Alcalde asesinado de Michoacán "quería morir como murió", dice su hermano

El edil estaba amenazado por el crimen organizado 'pero no tenía miedo', aseguró su hermano, durante el sepelio del mandatario local
| Otra fuente: 1

Ygnacio López Mendoza, alcalde de Santa Ana Maya, Michoacán, esperaba morir asesinado luego de las amenazas que recibió por parte del crimen organizado.

“De que estaba amenazado sí nos lo dijo, pero que tenía miedo lo dudo (…) es más platicamos sobre la manera como queríamos morir", consideró Roque López Mendoza, hermano mayor del alcalde fallecido.

"Él quería morir como murió”, señaló a CNNMéxico mientras avanzaba junto al cortejo fúnebre del edil, durante la mañana de este sábado.

López Mendoza de 62 años fue asesinado el jueves. Lo encontraron en la madrugada dentro de su camioneta  en la colindancia entre Michoacán y Guanajuato, a diez minutos de su casa. Las autoridades investigan el móvil del asesinato y quién pudo perpetrarlo.

Después de 20 años, Ygnacio López Mendoza gobernaba por segunda ocasión el poblado el Santa Ana Maya, un municipio de unos 16,000 habitantes, colindante con Guanajuato.

De acuerdo con su hermano, Ygnacio había vuelto a la alcadía porque estaba decidido a combatir la corrupción y la presencia del  crimen organizado.

“La primera vez fue un idealismo de que él quería cambiar todo lo que había. Esta última lo decidió por la problemática, que la corrupción estaba en todos lugares y por eso lo dijo y ahí él sentenció su vida, nadie se había atrevido”, indicó.

El pasado 7 de agosto Ygnacio, quien era el coordinador de los presidentes municipales del Partido del Trabajo, se reunió en Morelia con los coordinadores de los alcaldes otros partidos políticos para señalar que apoyaría el Acuerdo de Michoacán, un plan para acabar con la delincuencia organizada, y exigió que se tomara en cuenta las inquietudes de los presidentes municipales en las dediciones de los gobiernos estatales y federales.

Asimismo el mes pasado realizó una huelga de hambre frente al Senado de la República, que duró 18 días, para exigir mayores apoyos económicos a las presidencias municipales, lo cual fue reconocido ayer por el presidente municipal de Morelia, Wilfrido Lázaro Medina.

“Lo que él hizo también es una acción que quedará ahí un registro de la necesidad que tenemos (los alcaldes) de llamar atención” detalló Lázaro Medina quien negó haber tenido alguna platica sobre presiones de la delincuencia con Ygnacio López.

Wilfrido Lázaro también comentó que en su caso no ha recibido amenaza alguna del crimen organizado.

López era médico de profesión y, según su hermano, un entusiasta participantes en las manifestaciones estudiantiles de 1968, cuando era alumno en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El miércoles pasado, el alcalde asistió a una reunión en la Ciudad de México con la mesa directiva  de la ALMAAC, una organización civil que agrupa a gobiernos municipales, lugar donde externó la amenaza que enfrentaba por parte del crimen organizado.

Ricardo Baptista, director de la Asociación de Autoridades Locales de México (ALMAAC), relató el viernes a CNNMéxico que López Mendoza –del Partido del Trabajo-, les comentó en la reunión que pagaba 100,000 pesos al mes en efectivo a la delincuencia organizada para que lo dejaran trabajar.

Actualmente la seguridad de dos municipios de Michoacán –Lázaro Cárdenas y Apatzingán- están a cargo de fuerzas federales debido a la presencia del crimen organizado y grupos de autodefensa.

En estado se encuentran asentado el cártel de Los Caballeros Templarios, antes La Familia Michoacana, que cobra una cuota a varios sectores de la economía.

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×