Caso Ayotzinapa, uno de los más difíciles en que he participado: Torero

El experto en incendios cuestiona que la PGR haya tardado tanto tiempo en pedir ayuda internacional desde el principio de la investigación.
"Murillo Karam aparentemente habría mentido"
Autor: Diana Martínez | Otra fuente: CNNMéxico

Para el perito peruano José Luis Torero, la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, representa uno de los casos más complejos en los que ha participado, debido a que inició su trabajo casi 10 meses después de que ocurrió el hecho.

En entrevista con CNNMéxico, el experto en incendios, que con sus peritajes echó abajo la versión de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre que los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula, Guerrero, criticó que las autoridades no buscaran a peritos internacionales desde el principio y sobre todo a a expertos en incendios.

"Este no es el tipo de casos que uno analiza localmente, es el tipo de casos en el que uno convoca a expertos mundiales para que vengan desde el principio a tratar de manejar el lugar de los hechos, de una manera tal que se pueda encontrar la mayor información para tratar de reconstruir los eventos.

"Desgraciadamente en este caso, el manejo de la escena no se hace por un equipo de investigación de incendios, se hace por un equipo forense general; la investigación de incendios viene después, esta manejada por individuos que tienen experiencia en el campo, pero no son expertos de reconocimiento mundial que ameritan para un caso de esta naturaleza", enfatizó.

Esto, dijo, derivó en que la información que se recopiló ya no permitió reconstruir la escena, sino descartar hipótesis como la incineración de los 43 cuerpos en el basuero de Cocula.

"Lo que la PGR trata de hacer con esa evidencia es reconstruir lo que sucedió en el lugar, cosa (que genera) uno de los grandes errores que un investigador puede cometer, que es especular, por encima de lo que la información le proporciona la evidencia", señaló en entrevista desde Australia, donde es director de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad de Queensland.

 Lee: 8 claves del reporte sobre Ayotzinapa hecho por especialistas de la CIDH 

Trabajo de hace tres meses

Torero, quien ha trabajado en casos como el atentado en las Torres Gemelas en Nueva York y en incendios como el de cárcel de San Miguel, en Chile ocurrido en 2010 y que dejó 81 muertos, señala que hace tres meses comenzó a trabajar en el caso de los estudiantes desaparecidos.

El experto fue buscado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que este domingo presentó su informe del caso, basado, en una parte, en el peritajes de Torero.

Recibió entonces de la PGR peritajes y testimonios con la hipótesis de que los normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula.  

Desde el principio, señaló, sabía que sería un caso difícil, debido a que llegaba   varios meses después de los hechos, a verificar la "verdad histórica" de la PGR y porque tendría que trabajar con evidencia que él no había recolectado.

A pesar de esto, inició su trabajo y determinó científicamente que no es posible que los 43 estudiantes fueran incinerados en este basurero como lo aseguró el ex Procurador, Jesús Murillo Karam.

El dictamen del experto peruano contrasta con las declaraciones de inculpados sobre el tiempo que duró la incineración y la cantidad de combustible que se utilizó,  así como con los peritajes de la PGR.

Recomendamos: ¿Qué pasó con los normalistas? Estas son las versiones de la PGR y la CIDH

El análisis

El 12 de julio, Torero acudió por primera vez a inspeccionar el basurero, y detectó que los habitantes utilizan este lugar para quemar basura, pero no hay evidencias de un incendio de grandes dimensiones.

Gran parte de su análisis, destacó, estuvo basado en las evidencias recopiladas por el Equipo Argentino de Antropología Forense y la información proporcionada por la PGR.

Sobre la posibilidad de que fueran incinerados menos estudiantes en el lugar, Torero consideró que es difícil establecerlo porque los primeros investigadores llegaron un mes después del suceso y no fueron expertos en incendios y sólo se encontraron evidencias de que se quemó basura.

"Hay toda una serie de información accesoria, otros testimonios que ha recolectado la Comisión, hay toda una serie de informacion que evidentemente muestran que en ningún momento nadie declara que se quemaron menos de las 43 personas.

"La cantidad de llantas o basura disponible, hay toda una serie de información circunstancial que nos permite establecer que no hubo realmente una incineración en el basurero de ninguna cantidad de personas, pero al final eso ya escapa de mi competencia técnica.

"(Lo que) yo puedo es decir que 43 personas no pudieron ser incineradas en el basurero de Cocula, con toda la información que ellos han recolectado, incluyendo el análisis que yo hice", subrayó.

Mientras algunos inculpados declararon que tardaron 16 horas en incinerar los cadáveres y utilizaron entre 10 a 15 neumáticos, Torero determinó que esto es imposible, ya que para quemar 43 cuerpos se requieren 30 mil 100 kilos de madera, 13 mil 330 kilos de neumático y esto lleva 60 horas.

"Lo que muestra el análisis del incendio es que una de esas partes de la vegetación y sobre todo de la basura, debió haber sido sometida a un flujo de calor suficiente para generar en el caso de los troncos de la madera, marcas que no desaparecen en el tiempo, y en el caso de la basura, que ésta se encendiera, lo que hubiese propagado el incendio por arriba de la pendiente", detalló el experto.

Lee: La ruta de la cocaína Iguala-Chicago, sin investigar en el caso Ayotzinapa

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×