"El jefe de Gobierno invita el Metro", dicen jóvenes contra el aumento

Grupos de jóvenes que liberaron torniquetes en 14 estaciones obtuvieron el apoyo de algunos usuarios y se confrontaron con otros
  • A+A-
Autor: Melva Navarro | Otra fuente: CNNMéxico

“Pásele, pásele, pásele por abajo que hoy invita Mancera, hoy es Metro gratis” gritaban una veintena de jóvenes en los torniquetes de la estación Pantitlán, una de las más transitadas del Metro de la Ciudad de México.

Los cientos de personas que llegaron a las 7:00 horas - una de las de más concentración - miraban con sorpresa que el grupo los esperaba gritando, listos para aplaudir al que pasara como se le pedía, “por debajo, por arriba o por un ladito del torniquete” y abuchear a quien metiera un boleto o pasara una tarjeta.

La protesta fue convocada en redes sociales con la etiqueta #PosMeSalto, contra el aumento de 3 a 5 pesos en la tarifa por viaje y se repitió en 14 estaciones, entre ellas algunas de las más transitadas de la línea 1, 2 y 9 del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Los usuarios que pasaban sin pagar fueron de menos a más conforme veían que nadie intentaba detenerlos; los policías se limitaban a pararse al lado de los torniquetes y videograbar lo que ocurría.

“Tienen derecho a protestar, no tenemos órdenes de prohibirlo”, comentó una de las policías a CNNMéxico. “A menos que confundan la protesta con el pandillerismo”, agregó, explicando que si dañaban los torniquetes o había enfrentamientos intervendrían.

Los usuarios jóvenes aprovecharon el momento para mostrar sus mejores habilidades en el salto de torniquete y personas de la tercera edad también apoyaron la protesta, aunque el transporte para ellos es gratuito. Con complicación varias señoras pasaron por debajo del torniquete apoyadas por los manifestantes. “Yo le agarro la bolsa, yo le cuido sus cosas”, se escuchaba.

Pero no todos estaban contentos. “Pónganse a estudiar”, gritó una usuaria con clara indignación después de que pasó su tarjeta.

“Tendrás mucho dinero, mejor regálamelo a mí”, le respondió una joven molesta, que intentó meterle el pie a uno que otro que no aceptaba entrar sin pagar.

Francisco Navarrete, estudiante de Derecho en la FES Acatlán, explicó que se sumó a la protesta porque le resulta molesto que la gente solo se preocupe por sí misma y no por los intereses de los demás.

“A ellos no les afecta”, aseguró, refiriéndose a quienes no participaban en su protesta. “Piensan que no quieren rogar por dos pesos, yo no lo hago por mí, estudio y trabajo, puedo mantenerme, pero una persona que gana el salario mínimo, a ellos sí les afecta, no piensan en eso”.

En Merced, estación de la línea 1, los policías taparon los torniquetes de las entradas y abrieron una puerta para que todos los usuarios pasaran sin pagar y así evitar daños a las instalaciones, mientras un grupo de cinco jóvenes recogía firmas contra el aumento.

Mientras que en Pino Suárez, en la correspondencia que conecta a las líneas 1 y 2, otro grupo mantenía el ánimo a tope. "Por abajo, por abajo", gritaban.

La protesta se repitió en Allende, donde un joven pateó una de las puertas hasta que logró abrirla y permitir que entraran libremente. 

Los manifestantes también tomaron los torniquetes de Hidalgo y Bellas Artes donde los policías se encargaron de abrir las puertas y permitir la entrada libre.

"Esto no se hace solo hoy, se hace todos los días hasta que el boleto cueste tres pesos otra vez, no se les olvide", gritó uno de los manifestantes, que generó aplausos entre los presentes. 

Ahora ve