Taco Bell ¿podrá vender tacos en México?

La firma se prepara para ingresar al mercado con alimentos inspirados en la cocina mexicana; ''es como llevar hielo al Ártico'', se quejó el cronista de la cultura popular Carlos Monsiváis
Taco Bell espera llegar a tener 300 restaurantes en México.  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

Quince años después de irse del país, Taco Bell se lanza nuevamente a la conquista de México, donde intentará venderle a los mexicanos comidas estadounidenses inspiradas por la cocina mexicana.

Los defensores de la cultura mexicana opinan que el regreso de esta cadena de restaurantes de comida tex-mex representa una nueva afrenta a una sociedad que ya se encuentra invadida por cadenas estadounidenses de alimentos como Starbucks, Subway, Dunkin Donuts y Kentucky Fried Chicken.

''Es como llevar hielo al Ártico'', se quejó el cronista de la cultura popular Carlos Monsiváis.

La estrategia comercial de la empresa -''Taco Bell es otra cosa''- busca evitar toda comparación con las tradicionales taquerías de México, que venden las tortillas de maíz suaves y rellenas con una cantidad inimaginable de alimentos, desde carne enchilada hasta hongos, pasando por vísceras de res, carne de cerdo, de pollo, queso y mil y una combinaciones de guisos.

Taco Bell se hizo de un renombre promoviendo un menú para estadounidenses como si fuera algo salido directamente de México. Sin embargo, no podrá hacer lo mismo al sur de la frontera.

En México, la empresa se presentará como una cadena de restaurantes de comida rápida más estadounidense que mexicana, al ofrecer patatas fritas, algunas cubiertas con queso, crema, carne molida y tomates en su primer restaurante, que abrirá en la norteña ciudad de Monterrey.

Además de las papas fritas y las ventas de helado de máquina, ''nuestro menú viene casi directamente del que tenemos en Estados Unidos'', señaló el director gerente de Taco Bell en México, Steven Pepper.

Algunos de los nombres fueron cambiados: las costras duras de maíz en forma de U que pasan por ''tacos'' en Estados Unidos se llamarán ''tacostadas'', en un juego de palabras que integra a ''taco'' y ''tostada'', aunque para los mexicanos, una tostada también es una tortilla de maíz plana y frita o resecada al calor de las brasas a la que se le colocan alimentos encima, como si se tratara de un plato.

Los tacos ocupan un lugar de honor en la cocina nacional. Los mexicanos los comen en todos lados, a cualquier hora del día, y los compran de vendedores callejeros y hasta en elegantes taquerías para concluir una noche de fiesta.

Taco Bell insiste en que no quiere hacerse pasar por una cadena de comidas mexicanas.

''Basta una sola mirada para darse cuenta de que Taco Bell no es una taquería, es una nueva alternativa de comida rápida que no pretende ser comida mexicana'', indicó la empresa en un anuncio de media página publicada en algunos diarios mexicanos.

Sin embargo, aún ofrece un mensaje ambiguo para mexicanos como Marco Fragoso, un oficinista de 39 años que almuerza en una taquería tradicional en la capital mexicana, porque la cadena estadounidense aún utiliza algunos nombres tradicionales de productos mexicanos como burritos, gorditas y chalupos.

''Es una tostada doblada a la mitad, no es un taco... es muy feo'', indicó Fragoso.

Taco Bell ya sufrió un fracaso tras un lanzamiento muy publicitado en la capital mexicana en 1992, cuando abrió algunos espacios junto a los restaurantes KFC. Ahora, tanto KFC como Pizza Hut pertenecen a la empresa Yum! Brands Inc., dueña también de Taco Bell.

Sin embargo, los mexicanos estaban menos familiarizados con las cadenas extranjeras en esa época y la economía estaba al borde de una crisis. El Tratado de Libre Comercio de Norteamérica aún no había sido suscrito y los restaurantes fueron cerrados en menos de dos años.

Desde entonces, gracias al libre comercio y a la creciente circulación de personas de un país a otro, las marcas estadounidenses se han expandido en México, con lo cual han influido todo, desde cómo se viste la gente hasta cómo se habla.

McDonald's, por ejemplo, ha modificado su menú de desayunos para ofrecer huevos ''a la mexicana'' y entrega incluso pequeños paquetes de salsa de jalapeño con sus hamburguesas.

En contraste, Taco Bell aconseja a sus clientes sobre sus platillos que son ''spicy'', en vez de utilizar ''picante'', en español.

''Taco Bell quiere aprovechar la idea de que si viene de los Estados Unidos sabe mejor, que un país que ha aceptado la influencia estadounidense está dispuesto a modificar platos que son pilares de su cocina ... como el taco'', sostuvo Monsiváis. ''La idea es absurda, pero, dado que es tan absurda, tal vez tenga éxito entre los sitios de la burguesía''.

Cadenas estadounidenses como KFC y Chili's Grill & Bar son muy populares en México. También ha tenido gran éxito Starbucks, que abrió 150 locales en cinco años, mayormente en barrios de gente acaudalada.

Taco Bell le apunta a gente de clase media.

Arrancará con un par de negocios, abrirá entre ocho y 10 en el 2008 y espera llegar a tener 300 restaurantes en México, según el director de la operación mexicana Javier Rancano. Los primeros restaurantes serán propiedad de la empresa, y más adelante ofrecerán concesiones.

Taco Bell tiene 5,800 restaurantes en Estados Unidos y 278 en el exterior. La incursión inicial en México será modesta, pero confía en que un país de 107 millones de habitantes, con una enorme población joven, le tome el gusto a sus productos.

 

Ahora ve
No te pierdas