La situación de 'El Ponchis', ¿consecuencia de una sociedad fallida?

El caso de este joven puso de manifiesto los errores cometidos frente a los adolescentes que viven en la marginación y sin oportunidades
ponchis-noeu
ponchis-noeu  ponchis-noeu
| Otra fuente: QUO

A los 14 años, Édgar, alias el Ponchis, se convirtió en uno de los presuntos sicarios más jóvenes de los que se tenga registro.  

Hijo de padres morelenses, vivió entre el abandono y el mundo de las drogas. Desde su nacimiento en 1996, en San Diego, EU, sus padres ya tenían problemas con las autoridades debido al consumo de drogas, especialmente cocaína, al punto que tras su nacimiento, los médicos detectaron esa droga en el bebé.

Un estudio realizado en 2006 por médicos en el Case Western Reserve University, reveló que niños nacidos de madres que consumieron cocaína durante la gestación presentaron problemas como trastorno negativista desafiante (ODD, por sus siglas en inglés), desorden por déficit de atención y niveles de agresividad superiores al de niños sin dicha sustancia en su organismo.

Los problemas de Édgar se acentuaron al ser enviado en 1998 (con apenas año y medio de edad) al cuidado de su abuela paterna en el barrio de Tejalpa, municipio de Jiutepec, en Morelos, México.

Sin querer, el niño llegó a un país donde los niños en condiciones de marginación son virtualmente dejados a su suerte. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en esa región más del 15% de los chicos de la edad del Ponchis no trabajan ni van a la escuela.

Peor aún, el crecimiento de Jiutepec (que en la última década pasó de 150,000 a más de 181,000 habitantes) y del barrio de Tejalpa, lo convirtieron en punto de interés para bandas del crimen organizado, como la del fallecido narcotraficante Arturo Beltrán Leyva.

En 2004, el Ponchis sufrió la pérdida de la única persona que pudo haberle dado un rumbo positivo a su vida: su abuela Carmen Solís. Luego de años inciertos, en 2008 (cuando tenía 11 años) empezó a convivir con un grupo criminal de la zona, cuyo líder era Julio de Jesús Radilla, El Negro, vinculado a la organización de Beltrán Leyva.

"Un niño puede encontrar a lo largo de su vida figuras denominadas rescatadoras, que pueden darle afecto y enseñarlo a canalizar su violencia, pero cuando más lo necesitaba perdió a su abuela, siendo adoptado por un grupo violento que lo induce al consumo de drogas y a la violencia como mecanismo de identidad y pertenencia", explicó la doctora Feggy Ostrosky, directora del laboratorio de Neuropsicología y Psicofisiología en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El menor señaló tras su detención (el 2 de diciembre de 2010) que fue tomado a la fuerza por Jesús Radilla, aunque versiones periodísticas sin confirmar señalan que una de las hermanas del Ponchis sostenía una relación sentimental con El Negro, por lo que es posible que su hermana lo hubiera introducido en ese mundo.

"Este fenómeno, llamado narcoexplotación se ha presentado en naciones como Colombia, donde una población infantil vulnerable es forzada a fungir como mano de obra", explica Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México.  

"Al no haber políticas sociales que puedan cobijar a los chicos que viven en familias disgregadas, quedan solos y sin nadie que pueda evitar que grupos del crimen organizado los incorporen a sus actividades", añadió.

Mientras Édgar se adentraba en el grupo criminal del Negro Radilla, la situación en Morelos se complicaba.

En diciembre de 2009 murió en Cuernavaca Arturo Beltrán Leyva, y uno de sus lugartenientes, Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, reclamó el control de la región, fundando el denominado Cártel de Pacífico Sur (CPS).

Probablemente, en ese momento el joven comenzó a participar en torturas y asesinatos que eran grabados en video.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La situación del Ponchis se precipitó en 2010, cuando La Barbie fue detenido en agosto y el grupo del Negro Radilla empezó a ser objeto de persecución. En este contexto, Jiménez Lugo planeó su huída hacia Estados Unidos, quizá para refugiarse con su madre, pero la noche del 2 de diciembre fue detenido por miembros del Ejército en las cercanías del Aeropuerto de Cuernavaca, en compañía de dos de sus hermanas, justo cuando estaba por volar hacia Tijuana.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de julio de 2011 de la revista QUO, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y 11 sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
Tiroteo en hospital de Guatemala deja seis muertos
No te pierdas
×