Cuevas, chozas y la sierra de Michoacán: la vida de fugitivo de 'la Tuta'

Servando Gómez aprovechó su conocimiento de la sierra para escabullirse; lo mismo se escondía en una casa, en la que irrumpía, que en cuevas
'La Tuta', consignado ante un juzgado federal
(Reuters) -

Servando Gómez Martínez la Tuta, el capo más buscado de México hasta el viernes pasado, pasó de regalar billetes en plazas públicas a vivir huyendo y escondido en espacios sucios como una claustrofóbica cueva donde solía encerrar a sus peores enemigos.

Este narcotraficante mediático, líder del cártel Los Caballeros Templarios, debió cambiar los reflectores por una vida de bajo perfil como fugitivo en la sierra de Michoacán, al occidente de México.

Dueño y señor de esas montañas, la Tuta podía esconderse "en cualquier lugar", desde una casa privada en la que irrumpía a la fuerza hasta en una choza anexa a un rancho de animales, explicó este lunes el jefe de la Policía Federal, Enrique Galindo, durante un recorrido con medios internacionales por algunos de los escondites del temido traficante.

LEE: El empoderamiento y ocaso de ‘Los Caballeros Templarios’

El exmaestro de primaria, de 49 años, se movía como pez en el agua por las montañas de Tierra Caliente que conocía como la palma de su mano gracias a los negocios con la marihuana y los laboratorios clandestinos de crystal que ahí tenían los Templarios.

El terror que infundió el cártel en la región provocó el alzamiento a inicios de 2013 de los llamados grupos de autodefensas, que se jactaron de haber participado en la búsqueda de Gómez "hasta debajo de las piedras".

Pero protegido por pobladores que le pagaban con lealtad las dádivas que les daba, la Tuta apenas estaba unos días o a veces unas horas en un lugar y, a lomo de burro, caballo o en pequeños todoterrenos se movía rápidamente a otro sitio.

El capo logró esquivar dos operativos en los que estuvo a punto de caer. Durante uno de ellos, los policías llegaron a apreciar los platos de marisco a medio comer que dejaron el narco y los entre cinco y ocho hombres que solían acompañarle en su vida "a salto de mata", narró Galindo.

Escondites humildes con pequeños lujos

A pesar de que sus escondites eran sencillos y muchas veces improvisados, no le faltaban algunos pequeños lujos: botellas de buen vino, whisky de 18 años o hasta una antena para ver televisión por cable en una sencilla choza de su centro de operaciones en la sierra de Aguililla.

Comunicados mayoritariamente por sinuosos caminos de tierra y muchas veces camuflados entre la frondosa vegetación, los inaccesibles escondites de la Tuta y sus armas capaces de derribar helicópteros dificultaron los operativos de las fuerzas federales, que intensificaron la búsqueda del traficante a inicios de 2014 llegando a tener hasta 1,000 hombres acechándole.

Antes de eso la Tuta vivía con su familia en Tumbiscatío, donde inició su actividad delictiva como jefe de plaza hasta acabar dirigiendo el cártel pseudorreligioso que aterrorizó a Michoacán con sus secuestros, extorsiones, violaciones a mujeres y asesinatos.

El paulatino cerco de las autoridades, gracias muchas veces a informaciones de las denominadas autodefensas, hizo que Gómez llegara a quedarse "sin agua y sin alimentos", obligándole a huir a otro escondite, según Galindo.

Quizás la más llamativa de sus guaridas es la recóndita cueva ubicada en los límites de Arteaga y Tumbiscatío que la Tuta solía utilizar para encerrar y castigar a sus más acérrimos enemigos y que acabó convertida en su refugio unos 15 días.

La cueva, que el capo selló con una puerta metálica, es un claustrofóbico pasillo húmedo de estalactitas que, en algunos tramos, tiene una altura menor a 50 centímetros y suelo barroso.

En los laterales hay todavía restos de vasos de plástico y botellas de alcohol.

El pastel que lo delató

Perseguido, Gómez se mudó a la capital de Michoacán, Morelia, donde las autoridades lograron localizarlo hace unos cuatro meses, indicó Galindo.

La Tuta vivía sus últimos días en libertad en una casa al sur de Morelia con su actual esposa, Lulú, de poco más de 20 años, y tres hijos.

Fue justamente el pastel que Lulú le llevó el día de su cumpleaños lo que llamó la atención de los servicios de inteligencia y confirmó las sospechas de que ahí se escondía.

Gómez planeaba cambiar de escondite con sus hombres la madrugada del viernes pasdo y fue detenido sin violencia cuando buscaba ocultarse usando una gorra y una bufanda.

El capo que dijo que "antes que dejarse atrapar, prefería morir", vive ahora en la cárcel de alta seguridad de El Altiplano, donde están recluidos otros traficantes notorios como Joaquín el Chapo Guzmán.

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×