Lluvias causan deslaves y cierre de carreteras en Guerrero y Michoacán

Las tormentas ocasionadas por una baja presión en las últimas horas provocaron derrumbes en tramos carreteros del sur y suroeste del país
Un sismo de 6.6 grados remece la Ciudad de México
| Otra fuente: CNNMéxico

Las fuertes lluvias de las últimas 24 horas en el occidente y sur del país provocaron dos derrumbes en carreteras de los estados de Michoacán y Guerrero, lo que provocó un cierre parcial de la circulación cerca de la capital guerrerense Chilpancingo y de Lázaro Cárdenas, Michoacán.

La Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán reportó este jueves un deslave ocurrido en la carretera Lázaro Cárdenas-Zihuatanejo, a la altura del poblado La Villita. Sin embargo, los vehículos pudieron circular por carriles rehabilitados de forma temporal.

A su vez, Protección Civil de Guerrero informó sobre un deslave en la carretera Chilpancigo-Tixtla, en el centro del estado, el cual provocó el cierre de la circulación. En un tramo, la mitad de la carretera se derrumbó hacia un barranco, por lo que autoridades cerraron el paso.

Luego de varias horas de trabajo, las autoridades permiten hasta la tarde de este jueves el paso de vehículos pequeños, dijo Protección Civil en su cuenta de Facebook.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, informó que 20 viviendas en los municipios de Tecpan de Galeana y Zihuatanejo resultaron dañadas por las lluvias y el sismo de 6.4 grados que sacudió la región al medio día de este jueves.

En Michoacán, la capital Morelia tuvo encharcamientos por las fuertes lluvias desde la noche del miércoles, informó el director de Protección Civil, Nicolás Alfaro Carrillo. En la región de Pátzcuaro también hubo tormentas, así como en la región costera, donde en Lázaro Cárdenas, Aquila y Coahuayana se instalaron albergues, reportó la Secretaría de Seguridad Pública.

Las fuertes lluvias de las últimas horas, provocadas por un sistema de baja presión en el Pacífico, pusieron en alerta a los estados de Guerrero, Michoacán y Colima, donde la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) inició un programa de ayuda a damnificados.

“Las delegaciones de la Sedesol trabajan con instancias federales, estatales y municipales para realizar un trabajo coordinado y en equipo”, dijo la dependencia.

Los funcionarios de Sedesol realizan recorridos para vigilar la crecida de ríos, escurrimientos, acumulación de agua y deslaves. También se activaron protocolos para proporcionar albergue a damnificados con alimentos y agua.

En su último reporte, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que la baja presión redujo sus probabilidades de convertirse en ciclón tropical a un 20%, y hasta la tarde de este jueves el centro del mal tiempo se ubicaba a 240 kilómetros al suroeste de Zihuatanejo.

Sin embargo, aún hay pronóstico de “lluvias torrenciales” para los estados de Michoacán y Guerrero, intensas para Chiapas y Estado de México, y muy fuertes para Colima, Jalisco, Oaxaca, Veracruz, Puebla y Guanajuato.

“Donde las precipitaciones han sido continuas en los últimos días, podrían registrarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en zonas urbanas”, advirtió el SMN.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sigue las alertas climáticas por .

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×