El Senado cierra el periodo en medio de tensiones por la consulta popular

Cerca de la medianoche, la Cámara alta cerró su periodo con dos pendientes para febrero: la ley de consulta popular y la reforma del DF
Complicada, la discusión de las reformas en México
Mauricio Torres
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Tras una jornada de más de 12 horas entre reuniones de comisiones y sesiones del pleno, el Senado mexicano cerró su periodo ordinario de sesiones cerca de la medianoche de este viernes, en medio de desacuerdos entre los principales partidos por la ley para regular la consulta popular, un tema prioritario para el opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Por la noche, después de que los senadores aprobaron dos de las principales reformas de la agenda legislativa —la política y la de combate a la corrupción—, el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el PRD pidieron incluir en el orden del día el dictamen sobre consulta popular.

De inmediato, los senadores del Partido Acción Nacional (PAN) protestaron argumentando que no fueron convocados a la sesión de comisiones en la que se discutió el documento y que no votarían un texto que no conocían.

Por cerca de dos horas, los legisladores de las tres bancadas se enfrascaron en un debate sobre si el dictamen había cumplido o no con los requisitos que marca el reglamento del Senado, que terminó con la decisión de la Mesa Directiva, a cargo del priista Raúl Cervantes, de someter a votación si el asunto se incluiría o no en el orden del día.

Molestos con la medida, los panistas amenazaron con salir del salón del pleno, mientras la votación no alcanzó quórum y Cervantes tuvo que levantar el encuentro, solo para citar a uno nuevo apenas minutos después. En esta tercera sesión del día ya no se discutió la ley de consulta popular y únicamente se declaró cerrado el periodo. El próximo comenzará el 1 de febrero.

"La sesión se levantó por falta de quórum. Lamentablemente había ocurrido un conjunto de irregularidades", dijo al respecto el panista Héctor Larios.

Desde el mediodía, el dirigente del PRD, Jesús Zambrano, había advertido que los senadores tendrían un día ajetreado por todos los asuntos en la agenda. Entre éstos estaban las reformas política y de combate a la corrupción y la ley del derecho de réplica, así como la ley de consulta ciudadana y la reforma política del Distrito Federal.

Los dos últimos temas eran prioritarios para el PRD, principal partido de la izquierda.

"Esta sesión del Senado de la República del día de hoy va estar bastante movidita, va a tener muchos temas muy importantes, que son trascendentales para la vida del país", dijo Zambrano después de reunirse en privado con los integrantes de su bancada.

De dos, cero para el PRD

Los perredistas buscaban que este viernes, antes del cierre de periodo de sesiones, se aprobaran tanto la reforma política del DF, que convertiría a la capital en el estado 32 del país, como la ley de consulta ciudadana, un ejercicio al que quieren someter la reforma energética impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, el PRI y el PAN.

Mientras la ley de consulta avanzó en comisiones, la reforma política del DF se quedó atorada.

La reforma es una demanda histórica del PRD, que gobierna la ciudad desde 1997. Sin embargo, el tema no había avanzado en el Poder Legislativo federal hasta esta Legislatura, cuando el PRD lo puso también como condición al PRI para iniciar la discusión de la reforma energética.

Ahora, tanto este asunto como la ley de consulta ciudadana tendrán que retomarse en febrero.

La izquierda buscaba que la ley de consulta ciudadana quedara avalado cuanto antes, para tener reglas claras que respaldaran el millón 700,000 firmas que reunió de mexicanos que apoyan el ejercicio.

El PRD asegura que de esa manera podría echar abajo la reforma energética de Peña Nieto, que abre el sector a la inversión privada y los perredistas tachan de privatizadora y de ser "un atraco" al país.

Los temas detrabados

Durante la jornada, sin embargo, no todo fueron desacuerdos para los principales partidos.

Por la tarde, el pleno aprobó la creación de la comisión anticorrupción, un asunto que había permanecido estancado desde noviembre de 2012. Aunque no se dio por consenso, la aprobación se concretó por 111 de los 128 votos posibles.

Este nuevo órgano tendrá a su cargo "la prevención, investigación y sanciones de las responsabilidades administrativas que deriven de los hechos de corrupción", explicó por la mañana, durante la sesión de comisiones, la senadora priista Arely Gomez, de la Comisión de Puntos Constitucionales.

La comisión anticorrupción cumplió en noviembre un año atorada en el Senado debido a diferencias entre los grupos parlamentarios, que no lograban acuerdos en lo referente a la autonomía de la comisión y sus facultades y alcances.

La reforma política también fue revisada este viernes.

En comisiones, algunos senadores del PAN y del PRD dijeron estar a favor en lo general, aunque pidieron rechazar los cambios hechos días atrás por la Cámara de Diputados, entre ellos, establecer que sólo habrá sanciones para los candidatos cuando se compruebe que "compraron" tiempos en medios.

Lee: Los puntos clave de la reforma política

Ya en el pleno, el panista Javier Corral y el perredista Benjamín Robles pidieron modificar ese punto, pero sus solicitudes no fueron aceptadas.

De inmediato se realizó la votación en la asamblea y el visto bueno a una de las reformas más peleadas de este periodo.

Entre otros puntos, el documento incluye la reelección de legisladores y alcaldes, la creación del Instituto Nacional Electoral (INE) y la autonomía de la Procuraduría General de la República (PGR) a partir de 2018.

Tras su aprobación tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, por tratar cambios constitucionales, la reforma debe ser enviada a los congresos locales para su visto bueno.

Ahora ve
La NFL mantiene sin cambios su política sobre el himno nacional
No te pierdas
×