Niños, los más afectados por el paso de Earl en Puebla

Josué, un menor de siete años, vio el momento en que sus cuatro hermanos fueron arrastrados por una avalancha provocada por la tormenta tropical; en total van 36 muertos en la entidad.
Entierran a sus difuntos  La tormenta tropical Earl provocó la muerte de varias familias completas, entre las víctimas hay varios menores de edad.  (Foto: Alberto Melchor)
Por: ELVIA CRUZ
PUEBLA (Expansión) -

Josué tiene siete años de edad y apenas logra conciliar el sueño desde el domingo pasado.

Una avalancha de tierra mezclado con piedras y árboles completos, arrastró a sus hermanos, primos y tía, quienes murieron en la comunidad de Xaltepec, Puebla, tras el paso de la tormenta tropical Earl.

“Se murieron. Son ocho (…) se ahogaron”, cuenta el menor a Expansión, desde una cancha del Instituto Tecnológico de Huauchinango, el cual fue adecuado como albergue temporal para atender a los más de mil damnificados en la sierra norte de Puebla.

El pequeño, que en su rostro tiene las marcas de los golpes que recibió entre las piedras y ramas esa noche, fue rescatado de entre los escombros por su tío Rufino y sus vecinos.

Albergue
Albergue  Al igual que Josué, varios niños vieron morir a sus familiares y algunos más fueron evacuados junto con sus familias por vivir en zonas de riesgo.  (Foto: Elvia Cruz)

Sus hermanos: Evelyn de un año, Tony de tres, Arely de cinco y Miriam de 10, no corrieron con la misma suerte. Tampoco su tía Lidia y sus hijos. Todos quedaron sepultados o fueron aventados al otro lado del río la noche del sábado 6 de agosto.

Engracia Cruz Crisanto y Guillermo Pérez Santos, padres de Josué, reciben atención médica en un hospital de la región. Ambos permanecen en estado crítico.

“Están muy graves, los golpes que recibieron fueron en la cabeza y gran parte del cuerpo”, contó la profesora María del Carmen Gutiérrez, quien desde el lunes pasado forma parte de un grupo de 10 voluntarias que abandonaron sus vacaciones de verano para cuidar, contar cuentos y enseñar a leer a los hijos de los damnificados.

En su recorrido de este martes en el albergue, el presidente Enrique Peña Nieto se encontró con Josué, quien le pidió apoyo para sus padres que están en el hospital, y poder regresar a su comunidad.

Petición
Petición  Josué tuvo oportunidad de exponer su situación al presidente Enrique Peña Nieto, quien visitó la zona para atender a las personas damnificadas.  (Foto: Presidencia/Cortesía)

Otros menores damnificados se acercaron, y echaron porras y se tomaron fotos con el mandatario federal. Al igual que Josué, en este albergue hay al menos unos 100 niños. Algunos vieron morir a sus padres, otros a sus hermanos, y algunos más, fueron evacuados junto con sus familias por vivir en una zona de riesgo.

Cuatro militares tienen la tarea de entretenerlos para no aburrirse en el albergue. A ratos juegan futbol, ven películas, hacen abdominales, sentadillas o marchan como si fueran de las fuerzas armadas.

Entre el lodo, entierran a las víctimas

La lluvia dio tregua durante el martes, pero en la comunidad de Xaltepec aún huele a tierra mojada. Docenas de marinos y militares buscan más cuerpos y laboran a prisa para sacar la tierra de las casas que quedan.

Rufino Cruz –el tío que rescató a Josué– fue el encargado de dar sepultura a sus familiares. Su hermana y su cuñado ya no se despidieron de sus hijos y sobrinos, pues se debaten entre la vida y la muerte en manos de doctores.

En medio del lodo, piedras y rezos, un grupo de campesinos de la localidad acompañó a los deudos para trasladar los cuerpos al panteón. Sortearon pequeños arroyos y sembradíos hasta llegar a la punta de un cerro en donde está el panteón de la comunidad.

El paso de Earl
El paso de Earl  En medio de piedras y lodo se enterraron a las víctimas de la tormenta tropical en Puebla, que en su mayoría fueron niños.  (Foto: Alberto Melchor)

Más de media hora caminaron para poder enterrar a las víctimas, en su mayoría en cajas de color blanco por tratarse de menores de edad.

Josué tampoco pudo participar en el cortejo fúnebre de sus hermanos, prefirieron dejarlo en el albergue hasta que existan condiciones para regresar al pueblo.

Durante el martes, fueron sepultadas al menos 10 personas, nueve en Xaltepec y uno en el municipio de Tlaola, otro de los municipios afectados por Earl.

Hasta la madrugada de este miércoles, el gobernador del estado Rafael Moreno Valle mantuvo en 36 el número de muertos.

En su visita a Huauchinango durante el martes, el presidente Peña Nieto informó en un balance preliminar, que 300 viviendas resultaron con daños totales y parciales en Puebla. Debido a que se ubican en una zona de alto riesgo, pidió a los damnificados ya no regresar a ellas.

Despiden a las víctimas
Despiden a las víctimas  La tarde de este martes fueron sepultadas 10 personas, nueve en Xaltepec y uno en el municipio de Tlaola, otro de los municipios afectados por Earl.  (Foto: Salvador Cruz)

Recomendamos: El devastador paso de Earl arrasa con familias enteras en Puebla.

Ahora ve
Donald Trump otorga su primer perdón presidencial… a un pavo
No te pierdas
×