En Tlatlaya 11 fueron fusilados y cinco murieron defendiéndose: peritos

Reportes periciales de la PGR y PGJEM revelaron los pormenores de la muerte de las 22 personas abatidas por militares
Los sucesos ocurrieron el 30 de junio de 2014 en el municipio del Estado de México.
Tlatlaya  Los sucesos ocurrieron el 30 de junio de 2014 en el municipio del Estado de México.
| Otra fuente: CNNMéxico

De las 22 personas que fueron abatidas por elementos del Ejército el 30 junio de 2014, dentro de una bodega en el municipio mexiquense de Tlatlaya, 11 fueron prácticamente fusiladas, otras cinco murieron realizando ‘‘maniobras instintivas de defensa’’ y del resto no se menciona que hubieran disparado contra los militares, revelan peritajes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y de la Procuraduría General de la República (PGR).

De acuerdo con los reportes periciales, algunos militares dispararon a corta distancia a varias de las víctimas y los casquillos de los cartuchos percutidos quedaron a escasos 70 centímetros de los cadáveres, lo que confirmaría las versiones de fusilamiento, señala  un reportaje publicado este martes en el periódico La Jornada, quien tuvo acceso a los documentos.

Los resultados de los peritajes determinaron que las lesiones que provocaron el fallecimiento a las víctimas -cuyos cuerpos fueron marcados con los números 1, 2, 5, 11 y 17- les fueron inferidas ‘‘al momento de realizar maniobras instintivas de defensa’’, sin realizar ninguna otra acción.

Mientras que las víctimas marcadas con los números 3, 8, 9, 10, 12, 15, 16, 18, 19, 20 y 21 prácticamente fueron fusiladas, indican los reportes de la PGR. “Por el tipo y características de las lesiones observadas en el cadáver (…) se determina que éstas le fueron producidas al tener contacto con una superficie de consistencia dura y áspera’’, lo cual podría señalar que fueron colocadas en una pared.

En los documentos que obtuvo diario, también se da cuenta de que las armas de tres víctimas estaban descargadas. Estas tres personas fueron a las que en las primeras investigaciones se les señalaba como participantes en el enfrentamiento con los integrantes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Los estudios forenses también indican que los militares utilizaron en estos hechos un fusil al que le borraron la matrícula y otra arma de la cual no se precisó su origen.

Estas pruebas difieren con la versión que el día de los hechos difundió la Sedena por medio de un comunicado de prensa, en el que justificaba la acción de los militares debido a que ellos fueron agredidos por un grupo de personas armadas que custodiaban una bodega, mismas que al percatarse de la presencia de las tropas abrieron fuego, por lo que el personal castrense repelió dicha agresión.

Los documentos confirmarían la versión que dio el año pasado una de las tres mujeres que sobrevivieron a lo sucedido en la bodega, quien reveló que sólo uno de los hombres fue abatido en enfrentamiento y los demás se entregaron, fueron interrogados y luego privados de la vida.

No hubo "enfrentamiento proporcional"

Asimismo, los peritajes contradicen los señalamientos del procurador mexiquense de Justicia, Alejandro Jaime Gómez Sáchez,  en cuanto a que ‘‘el intercambio de disparos resultó proporcional’’ entre los militares y las víctimas que fueron señaladas como presuntas integrantes de un grupo delictivo.

Los estudios forenses realizados por la PGJEM dan cuenta de que en la parte externa de la bodega se localizaron 41 cartuchos, todos ‘‘del calibre 7.62, de la marca ‘FC’, de latón”, que, según los documentos, corresponden a los disparados por los militares.

Dentro de la bodega donde se encontraban los presuntos delincuentes, los peritos recogieron 16 casquillos, cuatro de ellos calibre 7.62, con la marca ‘FC’ con la que identificaron los cartuchos utilizados por los militares. Otros 12 presuntamente correspondían a las armas que poseían las víctimas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En los cuerpos de los occisos había 60 orificios de entrada. La camioneta que utilizaban los soldados presentaba 20 impactos. En los vehículos estacionados dentro de la bodega, que supuestamente estaban en poder de las víctimas, impactaron 55 tiros. En las paredes de la bodega, 48.

Sin embargo, en toda el área donde se supone que se dio un enfrentamiento, solamente se recogieron 57 cartuchos (fundas de bala), 45 con la marca ‘FC’, 12 con otras leyendas.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×