Sonda de Campeche bajo control

Petróleos Mexicanos anunció el domingo que concluyó la segunda fase de reparaciones en la fuga; la plataforma Usumacinta se mantuvo en crisis desde el accidente acaecido el 23 de octubre.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Técnicos y trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) lograron el control definitivo y la cementación del pozo Kab-121, en la Sonda de Campeche, dentro del plazo establecido en el programa de control.

En un comunicado la paraestatal recordó que el 4 de diciembre pasado concluyó la primera etapa del programa diseñado para controlar el pozo Kab-121, luego del accidente ocurrido el 23 de octubre pasado con la plataforma Usumacinta.

La primera etapa consistió en remover diversas partes de la plataforma dañada (torre y piso de perforación y el puente que unía la plataforma Usumacinta con la plataforma Sea Pony) que impedían el acceso al pozo dañado y limitaban las posibilidades de maniobra en el área.

Concluidas esas acciones se procedió con la segunda etapa del programa para controlar el pozo, que consistió en construir un piso auxiliar de la plataforma Kab-101 e instalar, mediante grúa, el piso auxiliar en ésta desde donde se realizaron complejas maniobras.

También en trasladar nuevo juego de válvulas al área; cortar y retirar, mediante grúa, las válvulas dañadas; y colocar, mediante grúa, el nuevo juego de válvulas, precisó la empresa paraestatal.

Después de complicadas maniobras, indicó, trabajadores de Pemex lograron, utilizando la grúa del barco Titán II, colocar exitosamente el conjunto de válvulas sobre el cabezal del pozo Kab-121, tarea que requirió de absoluta precisión y de alta capacidad técnica.

Una vez instalado ese juego de válvulas, señaló, se hicieron las pruebas en las líneas especiales de descarga, así como en el equipo que bombea los fluidos que redujeron la presión del pozo Kab-121, confirmando el cierre definitivo de la fuga.

De inmediato se procedió a taponar el pozo por medio de la inyección de cemento.

La paraestatal agregó que el control del pozo se logró sin lesión alguna para los trabajadores, a pesar de las condiciones de riesgo prevalecientes durante todo el proceso.

Como medida preventiva, Pemex informó que seguirá realizando sobrevuelos diarios en la zona de la plataforma y por las costas de Campeche y Tabasco para detectar y, en su caso remediar, posibles residuos del derrame, al tiempo que mantendrá el monitoreo del derrame de crudo mediante el sistema satelital.

Apuntó que el último reporte indica que no existió arribazón de hidrocarburos a las playas durante las últimas semanas.

Además, durante el tiempo que el pozo estuvo encendido, no existió derrame de hidrocarburo.

"En todo caso, y una vez que ha sido controlado definitivamente el derrame, corresponderá a las autoridades medio ambientales federales y locales realizar la inspección y evaluación definitiva de la situación que prevalece en la zona".

Anotó que las investigaciones para determinar las causas-raíz del accidente están en curso por las distintas autoridades gubernamentales competentes, por la empresa Batelle y la Dirección Corporativa de Operaciones de Pemex, así como por la Comisión Independiente presidida por Mario Molina, Premio Nobel de Química.

Petróleos Mexicanos reiteró su pesar por la pérdida de 22 trabajadores y reconoció el apoyo de diversas autoridades para enfrentar este lamentable accidente.

 

Ahora ve
No te pierdas