'La Tuta', el profesor que 'gobernó' Michoacán con violencia y relaciones

Servando Gómez escaló en el crimen organizado hasta convertirse en el hombre más buscado por el gobierno federal; fue capturado este viernes
Exhiben reunión de 'La Tuta' e hijo de Vallejo
| Otra fuente: CNNMéxico

Servando Gómez Martínez, la Tuta, fue detenido este viernes por fuerzas federales en Morelia, Michoacán, el estado del que hizo su territorio de lucro. Este profesor rural fue escalando posiciones en el crimen organizado, hasta convertirse en uno de los hombres más buscados en México.

Nacido en 1966 en el municipio de Arteaga, la Tuta fue considerado como un hombre violento, "capaz de asesinar solo porque quien le leía las cartas del tarot le revelaba que supuestamente alguien lo traicionaba", detalló la Procuraduría General de la República (PGR) en un perfil criminal difundido en el 2010.

Gómez Martínez lideró su grupo hacia una de las épocas más violentas en Michoacán, donde presuntamente obtenía la protección de las autoridades a base de complicidad o extorsión, lo que le permitía mantener el control de buena parte del territorio estatal.

Incluso el movimiento de autodefensas, integrado por civiles, tomó las armas para proteger a sus comunidades desde febrero de 2013, lo que a la postre arrinconaría a la Tuta a perder el poder que construyó durante casi una década

Lee: Autoridades detienen a Servando Gómez 'la Tuta'

El Profe de los videos

Antes de incursionar en el crimen organizado, Gómez Martínez fue profesor de primaria hasta 2001, cuando comenzó a relacionarse con los grupos delictivos de la región Tierra Caliente, su zona de operación y supuesto refugio.

Su aparición en videos y audios hizo diferenciar a este líder delincuencial respecto a otros, pues en ellos se dirigía a las autoridades, a los habitantes de Michoacán, a grupos aliados y rivales, e incluso ofreció entrevistas a la prensa nacional e internacional de forma clandestina.

Incluso un exgobernador interino, Jesús Reyna, y el hijo del exgobernador Fausto Vallejo, Rodrigo Vallejo, así como alcaldes y empresarios enfrentan procesos judiciales luego de presuntamente haber realizado acuerdos con el líder criminal.

Gómez Martínez se consideraba un "mal necesario" para el estado. "Desgraciadamente o afortunadamente estamos nosotros, pero si no estaría otro grupo", decía para justificar la presencia de sus hombres en diversas regiones de Michoacán, un estado en su mayoría dedicado a la producción agrícola, ganadera y de minerales.

Pero en su último audio divulgado en internet, la Tuta expresaba arrepentimiento de haber participado en el grupo criminal los Caballeros Templarios, del que era el máximo líder prófugo.

"Me he contradicho mucho y ya pedí disculpas. Arrepentido estoy de haber estado al frente de ese grupo", dijo la Tuta en una grabación divulgada en enero pasado, su último audio tras un año neutralizado por la presencia de fuerzas federales que buscaban detenerlo.

Lee: 'La Tuta', importante mediáticamente más que amenaza

De las aulas a la Familia y los templarios

La Tuta, un mote ganado de niño por su pronunciada nariz semejante a la de un español que trabajaba en una obra cercana a su casa, decía que uno de sus objetivos era proteger "al pueblo de Michoacán" de los grupos delictivos Jalisco Nueva Generación y de Los Zetas.

También llamado el Profe, habitantes de poblados de Michoacán aseguran que tiene varias "esposas". Era el tercer narcotraficante en la cúpula de La Familia Michoacana formado en 2005 y del que se separó después de que el gobierno diera erróneamente por muerto a finales de 2010 al líder Nazario Moreno alias El Chayo.

Moreno, quien finalmente fue abatido en marzo de 2013, y Gómez Martínez formaron los Caballeros Templarios, que continuó reclutando sicarios con su discurso visionario, cooptando a políticos y policías y extorsionando a pequeños y grandes empresarios de la región.

Formación de guerrillero

Servando Gómez Martínez, un hombre de tez morena que solía aparecer con gorra, fue clave para el posicionamiento de la Familia dada su experiencia previa como maestro en comunidades rurales de Michoacán, reveló Guillermo Valdés, exdirector de la agencia de inteligencia de México, en su libro Historia del Narcotráfico en México (2013).

Como docente, Gómez Martínez participó "en el movimiento magisterial de izquierda" en Michoacán y en la vecina región de Guerrero, los epicentros de movimientos guerrilleros que surgieron desde 1960, algunos de los cuales aún perviven.

En ese contexto, La Tuta aprendió "estrategias de penetración social, tácticas de lucha guerrillera y formas de sobrevivencia en la clandestinidad", apunta Valdés.

"La mezcla de pensamiento y prácticas de secta religiosa con las de la guerrilla" le dieron a la Familia una fama de congregación "liberadora" al reclutar, tras un proceso de desintoxicación, a jóvenes que habían sido adictos a las drogas, dice Valdés.

Bajo el mando de la Tutalos Caballeros Templarios siguió la misma estrategia, incluso efectuaba ceremonias de iniciación de corte religioso en las que eran usadas espadas y batas blancas, según algunas versiones periodísticas.

Gómez "es considerado uno de los hombres más violentos (...) capaz de asesinar solo porque quien le leía las cartas del Tarot, le revelaba que supuestamente alguien lo traicionaría", según una ficha difundida por la Procuraduría General de la República (PGR) cuando el narcotraficante aún formaba parte de la Familia.

El narco, trabajo "más activo"

La Tuta, quien en su momento presumió que su grupo contaba con 10,000 miembros, tiene siete propiedades en Arteaga (Michoacán), municipio donde nació el 6 de febrero de 1966, entre las que destacan "El Encino", un rancho cercano a una pista de aterrizaje clandestina, según la ficha de la PGR.

Sobre su salto del magisterio al narcotráfico, la Tuta explicó en la entrevista con la cadena Fox que, si bien ser maestro es un trabajo "sano y honesto", no encajaba con sus "aspiraciones e hiperactividad".

"Un tiempo le perdí el rastro y luego volví a saber de él porque en las noticias lo nombraban como líder de la Familia", explicó Juan Ezquivel Puente, compañero de la Tuta en la escuela para formación de maestros de Arteaga.

"A salto de mata"

Tras el levantamiento civil armado de las autodefensas, grupos de hombres que patrullaban sus comunidades por la presunta cooptación de autoridades, el gobierno federal activó en enero de 2013 un plan para el rescate de la seguridad y el desarrollo de Michoacán.

En ese momento la Tuta se convirtió en el hombre más buscado del estado al ser el único líder sobreviviente y prófugo de los Caballeros Templarios. Durante meses fue buscado en la región de Tierra Caliente, centro del conflicto michoacano.

El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, había dicho en septiembre pasado que el margen de maniobra de la Tuta estaba muy limitado, e incluso aseguró que el presunto delincuente estaba "a salto de mata" para evitar su captura.

Durante ese año, Gómez Martínez apareció en algunas grabaciones en internet en las que lamentaba haber participado en los templarios, además de que repartía culpas entre sus excolaboradores y a las autoridades federales de la violencia del estado.

Pero hasta su último audio, Servando Gómez Martínez dijo que prefería morir para que lo juzgara Dios y "pagar lo que deba", que ser capturado y encarcelado.

Las fuerzas federales lo detuvieron este viernes mientras cenaba en Morelia.

Con información de las agencias AFP y EFE.

Ahora ve
Derrumbe en una obra suspendida derriba cuatro casas en Monterrey
No te pierdas
×