Un juez libera por falta de pruebas a cuatro militares por caso Tlatlaya

La defensa de los soldados dice que no se encontró una sola prueba de su responsabilidad en la ejecución de civiles; la PGR apelará el fallo
La bodega en Tlatlaya donde murieron 22 personas el 30 de junio de 2014
La bodega en Tlatlaya donde murieron 22 personas el 30 de ju  La bodega en Tlatlaya donde murieron 22 personas el 30 de junio de 2014
(Reuters) -

Un juez mexicano liberó este lunes por falta de pruebas a cuatro de los siete militares acusados de haber ejecutado extrajudicialmente al menos a ocho civiles tras un enfrentamiento con presuntos delincuentes en 2014, informó este lunes Juan Velázquez, abogado de los uniformados.

"El juez decretó el jueves pasado la libertad de cuatro de los siete militares detenidos porque no encontró una sola prueba de su responsabilidad penal" por la ejecución de al menos ocho personas en el municipio de Tlatlaya -una población del Estado de México, a 240 kilómetros de la capital del país-, dijo el abogado.

La Procuraduría General de la República (PGR) interpondrá un recurso de apelación por esta decisión, informó la dependencia federal a través de un comunicado.

"Lo anterior, en razón de que el Ministerio Público de la Federación seguirá aportando los elementos de prueba suficientes para acreditar el cuerpo del delito y la probable o plena responsabilidad de las personas involucradas, según sea el caso, en términos de lo dispuesto por el Código Federal de Procedimientos Penales", indicó la PGR.

El 30 de junio de 2014, el Ejército mexicano informó que 22 presuntos delincuentes, entre ellos una menor de 15 años, habían muerto en un enfrentamiento en una bodega de Tlatlaya.

Después de que una testigo superviviente asegurara que esas personas fueron ejecutadas a sangre fría luego de rendirse, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) concluyó en 2014 que al menos 12 personas fueron ejecutadas extrajudicialmente ese día.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C., que defiende a la testigo Clara Gómez González, recordó este martes que "tres elementos del Ejército Mexicano siguen procesados por homicidio, es decir, por una violación grave a los derechos humanos como es la ejecución arbitraria".

"En otras palabras, el Ejército no ha sido exonerado", dijo en un comunicado.

Un oficial y seis soldados enfrentaron un juicio por su presunta participación en la muerte de ocho personas en Tlatlaya, todos acusados por ejercicio indebido del servicio público y sólo tres de ellos por homicidio calificado.

La "historia de que entraron a la bodega a ejecutar a los civiles es una verdadera mentira que se está cayendo a pedazos", subrayó el abogado defensor de los militares, Juan Velázquez.

Las declaraciones de tres testigos contra los militares son "contradictoras" y "fabricadas" por organizaciones civiles que están detrás de esas tres mujeres que testificaron, señaló.

El abogado consideró que estás organizaciones se han dedicado a "perseguir a los soldados", una práctica que, dijo, se ha convertido en "el deporte popular" en México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque los soldados aún enfrentan un proceso del fuero militar, los cargos que pesan sobre ellos admiten libertad bajo fianza, añadió el abogado.

El caso Tlatlaya se considera uno de los más graves abusos de militares mexicanos contra civiles desde que en 2006 el entonces presidente Felipe Calderón sacara a las calles a los uniformados para combatir el narcotráfico.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×