Inmigrantes ven opacado su 'sueño michoacano' por la violencia

Cada año los inmigrantes viajan a su estado, pero la creciente violencia les ha dejado temor de ser víctimas del conflicto
Michoacán, un conflicto político-criminal: Ravelo
Autor: Darío Martínez Brooks | Otra fuente: CNNMéxico

Los buenos recuerdos de los migrantes de Michoacán, que dejaron su tierra en busca del sueño americano, hoy se mezclan con palabras como “impotencia”, “temor” o “tristeza” por la situación de violencia que vive su tierra.

Como casi todos los migrantes del país, los michoacanos visitan a sus familias en México, pero señalan que cada año lo hacen con más preocupación por la inseguridad; aún así, muchos dicen conservar el deseo por volver, pues la percepción de que todo el estado está bajo fuego no es justa y "la vida sigue".

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Michoacán es el tercer estado con mayor flujo migratorio en México, después de Guanajuato y Jalisco; 98% de los michoacanos que emigran lo hacen a Estados Unidos.

Siete migrantes hablaron con CNNMéxico sobre su percepción de la situación en Michoacán, que en el último mes se ha concentrado en la disputada región de Tierra Caliente. Tres pidieron no publicar su nombre, por lo que son identificados como Rafael, Ramiro y Francisco.

Los cinco coinciden en que la violencia en la entidad es producto de la desatención de las autoridades a los problemas locales. “Tenemos mucha tristeza, porque tenemos a nuestras familias, a nuestros padres allá, nuestras raíces. Es una impotencia y una tristeza ver que nuestro estado se está acabando”, dice Rafael.

La ayuda frenada

José Luis Gutiérrez, el director de la Federación de Clubes Michoacanos, con sede en Chicago, Illinois, dice que en Estados Unidos viven cerca de cuatro millones de michoacanos que residen principalmente en California, Illinois y Texas.

California e Illinois concentran la mayor parte de clubes o asociaciones de michoacanos que, desde hace unos 20 años, han impulsado proyectos de ayuda para sus comunidades, entre ellos la construcción de escuelas, plazas públicas, iglesias, o el financiamiento de estudios mediante becas.

”¿Para qué hacemos cosas de bien, si otros están haciendo el mal?”, cuestiona Rubén Chávez, quien participa en el Frente Binacional Michoacano de Chicago y dice que la ayuda simplemente se ha frenado por la violencia en el estado.

Los michoacanos “ya no quieren invertir porque ya no es un buen negocio. Y muchos dicen que ya no tienen ganas de ir (a Michoacán) por esa situación”, dice Chávez.

En diciembre de 2012, un informe oficial indicó que Michoacán ocupa el primer lugar a nivel nacional en recepción de las remesas, pero Rafael dice que el progreso facilitado por los recursos que envían para mejorar las las viviendas de sus familias, o para crear negocios locales, se ven obstruidos por la inseguridad.

"Acá nos ofrecen oportunidades de negocios en México. Quisiéramos hacerlo, pero está de por medio la inseguridad. Mientras exista esa inseguridad, yo creo que nosotros no vamos a poder avanzar en México", dijo el migrante.

Salvador Vázquez dirige la Asociación de Michoacanos, con sede en Los Ángeles, y coincide en que los proyectos conjuntos con el gobierno mexicano, como el Programa 3x1 para Migrantes, que “funcionaban tan bien”, hoy se quedan “sin la ayuda de los paisanos”, pues las organizaciones de migrantes han dejado aportar fondos.

¿Por qué se disputan Michoacán?

Los michoacanos migrantes coinciden en una razón para que los criminales se disputan el control del estado desde hace al menos tres décadas: la fertilidad de la región.

“Es uno de los estados más ricos de la República Mexicana, en agricultura, en recursos naturales, que no han querido, sabido o podido explotar para bien los gobiernos. El crimen organizado sí lo sabe, y están tomando ventaja de esa riqueza, porque saben que hay acceso”, dice Ramiro.

Según cifras oficiales, Michoacán encabeza la producción nacional de aguacate, fresa, zarzamora, guayaba, melón, y la región de Tierra Caliente es primera en la producción de limón y granos como el sorgo y verduras como el tomate rojo o jitomate.

Chávez afirma que el territorio michoacano es propicio para “la siembra de marihuana”, pero además la geografía, entre valles, montañas, zonas desérticas y costas, permite la acción de los criminales. “Es un lugar donde la gente puede esconderse o puede caminar sin ser molestado”, dice

Las autodefensas

El gobierno federal puso en marcha este mes un operativo para contener a los grupos de autodefensas, que surgieron hace casi un año, cuando -según ellos mismos han informado- decidieron combatir las actividades de los criminales en el estado, en especial de Los Caballeros Templarios.

Ramiro, quien tras 35 años de trabajo en Estados Unidos ha logrado tener una empresa familiar, dice que el surgimiento de las autodefensas “es un llamado de atención” a las autoridades para que haya limpieza de “gobiernos municipales que están secuestrados por el crimen organizado”.

Reveriano Orozco, residente de Las Vegas, dice que los líderes de las autodefensas, entre ellos José Manuel Mireles, tienen un pasado relacionado con el mismo crimen organizado que ha operado en el estado desde qué el dejó Michoacán, hace unos 30 años.

“No es lo mismo la lucha auténtica por la que se está peleando, que los intereses por los que tal vez algunos dirigentes de esos grupos están peleando”, dice Orozco sobre Mireles y otros líderes. “Son gente que no tiene la calidad para estar representando lo que están queriendo representar”.

Pero Mireles ha rechazado estas acusaciones y en entrevista con CNN en Español dijo que "jamás en la vida (ha sido procesado) y menos por narcotráfico", aunque aceptó que ha pisado la cárcel en varias ocasiones por delitos menores.

Orozco dice que tiene familiares en Tacámbaro, en los márgenes de la Tierra Caliente, y que han sido víctima de extorsiones. “Nos sentimos en la desesperación total al ver que el gobierno no tiene la capacidad ni calidad de definición, y que nuestros familiares siguen estando sujetos a ser víctimas de los peores delitos", agrega.

Por el contrario, Francisco cree que las autodefensas “han ayudado, porque parece que hacen agarrado a algunas cabecillas (del narcotráfico) ahí”.

Una de las peticiones que los grupos de autodefensa han planteado al gobierno federal para deponer las armas ha sido la captura de los líderes de Los Caballeros Templarios. El operativo hasta ahora ha conducido a la detención de 59 personas hasta ahora.

Caminos de Michoacán

“Tengo 35 años (en Estados Unidos) y siento que apenas llegué ayer y siento que no me voy a quedar aquí. Siempre estoy pensando en México, en mi comunidad, en mi estado. Y yo qué más quisiera que se implementaran programas de seguridad y de empleo”, dice Rafael.

Rubén Chávez visitó Michoacán en diciembre pasado, manejando desde Chicago (donde vive desde 1988), para visitar a su familia de Zinapécuaro, ubicada a 50 kilómetros de la capital, Morelia. Sobre lo que ocurre en Tierra Caliente, dice que “es como si fuera otro mundo, que se mueve en otras horas, en otro tiempo” por lo fragmentado que ha quedado su estado por la violencia.

Como los otros migrantes entrevistados, dice que el miedo a circular en carretera ha crecido en los últimos años, al punto que ser asaltados es lo de menos. “Vamos con mucho temor de encontrar la mala situación de que nos toque. Ya no piensa uno que lo van a extorsionar, sino que puede ser más fuerte la situación”.

Salvador Vázquez recuerda que cuando visitó su pueblo, Pajacuarán, en 2013, casi llegó a la medianoche y no pudo encontrar transporte que lo llevara a casa, pues la gente en Michoacán sabe que conducir de noche es arriesgado y evitan hacerlo.

“Es un problema muy serio para el país, para el pueblo, para el gobierno. Tenemos tantos lugares que ofrecer, pero desgraciadamente la gente no va por todo lo que está pasando”, se lamenta Velázquez.

Sin embargo, Francisco también cree que es justo decir que “generalmente no se siente uno que está arriesgando la vida”, pues dice que existen ciudades y regiones donde “la vida sigue”.

Ahora ve
México tuvo en octubre pasado el mes más violento en dos décadas
No te pierdas
×