La Suprema Corte de Justicia gana el Premio de Derechos Humanos de la ONU

El máximo tribunal mexicano fue elegido por sus "importantes progresos" en la promoción y defensa de derechos, según el órgano internacional
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fue elegida entre los ganadores de este año del Premio de los Derechos Humanos de Naciones Unidas por sus “importantes progresos” en la promoción de las garantías fundamentales, anunció el organismo internacional este jueves.

A la par que la activista adolescente paquistaní Malala Yousafzai y otros cuatro ganadores, el Comité de Selección designado por la Asamblea General de la ONU eligió al más alto tribunal mexicano para recibir este máximo premio mundial sobre derechos.

“Esta Corte ha logrado importantes progresos en la promoción de los derechos humanos a través de sus interpretaciones y de la aplicación de la Constitución mexicana y sus obligaciones bajo el Derecho Internacional de los Derechos Humanos”, dijo el Comité de Selección sobre la SCJN.

“Asimismo, ha fijado importantes estándares de derechos humanos para México y la región latinoamericana”, agregó la ONU en un comunicado.

El comité, presidido por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró 150 postulaciones entre los países miembro, organizaciones no gubernamentales, agencias sobre derechos humanos.

El premio ha sido otorgado cada cinco años desde 1968 y ha sido ganado en el pasado por organizaciones y personas como Amnistía Internacional, Martin Luther King, Nelson Mandela, Jimmy Carter y Eleanor Roosvelt, entre otros.

La ceremonia de premiación se desarrollará en la sede de Naciones Unidas en Nueva York el próximo 10 de diciembre, informó el Comité de Selección.

Lee: Las resoluciones más controvertidas de la SCJN

Aunque la ONU destacó la promoción de tratados internacionales sobre derechos humanos que a su juicio ha hecho la SCJN, apenas en septiembre pasado organizaciones sociales y de activistas denunciaron un “retroceso” en la materia por un fallo de los magistrados mexicanos.

En una sesión del pleno de la SCJN del 3 de septiembre pasado fue aprobada una nueva jurisprudencia en la que se declaró que ningún tratado internacional sobre derechos humanos puede ser aplicado en México si contradice a la Constitución mexicana.

“La decisión rompe con la tendencia en América Latina en años recientes que reconoce incondicionalmente la aplicación del estándar, ya sea nacional o internacional, que mejor protege los derechos de los ciudadanos”, dijo la organización Human Right Watch sobre el fallo.

Otra de las decisiones más resonadas de la SCJN en los últimos años fue la de limitar el fuero militar que permitía juzgar bajo el régimen castrense los delitos de carácter civil cometidos por las fuerzas armadas.

Desde 2011, los crimines de soldados o marinos no relacionados con guerras deben ser juzgados en cortes civiles, una resolución que vino después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitiera una recomendación al Estado mexicano sobre la materia.

La liberación en 2012 de la ciudadana francesa Florence Cassez, sentenciada a 60 años de prisión por el delito de secuestro, también sentó bases sobre la aplicación del derecho al debido proceso en la justicia mexicana el cual fue violado por la entonces Secretaría de Seguridad Pública federal en su detención y proceso judicial, según los ministros.

Además de la Corte mexicana y la activista Malala, también fueron elegidos Biram Dah Abeid, un activista contra la esclavitud en Mauritania, y Hiljmnijeta Apuk, una activista por los derechos humanos de las personas de talla pequeña en Kosovo.

Ahora ve