Peña Nieto prefiere un fiscal general que se quede seis años en el cargo

El presidente se declaró en contra de que el titular de la futura Fiscalía General de la República dure nueve años en el cargo, como se estableció en la reforma política.
Recta final  El 1 de diciembre próximo, Peña Nieto inicia el último año de su gobierno.  (Foto: Cuartoscuro)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Ningún funcionario ha durado más de dos años y medio al frente de la Procuraduría General de la República en el actual gobierno.

En medio del debate sobre la estructura de la futura Fiscalía General de la República (FGR) y de quién será su titular, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que él está a favor de que el fiscal permanezca en el cargo seis años, en lugar de los nueve que estableció la reforma político-electoral de 2014.

“Yo estaba más a favor del modelo que teníamos en el pasado, sí mejorado, pero dejando que el procurador fuera de un ciclo de orden sexenal, en línea con el presidente en turno”, dijo Peña Nieto a pregunta expresa de Expansión sobre el tema, durante una reunión a puerta cerrada celebrada el martes pasado con académicos, periodistas y directivos de medios.

En esta administración, la dependencia ha tenido tres titulares: Jesús Murillo Karam, en cuya administración le tocó atender el tema de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa; Arely Gómez quien enfrentó la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán y Raúl Cervantes, quien salió en medio del debate de la creación de la FGR.

El nacimiento de la FGR en sustitución de la actual Procuraduría General de la República (PGR) fue uno de los puntos incluidos en esa serie de cambios a la Constitución, que a su vez formaron parte de las reformas que el gobierno de Peña Nieto, el PRI, el PAN y el PRD acordaron impulsar como parte del Pacto por México.

Dentro de la negociación de la reforma político-electoral, los partidos determinaron que la FGR sea una institución autónoma y que su fiscal sea transexenal, con el fin de evitar que su duración en el puesto dependiera de una administración. En su momento, el PRI votó a favor de lo anterior, pero este martes el presidente dio a conocer sus reservas con este tema.

Las declaraciones de Peña Nieto se produjeron apenas un día después de la renuncia de Raúl Cervantes a la PGR. Cervantes dejó el cargo luego de constantes críticas de la oposición y de organizaciones civiles ante la posibilidad de que él se convirtiera el primer fiscal general, debido a su militancia priista y a su cercanía con el grupo político del jefe del Poder Ejecutivo.

Lee: El futuro de la Fiscalía General y de su titular, en manos del Congreso

Cuestionado al respecto, el presidente insistió en que nunca buscó tener a una persona cercana a su equipo al frente de la FGR.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“No existe interés en dejar fiscal a modo. No quiero que el presidente pueda ser señalado por dejar un fiscal afín”, dijo Peña Nieto, y llamó a que la designación de quien sea el primer fiscal general se dé en “un proceso abierto” en el Congreso.

Organizaciones civiles y académicos exigen que, antes de que se defina a quien ocupará este asiento, se lleven a cabo reformas legales para garantizar que la FGR sea una institución autónoma en la investigación y persecución de delitos.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×