Bananeros piden aranceles menores a UE

Los exportadores de América Latina unieron fuerzas para que Europa elimine las tarifas a la fru en julio negociadores europeos acordaron reducir el pago para evitar otra ‘guerra de las banana
BRUSELAS (CNN) -

Los principales exportadores latinoamericanos de banano unieron fuerzas para presionar a la Unión Europea (UE) con el fin de que elimine los aranceles de importación de la fruta, reclamando que el más reciente recorte propuesto por el bloque no es suficiente.

En julio, los negociadores de la UE ofrecieron reducir los aranceles de importación para el banano latinoamericano como una vía para calmar a países como Panamá y Ecuador y persuadirlos para que desistan de sus reclamos comerciales internacionales.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo a cargo de negociar los asuntos de comercio exterior a nombre del bloque de 27 naciones, enfrenta al menos tres reclamos legales debido a su régimen bananero con América Latina, así como con Estados Unidos.

En busca de evitar otra "guerra de las bananas", la Comisión propuso opciones para recortar el arancel, una contempla un arancel simple de 176 euros la tonelada (248.60 dólares) que los exportadores latinoamericanos dicen es demasiado alto y discriminatorio.

El arancel simple fue el acuerdo alcanzado en la Organización Mundial de Comercio (OMC) para poner fin a la "guerra de las bananas" de la década de 1990, que Europa perdió frente a Estados Unidos y Ecuador. El mismo reemplazó un complejo sistema de cuotas y aranceles.

Bajo la propuesta que la Comisión presentó en julio, el arancel del bloque -que entró en vigor en enero del 2006- sería reducido progresivamente a una "zona de aterrizaje" de unos 123 euros en un período de cinco años.

Para los productores de América Latina, el lapso de transición para tal recorte es demasiado prolongado y el arancel final aún sería muy alto.

Seis gobiernos latinoamericanos -Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá- recientemente firmaron una declaración para demandar un primer recorte a más tardar el 1 de enero del 2008.

"Declaramos que (...) el primer recorte ubicará el arancel muy por debajo de (...) los 123 euros por tonelada propuestos por la Comisión", precisó la declaración.

"La reducción del arancel del último año llevará al mismo a un nivel sustancialmente menor que el arancel 'final' de 123 euros propuesto por la Comisión", agregó. Cualquier tarifa por encima de los 75 euros afectaría los intereses de los suplidores latinoamericanos, sostuvo.

Ahora ve
No te pierdas