La nueva era de Time Warner

El ascenso de Jeff Bewkes en reemplazo de Parsons ya es oficial, ¿cuáles serán sus estrategias? necesita subir el precio de las acciones, que están abajo del valor que tenían cuando Parsons l
Jeff Bewkes será el nuevo CEO de Time Warner.
Richard Siklos
NUEVA YORK -

Richard Parsons anunció este lunes su dimisión como presidente ejecutivo (CEO, por sus siglas en inglés) de Time Warner, la empresa de medios de comunicación más grande del mundo. Los días precedentes al anuncio transcurrieron entre viajes a Londres y Nueva Delhi, con la imagen que el directivo proyectaba siempre: tranquilo, con sentido del humor, imperturbable y preparado para todo.

Es preciso decir que la sustitución de Parsons por Jeff Bewkes fue el secreto más público del mundo de los medios. El titánico conglomerado de medios Time Warner anunció este martes que Bewkes iniciará sus funciones como CEO el primero de enero, mientras que Parsons permanecerá como presidente del directorio.

La gran pregunta que surge es qué pasos tomará Bewkes para sacudir el precio de las acciones de Time Warner, que se encuentra justo por debajo del valor que tenían cuando Parsons se hizo cargo de la dirección en mayo del 2002.

La respuesta a esa interrogante no es evidente, aún considerando que Bewkes irrumpió como sucesor de Parsons desde hace dos años, luego de que Carl Icahn entrara a la compañía. Los dos hombres han hecho mucho desde entonces, realizaron una serie de movimientos estratégicos que incluyeron una readquisición masiva de acciones, una oferta pública de su negocio de televisión por cable, la venta de una gran cantidad de publicaciones propiedad de Time Inc. y, más drásticamente, rediseñar el plan de negocios para AOL y luego reemplazar a su presidente y CEO.

La decisión más obvia que Bewkes tomaría sería la de acelerar la separación de Time Warner –siguiendo el ejemplo de Viacom y CBS, o el plan de Barry Diller de dividir IAC/Interactive Corp en cinco negocios independientes que coticen en bolsa. Hay dos cuestiones que se presentan aquí: una es el hecho de que hay poca evidencia de que estas divisiones hayan servido a otras empresas mediáticas para crear valor al accionista. El otro punto es que las dos empresas que han destacado en la bolsa en los últimos cinco años son Disney y News Corporation, y la ingeniería financiera no ha sido parte de su estrategia corporativa, mientras que los acuerdos con el mundillo digital sí han estado en primera línea -Pixar y MySpace respectivamente-.

Mucho antes de que se supiera el precio que la participación tendría en el 2007, Parsons ya había decidido hacerse a un lado porque creía que Bewkes merecía la oportunidad de dirigir el imperio, después de todo, el nuevo CEO es sólo 4 años más joven que el saliente.

Uno de los rubros donde Bewkes tomará distancia de Parsons es en los costos corporativos –los empleados en la sede central Time Warner se duplicaron llegando a 700 luego de que la empresa se vendiera a America Online en el 2000. No parece mucho personal para una compañía que maneja más de 90 mil trabajadores, pero es casi seguro que Bewkes querrá reducir los 400 millones de dólares al año que la empresa disipa en gastos generales.

Habrá una sensación de continuidad en Time Warner. Parsons es visto como un consumado político corporativo (estudió leyes y al inicio de su carrera trabajó como asesor de la familia Rockefeller) que caía bien. Beweks, por otro lado, comparte el sentido del humor de su predecesor y es la personificación de la serenidad empresarial: guapo, bien educado (egresado de Deerfield, universitario de Yale y graduado de la Escuela de Negocios de Stanford) y con la apariencia de necesitar poco sueño y comida para subsistir. Para Parsons, la designación de Bewkes es la culminación de su legado como aquél que estabilizó la compañía luego de la debacle AOL, la mantuvo a flote y, en muchos aspectos, la reorganizó -vendiendo en negocio de Warner Music y comprando los sistemas de cable Adelphia-.

Parsons será recordado como un ejecutivo que veló por la empresa. En una reciente entrevista, se manifestó muy frustrado por el precio de las acciones. “Jeff es, sencillamente, la mejor persona que pudiera imaginar para dirigir Time Warner. Es un líder con extraordinaria inteligencia, integridad, energía e ingenio empresarial. Es un hombre realmente honrado, con sentido del humor y un gran sentido de humanidad ” afirmó Parsons en un correo electrónico dirigido a los empleados. 

Mucho se ha especulado sobre su vida después de Time Warner, imaginándolo como servidor público, quizá como alcalde de Nueva York o como Secretario de Educación luego de la elección presidencial del 2008.

Quizá, pero Parsons podría continuar su trabajo como CEO: antes de unirse a Time Warner como su presidente en 1995, Parsons fungió exitosamente como CEO de la entidad bancaria Dime Savings Bank. La lista de empresas financieras que quieren tener a un hombre como Parsons en sus filas crece continuamente (ya ayuda, incluso, a Citigroup a buscar un nuevo CEO).

Bewkes, por su lado, tendrá qué demostrar qué tipo de CEO será. Aunque dirigió el negocio de la televisión de paga HBO, no se sabe bien cuál será su plan o de quién se rodeará en la empresa. Bewkes sólo nombrará a un nuevo director financiero, pero no piensa nombrar a un subdirector, mantendrá el título de presidente. No hay predicciones que podamos hacer.

 

Ahora ve
No te pierdas