Mexicana, como gato boca arriba

La aerolínea evalúa las medidas legales contra quienes le impidieron enajenar Aeroméxico; denuncia irregularidades de la CFC y de la CNBV en el proceso de subasta.
Mexicana prevé que a largo plazo habrá una sola línea aérea  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Grupo Mexicana anunció que se reserva el derecho de utilizar medidas legales en contra de quienes le prohibieron participar en el proceso de venta de Aeroméxico, el cual ganó, en subasta, el grupo de 14 empresarios encabezados por Banamex.

“Claramente no estamos a gusto con el proceso, sentimos que no se nos dio una oportunidad real”, dijo este lunes Manuel Borja, director de Mexicana.

Para la segunda aerolínea del país, que ofreció pagar 245 millones de dólares (mdd) por Aeroméxico, el proceso de venta de su competencia presentó deficiencias.

Fue excluyente porque la Comisión Federal de Competencia (CFC), hasta le fecha, no le ha notificado oficialmente a Mexicana las razones del porqué le prohibió participar en el inédito proceso de venta de Aeroméxico por el que Banamex pagó 249.1 mdd.

Borja aseguró que una vez tomada la decisión, la CFC tenía cinco días hábiles para notificarles los argumentos, ya pasaron siete días hábiles desde el 11 de octubre, fecha en la que la autoridad antimonopolio fijo su postura.

Sin embargo, la CFC asegura que el plazo para la notificación vence el 16 de noviembre.

La autoridad antimonopolio consideró que una fusión entre Mexicana y Aeroméxico tendría la capacidad de desplazar a competidores y sería perjudicial para los consumidores, informó la autoridad antimonopolio en un comunicado de prensa emitido hace más de una semana.

“Nosotros sentimos que hubo violaciones, en su momento valoraremos si vale la pena, si son hechos de personas vamos con la Función Pública si son de las instituciones, tenemos muchas alternativas”, dijo Borja en entrevista con CNNExpansión.com.

El proceso de subasta a través de la Bolsa Mexicana de Valores fue calificado por Borja como “irregular”, ya que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) no exigió la ampliación del plazo de las ofertas en los términos de la ley.

“Se ve que querían acelerarlo, la ley dice que si hay una modificación relevante se tienen que ampliar los plazos, lo que vimos es que el aumento de las ofertas es relevante, debieron de haber extendido los plazos”, destacó, Borja.

Tan sólo el 16 de octubre, un día antes del cierre de la operación que vencía a las 16:00 horas, Banamex elevó su oferta en dos ocasiones un 20%.

En diversos medios de comunicación se comentó que Grupo Mexicana pretendía entorpecer y retrasar el proceso al solicitar una reconsideración de la CFC lo que obstaculizaría la venta de la compañía perteneciente en más del 62% al Gobierno mexicano, Borja aseguró que el diseño de la oferta y el proceso le costó entre 2 a 2.5 millones de dólares.

“Como para empantanar un proceso es un poco carito, ¿no?”, dijo Borja tras rechazar las versiones.

En el proceso de venta de Aeroméxico participaron tres posturas: la de Mexicana, que carecía del aval del organismo antimonopolio, la de los empresarios Moisés y Alberto Saba, y la de Banamex y sus socios, quienes finalmente ganaron la carrera.

Desde el 22 de agosto en que se presentó la primera oferta de los Saba, hasta el 17 de octubre, estos tres grupos presentaron 16 posturas; la puja culminó el miércoles de la semana pasada cuando Banamex presentó la postura más alta antes de las 16:00 horas y pagó 249.1 millones de dólares por la aerolínea.

Ahora ve
No te pierdas