Autos chinos ponen a temblar a industria

El sector y los distribuidores de vehículos en México aceptan la competencia, pero son cautelos los fabricantes locales de autopartes buscan ser proveedores de Grupo Salinas Motors y FAW.
FAW es el primer auto chino que se vende en México. (Cortesí
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La llegada de autos fabricados en China es un parteaguas para la industria automotriz mexicana. Algunos la ven con recelo y otros quieren participar en ella.

Grupo Salinas Motors (GSM) informó que inició la importación de dos modelos de autos del fabricante chino First Automotive Works (FAW) para atacar al segmento de bajos ingresos a quienes les ofrecerá créditos para la adquisición de esto vehículos.

“Representa una competencia muy fuerte para vehículos subcompactos, su fortaleza será el otorgar créditos (…) la Secretaría de Economía debe aplicar la norma de calidad”, dijo José Gómez, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

GSM ofrecerá los vehículos con valor de contado desde 69,000 pesos y con pagos desde 350 pesos semanales que incluyen seguro y mantenimiento.

El acuerdo automotriz permite a GSM importar 5,000 vehículos FAW al año, cupo que aumentará conforme avancen las inversiones en la planta que la empresa de Ricardo Salinas Pliego instalará en Morelia, Michoacán, con una inversión de 150 millones de dólares (mdd) para armar al menos 50,000 unidades anuales a partir de 2010.

GSM ha manifestado su interés por tener proveedores nacionales para la fabricación de los vehículos que pretende vender no sólo en México sino en Sudamérica.

Los productores de autopartes dan la bienvenida a cualquier inversión e incluso se ofrecen para ser proveedores, pero demandan a la Secretaría de Economía que cumplan los planes de inversión establecidos en el Decreto Automotriz.

“Me preocupa que el gobierno, y hay experiencias en el pasado, otorgue por adelantado cupos y luego las inversiones no sean del tamaño o con las características que se anunciaron inicialmente”, dijo Ramón Suárez, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

De mantener un contenido nacional de al menos 15% en los vehículos chinos, la industria de autopartes mexicana tendría un mercado de al menos 47.4 mdd anuales. Las ventas internas totales del sector alcanzan actualmente los 7,500 mdd.

Los autos de GSM se enfrentan a un mercado en declive este año, por el incremento en la importación de camionetas utilitarias de Estados Unidos y una baja de 19% en el consumo de subcompactos, sin embargo, las armadoras afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) prevén un nicho de mercado diferente al que atacan actualmente.

“Si es un proyecto serio (el de GSM y FAW) de inversión y normas internacionales, y con el consumidor mexicano, será bienvenido”, dijo César Flores, presidente de la AMIA.

Ésta no es la primera incursión de la armadora china en México, el año pasado en una asociación con empresarios mexicanos, creó la firma Gian Motors que inició la producción e importación de camiones ligeros en su planta de Ciudad Sahagún, Hidalgo, donde se encontraba la factoría de la desaparecida armadora DINA.

Ahora ve
No te pierdas