'Voy a seguir buscando': familiares de desaparecidos piden respuestas

Personas que 'perdieron' a sus seres queridos dicen que el gobierno federal está abierto a escucharlos, pero que no han obtenido resultados
Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad
Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad  Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad
| Otra fuente: CNNMéxico

Con placas metálicas que llevan los nombres y descripciones de padres, hijos y hermanos que dejaron de ver un día sin aviso, familiares de desaparecidos a causa de la violencia en México exigen que la búsqueda de sus seres queridos no termine hasta que sean encontrados, vivos o muertos.

“Yo voy a seguir buscando a mi hijo, mientras no encuentre un cuerpo y una evidencia cierta, lo voy a seguir buscando. A veces me levanto y digo: 'Hoy tiene que ser el día en que mi hijo llegue o que lo encuentre o que lo vea o que se comunique con nosotros'. Todos los días tengo esa esperanza”, dice Amanda Puentes, una madre que lleva cinco años sin ver a su hijo después de que desapareciera en Nuevo León, al norte del país.

Desde que su hijo Gustavo Castañeda Puentes despareció un 25 de febrero de 2009, Amanda dice que no ha pasado un día sin buscarlo y ha recorrido cada hospital, ministerio público y refugio de Nuevo León.

Amanda señala que durante dos años las autoridades no hicieron nada por investigar la desaparición de su hijo, “ninguna de ellas le interesaba indagar la muerte de un desaparecido más”.

La Secretaría de Gobernación informó el año pasado que durante el gobierno del presidente Felipe Calderón se registaron 26,121 personas desaparecidas por hechos violentos de diciembre de 2006 a diciembre de 2012.

Fue hasta 2011, cuando se unió al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que comenzó a ver avances en la investigación.

“Desde que empecé con el movimiento he visto avances, porque antes no había nada. Cuando estaba por mi cuenta ni siquiera había averiguaciones. Las autoridades al ver la presión empezaron a trabajar”, relata durante la celebración del tercer año de esta agrupación.

Ahora sabe que tres policías se llevaron a su hijo para entregarlo a criminales. “Están detenidos tres de ellos: uno está sentenciado a 30 años y los otros dos están en proceso, pero aún cuando hubiera mil sentenciados, si no me dicen dónde está mi hijo, no me sirve de nada”.

Amada dice que en lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto ha visto mayores esfuerzos para encontrar a los desaparecidos y que ve más convocatorias y oportunidades de que las victimas se reúnan con autoridades, pero que el resultado es el mismo: no sabe por qué secuestraron a su hijo o a quién lo entregaron.

Karime Castro, una madre originaria de Durango que busca a su hijo coincide y dice que incluso pudo reunirse con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

“Cada día que despierto y tengo la oportunidad de ir a las instancias de gobierno, ya sea que me digan mentiras o verdades, eso me inyecta una esperanza”.

Aunque tampoco se ha podido resolver qué pasó con Jaime Pérez Castro, quien fue secuestrado en 2009 y a pesar de que pagaron el dinero para que fuera liberado no lo ha vuelto a ver desde entonces.

Más ayuda, pero aún sin soluciones

“Antes de llegar al movimiento estaba destrozada porque no sabía que se tenía qué hacer en Puebla, no tenía ninguna respuesta, pero gracias al movimiento hemos podido entrar directamente con la autoridad y nos han hecho caso”, dice Yoselín Orgen, originaria de ese estado y quien busca a su padre desaparecido desde noviembre de 2013.

Siete meses antes de la desaparición de su padre, el presidente Enrique Peña Nieto publicó la Ley General de Víctimas que, entre otros objetivos, busca que las familias sean tratadas con humanidad y respeto, les reconoce el derecho a saber la verdad y a ser informados del proceso penal que se le realiza a sus agresores.

Sin embargo el consejo que debe atender a las víctimas no opera al 100%, no hay un cambio en el discurso ni promoción de esta ley, denuncia Javier Sicilia, quien fundó el movimiento tras el asesinato de su hijo en 2011.

“Nosotros queremos ver que los discursos tengan carne y la carne significa ver las soluciones y no las hemos visto”, dijo Sicilia este jueves, en la Estela de Luz, donde los familiares de desaparecidos o fallecidos a causa de la violencia se reunieron para dejar placas metálicas con descripciones de sus seres queridos y fotografías de quienes no han visto en mucho tiempo.

“Sigo percibiendo la misma actitud de la autoridad de tratar de minimizarlo, negarlo. El futuro no es halagüeño y desde el cambio de gobierno tampoco se percibe una mejoría visible. Me da mucho gusto estar aquí y ver que la gente sigue con la fuerza buscando a sus desaparecidos y tratando de que este movimiento sirva para seguir luchando, para que se ejecuten las cosas bien”, dice el actor Daniel Giménez Cacho, quien ha seguido y apoyado el movimiento.

Sin importar los días, meses o años que pasen, los familiares no detendrán su búsqueda. 

“Cada día que despiertas te acuerdas que tiene una madre que tiene un padre que somos muchos hermanos y cada día que despierto tengo una esperanza de que muchos como él, muchos desaparecidos, muchos secuestrados, muchos niños en trata de personas puedan ser encontrados”, dice Karime. 

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×