El campo en México, a expensas del clima por la falta de planeación

El país requiere de un atlas climático para conocer qué zonas son las más afectadas por los fenómenos y saber qué se debe cultivar y cuándo
“El aviso por lluvias en México fue oportuno”
Lizbeth Padilla Fajardo
Autor: Lizbeth Padilla Fajardo | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Las lluvias provocadas por Ingrid y Manuel afectaron los cultivos en 19 estados causando pérdidas totales en 613,000 hectáreas de cultivos, donde Guerrero resultó el estado más afectado y los cultivos en el norte del Sinaloa no sufrieron afectaciones de las mismas dimensiones.

Para evitar más pérdidas en el campo debido a este tipo de eventos, México debe crear en el corto plazo atlas de vulnerabilidad climática que muestre cómo se comportan los fenómenos meteorológicos, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

En algunas zonas del país el calendario agrícola con el que se rigen los campesinos los salvó de las pérdidas. Este fue el caso de algunos productores de Sinaloa consultados por CNNMéxico, quienes dijeron que no hubo ningún tipo de siniestro en las zonas de riego, pues la siembra de maíz inicia en octubre.

“Es ridículo empezar a cultivar cuando sabemos que se va a eliminar la cosecha con una lluvia fuerte, por ello se debe utilizar una agricultura climáticamente inteligente”, dijo en entrevista Nuria Urquia, representante de la FAO en México.

Este atlas debe servir como base para “hacer una planificación racional de los cultivos y saber exactamente qué cultivos se pueden plantar en qué zonas conforme a suelos y conforme al clima”, puntualizó Urquía.

Ingrid y Manuel causaron afectaciones en 19 estados , donde Guerrero presenta una pérdidas de 215,000 hectáreas,  tres veces mayor que Tamaulipas y mucho más grande que Michoacán, Sinaloa, Veracruz, Zacatecas y Oaxaca, según el balance que ha ofrecido el gobierno federal en las reuniones de evaluación; sin embargo, la cifras definitivas se darán este 21 de octubre.

“Afortunadamente estos fenómenos ocurrieron en las zonas cuando los cultivos -en Sinaloa- (según el calendario agrícola de la región) aún no estaban, dice el ingeniero Sergio Arturo Inzunza Camacho, del Instituto para la planeación del desarrollo rural de México, un despacho encargado de asesorar a productores agrícolas en el país.

Los cultivos más afectados por Ingrid y Manuel fueron el maíz con 215,000 hectáreas en el país; 100,000 hectáreas de sorgo y otras de frijol, según Sagarpa.

Cafetaleros en Veracruz y Guerrero resultaron afectados por el exceso de humedad, así como productores de cacao, el cual minimizará la producción, explica Sergio Arturo Inzunza Camacho, del Instituto para la planeación del desarrollo rural de México, un despacho encargado de asesorar a productores agrícolas en el país.

“Los fenómenos climatológicos son cada vez más fuertes y más frecuentes, en los últimos 10 años (…) y estos tienen un impacto en la capacidad de previsión, es difícil prever la cantidad de producción que va a tener el país y la cantidad de importaciones que va a tener que realizar para compensar las pérdidas”, dice la representante de la FAO.

Según un análisis de la FAO realizado en junio de 2013, México debe considerar al campo como parte de la solución para generar alimentos, ingresos y empleo, y no la raíz de los problemas agrarios.

Lo malo, lo bueno y... no tan bueno

Dentro de los efectos positivos, la Comisión Nacional del Agua informó que la lluvia de ambos fenómenos recargó al 100% 35 de las 146 presas monitoreadas. 

El agua y la humedad residual serán benéficas para los cultivos, ya que las presas y los mantos acuíferos se están recargando, lo que a mediano y largo plazos sería aprovechado por el sector agroalimentario, dijo en septiembre pasado el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.

Esto provocará una sobreproducción de cultivos el próximo año; sin embargo, lejos de ser totalmente benéfico para el sector agrícola, es una muestra de la dependencia del campo mexicano a los fenómenos climatológicos, coinciden productores y la FAO.

“El hecho de que haya llovido más un año y haya más producción no quiere decir que la situación estructural del campo mejore”, señaló Urquia.

La sobreproducción generará una mayor oferta, por lo que los precios de venta de las cosechas serán menores.

"Mientras las cosechas ven mermado el precio al que se coloca en el mercado, y que cambia a medida que hay mayor producción, eso no se ve reflejado en la venta. Debemos tener un marco regulatorio que haga del campo una actividad rentable y competitiva, que genere beneficios a los productores y a los consumidores finales", dijo hace dos semanas el presidente Enrique Peña Nieto ante productores del sector primario en Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas.

Aunque la agricultura familiar es un sector estratégico en México, pues alimenta a más de 112 millones de personas, según la FAO, la dependencia a los cambios de clima no ha permitido al campo mexicano crecer. 

La agroindustria aporta al PIB nacional apenas 4%, mientras que en países como Argentina aporta un 10% del Producto Interno Bruto; en Brasil 5% y Uruguay 9% y Paraguay 17%, según datos del Banco Mundial.

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×