Y ahora ¿a dónde vuela Aeroméxico?

Más rutas foráneas, tarifas más competitivas, reemplazo de aviones y ahorros laborales serán el el nuevo presidente de la compañía quiere que la firma sea rentable en un plazo de 18 meses.
Para Aeroméxico los vuelos internacionales son más rentables
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La ‘nueva’ Aeroméxico buscará levantar el vuelo al ampliar sus rutas internacionales, transformar su flota, modificar la relación con sus trabajadores, y reorientar su aerolínea regional para que en un plazo de 18 meses todo el consorcio logre ser rentable.

“Buscamos ser flexibles, mejorar eficiencias que se reflejen en tarifas que beneficien al pasajero”, dijo el nuevo presidente de la compañía, José Luis Barraza quien sonriente conversó sobre la estrategia de negocios que seguirá la mayor aerolínea del país, que fue subastada el miércoles en un proceso sin precedentes en México.

El nuevo presidente de la compañía explicó que la aerolínea abrirá en los próximos meses 10 nuevas rutas internacionales a Sudamérica, Europa y Estados Unidos.

“Definitivamente el crecimiento de Aeroméxico va por el mercado internacional, mucho más que el local; el internacional está menos competido y las rutas son más rentables”, destacó Barraza.

La línea aérea, por la cual Banamex y 14 empresarios pagaron 249.1 millones de dólares (mdd), continuará con la alianza Sky Team, en la que participan 13 aerolíneas internacionales, además de buscar nuevas asociaciones con otras líneas aéreas.

En las rutas nacionales se buscará ampliar frecuencias y crear centros de distribución, es decir, que desde aeropuertos como el de Cancún o Monterrey se crearán nuevas rutas de la compañía a destinos internacionales y nacionales.

Además, pretende modificar el concepto de Aerolitoral para que de una aerolínea regional sea un medio que alimente de pasajeros a Aeroméxico, al tiempo de aprovechar el mercado de viajeros de negocios.

Banamex ha identificado 25 nuevas rutas nacionales e internacionales que son rentables y que permitirán aumentar las horas de vuelo para revertir las pérdidas, mientras que en cuatro años pretende sustituir 29 aeronaves para reducir sus costos de mantenimiento, operación y combustible.

“Llevamos más de un año preparando el plan de negocios, no estamos improvisando”, aseguró Barraza, quien confirmó que Andrés Conesa permanecerá como director de Aeroméxico.

La nueva administración impulsará el negocio de carga que hoy representa menos del 2% de las ventas, y espera que este segmento de negocio suba tres puntos porcentuales en un año.

Consorcio Aeroméxico está integrado por seis subsidiarias, la línea aérea nacional e internacional; AeroLitoral, línea aérea regional; Aeromexpress cargo, transportación de carga; SEAT (coinversión con Mexicana), servicios terrestres; Alas de América, centro de capacitación; y Sabre, servicios y reservaciones.

Costos laborales

En Aeroméxico entrará en vigor un nuevo acuerdo laboral con las Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) con el que se reducen sueldos fijos por alrededor de 16%, aumenta la jornada de vuelo, y habrá modificaciones en los bonos de productividad, lo que le podría generar ahorros por 50 mdd en el primer año.

“Ellos están conscientes de que pueden mejorar las condiciones financieras de la empresa por esa vía”, indico Barraza en entrevista con CNNExpansión.com.

El acuerdo con los pilotos incluye una participación de 4% de las acciones y un asiento en el Consejo de Administración.

Los nuevos accionistas buscarán negociar acuerdos con los sindicatos de sobrecargos y personal de tierra utilizando las facultades legales que logró su rival Mexicana al modificar el contrato colectivo, con lo que alcanzarían ahorros por 20 mdd anuales.

Aeroméxico arrastra además una deuda bancaria por 220 mdd que será reestructurada, y tiene adicionalmente pasivos por el arrendamiento de aviones equivalentes a los 1,000 mdd.

Nubarrones

Sobre la compra de Aeroméxico pesa un aro de duda generado por las acusaciones de supuestas irregularidades y poca transparencia en el proceso de venta externadas por el empresario Moisés Saba, el otro oferente que perdió la carrera por Aeroméxico.

Sin embargo, para Banamex y sus 14 socios, el proceso fue legal, congruente, y benéfico para los contribuyentes ya que el Gobierno mexicano mantenía el 62% de la compañía.

“Este proceso ha sido único, las reglas se pusieron para todos, todos sabíamos nuestros derechos (…) de ahí en adelante todo lo demás es historia”, afirmó Barraza.

Al respecto, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) aseguró que en ciertos momentos pidió información complementaria a los dos postores.

“El proceso no estuvo viciado, lo cierto es también que, ante un proceso inédito como este, siempre se puede aprender o mejorar”, dijo Miguel Angel Garza, vocero de la CNBV.

Para la compra de Consorcio Aeroméxico se formó un fideicomiso integrado por 14 empresarios que cada uno tiene una parte del 51% de la compañía, y Banamex, filial del estadounidense Citigroup, con el 49% restante.

Ahora ve
No te pierdas