dijo el gobernador interino, Jesús Reyna, en un encuentro con periodistas el 8 de octubre.

La Secretaría de Educación de Guerrero también rechaza que profesores de la entidad hayan dejado escuelas en paro, aunque las clases en varias zonas fueron suspendidas temporalmente a causa de las inundaciones que generó el huracán Manuel. Hasta la fecha, las autoridades estatales analizan cómo reponer las jornadas perdidas.

La protesta se mantiene en el DF

La Sección 22, el contingente más numeroso de la CNTE, mantendrá al 20% de sus representantes —unas 14,000 personas— en el plantón instalado desde el 19 de agosto en el DF.

El líder de la Sección 9, correspondiente a la capital del país, señaló que los otros contingentes de la CNTE respaldaron la decisión de los profesores de Oaxaca de regresar a clases y que el plantón "no sólo no se va a disminuir, sino se va a incrementar" con docentes de otras entidades.

El 10 de octubre, integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) se sumaron al plantón de la CNTE.

"La negociación con el gobierno federal no está rota, pero tampoco tenemos en estos momentos ningún nexo con ellos de manera directa. Nosotros estamos diseñando cuáles serán las acciones siguientes y también estamos precisando cómo vamos a volver a buscar a Gobernación y en qué términos", dijo Bravo.

La CNTE exige al gobierno de Peña Nieto que anule la reforma educativa promulgada este año porque considera que afecta sus derechos laborales. La reforma obliga a los profesores a someterse a evaluaciones periódicas. Aquellos que reprueben en tres ocasiones serán cesados o reasignados a otras tareas.

En varias ocasiones, funcionarios federales han señalado que la reforma seguirá adelante, aunque afirman estar dispuestos a atender otras demandas de la CNTE.

"Lo que les ofrecimos es trabajar con ellos en los estados", dijo el 10 de octubre ante senadores el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en referencia a la propuesta del gobierno de Peña Nieto para que los integrantes de la CNTE regresen a sus entidades para que ahí se discutan exigencias sobre condiciones laborales e infraestructura escolar.

Al respecto, Bravo explicó que las secciones de la CNTE rechazaron el ofrecimiento porque consideran que implicaría dejar de lado su demanda central: la anulación de la reforma educativa.

La controversia por el conflicto

En las cámaras del Congreso, el conflicto magisterial divide a las fuerzas políticas desde diciembre pasado, cuando comenzó a discutirse la reforma educativa.

El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), su aliado el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Acción Nacional (PAN) llaman a la CNTE a terminar sus protestas y apoyar la reforma educativa, mientras los legisladores de izquierda justifican las manifestaciones.

"El gobierno federal ha hecho un importante esfuerzo por mantener un diálogo continuo con ellos, pero ya llegó el momento en que ellos tienen que reflexionar y ver que este nuevo marco legal lo que busca es que mejoren su papel con la niñez", dijo en entrevista el senador Gerardo Flores, militante del PVEM e integrante de la Comisión de Educación de la Cámara alta.

Por separado, la diputada Nelly Vargas, de Movimiento Ciudadano, consideró que la responsabilidad de solucionar el conflicto recae en el gobierno federal, argumentando que las leyes que promovió afectan los derechos laborales del magisterio y fueron elaboradas sin escuchar sus puntos de vista.

"La CNTE va a seguir movilizándose en todo el país. (...) Me parece que el gobierno federal todavía no pone sobre la mesa la voluntad para llegar a un acuerdo", dijo Vargas, secretaria de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Ahora ve