4 preocupaciones en Los Cabos tras el paso de 'Odile'

A los destrozos que dejó el huracán, se suman problemas de seguridad, vías de comunicación, fallas en los servicios y una nueva tormenta
Los Cabos, incomunicado tras el paso de 'Odile'
| Otra fuente: CNNMéxico

El huracán Odile dejó a su paso por Baja California Sur por lo menos dos personas muertas y daños calculados en cerca de 1,000 millones de dólares... Pero los residentes y visitantes en Los Cabos y en otros puntos de la entidad tienen todavía otras preocupaciones.

A los destrozos e incertidumbre que provocó el paso del fenómeno meteorológico —que tocó tierra la noche del domingo 14 de septiembre con la fuerza de huracán categoría tres—, los sudcalifornianos suman problemas de seguridad, falta de vías de comunicación, fallas en los servicios y la amenaza de volver a ser impactados por una nueva tormenta.

A continuación te presentamos un resumen de lo sucedido y el estatus actual en cada uno de estos temas que afectan a Baja California Sur.

1. Seguridad

Ante actos de rapiña y saqueo, el gobierno federal anunció este jueves que enviaría unos 8,000 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Marina y la Policía Federal (PF), que incluye a integrantes de la Gendarmería Nacional, para reforzar la vigilancia en la entidad, principalmente en Los Cabos —un destino frecuentado por turistas nacionales y extranjeros.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, explicó que decidieron intervenir porque las autoridades locales fueron rebasadas por actos de "rapiña, robo y pillaje".

"(Las fuerzas locales) la verdad es que no tuvieron ninguna suficiencia (...) Había pandillas actuando y a ellas se sumaron algunos ciudadanos. Ya tenemos el control del municipio (de Los Cabos) desde el día de ayer (jueves)", comentó el funcionario este viernes a Radio Fórmula.

Previo a la llegada de los refuerzos federales, habitantes de Los Cabos decidieron armarse con pistolas, machetes y palos para ahuyentar a saqueadores, ante el desorden que propició el desabastecimiento de combustible, electricidad, agua potable y víveres.

Esto porque, después de la tormenta, cientos de personas —lugareños y turistas— irrumpieron en tiendas de autoservicio para saquear agua, comida y artículos de primera necesidad, pero también bebidas alcohólicas y electrodomésticos, sin que ninguna autoridad interviniera.

"La turba manda por delante a mujeres y niños, y no tenemos autorización para disparar a civiles que sería la única forma para detenerlos", dijo el jueves a la agencia AFP Guillermo Marrón, director de Seguridad Pública y Transito Municipal de Los Cabos.

Los habitantes de unos 15 barrios temen que sus casas sean el próximo objetivo, por lo que construyeron barricadas y realizan patrullajes uniformados de blanco y armados con palos, machetes y hasta armas de fuego.

"Estamos haciendo guardia desde el segundo piso, calles en tinieblas, cientos de luces de lámparas de vecinos alumbran de un lado a otro en busca del enemigo", comentó el jueves a AFP Juan Antonio Carbajal, de la colonia residencial Lomas de San José.

El gobierno federal informó que, hasta el jueves, siete personas han sido detenidas en Los Cabos y 12 en La Paz por actos de rapiña.

2. Comunicaciones

Odile afectó la infraestructura de la localidad, lo cual sumado al desabasto de combustible, provocó una situación de incomunicación por tierra y aire.

En los últimos días vacacionistas han tenido que esperar durante horas bajo el sol para poder abordar uno de los aviones militares y comerciales que empezaron a evacuar a los miles de turistas atrapados.

Los aeropuertos de Los Cabos y de La Paz permanecen cerrados para vuelos comerciales y el gobierno implementó un puente aéreo para evacuar a los turistas varados, para lo que se han utilizado aeronaves militares y de las aerolíneas comerciales.

La Secretaría de Turismo (Sectur) informó este jueves que unos 18,000 visitantes —entre nacionales y extranjeros— ya han sido trasladados a ciudades como Guadalajara, Tijuana, Toluca, Mazatlán, Los Mochis y Distrito Federal, en 121 vuelos realizados durante tres días.

Unos 30,000 turistas —26,000 extranjeros y 4,000 nacionales— estaban en hoteles de la zona cuando Odile tocó tierra, por lo que la evacuación continúa.

La carretera Transpeninsular —que recorre la Península de punta a punta— quedó intransitable, por lo que el paso fue suspendido desde el domingo; hasta este viernes continúa cerrada, informó a CNNMéxico la delegación en Baja California de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

3. Servicios

La emergencia dejó a los habitantes sin luz, agua, telefonía y clases.

El titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld, dijo este jueves a Radio Fórmula que se han podido reinstalar cerca del 50% del agua en La Paz. El funcionario agregó que han llevado equipos de potabilización pórtatil a "las ciudades grandes" de la entidad.

En cuanto al servicio de energía, el director general de Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, informó que en La Paz ya restablecieron 50% del servicio, en el norte del estado 70%, y en Los Cabos se han instalado plantas de emergencia, de acuerdo con el último reporte, compartido en la madrugada de este viernes por el funcionario a través de Twitter.

Los problemas en la red fueron causados porque cerca de 2,200 postes eléctricos quedaron destruidos en todo el estado por el paso de Odile.

La red de telecomunicaciones de Telmex en Baja California Sur quedó completamente restablecida después del paso de la tormenta, aseguró la empresa, que aclaró que debido a afectaciones en postes y cableado "habrá clientes que aún no dispongan del servicio en sus domicilios". Por su parte, la compañía Telefónica Movistar ofrece servicios de voz nacional y SMS gratuitos a sus clientes en las zonas afectadas por el huracán Odile donde vayan restableciendo el servicio.

La suspensión de clases en los municipios de La Paz y Los Cabos se mantendrá de forma indefinida, advirtió la Secretaría de Educación Pública de Baja California Sur.

4. Polo, una nueva amenaza

La tormenta tropical Polo se debilitó en su recorrido por el Pacífico mexicano y se estima que no tocará tierra, pero prevalece la zona de alerta para La Paz y Cabo San Lucas, advirtió este viernes el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). El fenómeno se había convertido en huracán categoría 1 la noche del miércoles.

A pesar de su degradación, Polo mantenía este viernes vientos de 100 kilómetros por hora y se prevé que provoque lluvias, vientos y oleaje intensos en seis regiones del oeste de México, alertó la Conagua.

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×