¿Bonanza para fabricantes de implantes?

Motor Corp. es la única fábrica de implantes de silicona en EU y al día producen 2,100; donde unas 250,000 mujeres sesometen a la operación al año.
IRVING, Texas (AP) -

En algunos sectores de la fábrica, uno se siente como si estuviera en una impecable cocina industrial. Los trabajadores están cubiertos desde la cabeza hasta los pies con unos trajes de protección. A su lado, en bandejas de acero inoxidable, reposan una sobre otra objetos de varios tamaños y formas, parecidos a la masa de una pizza.

La empresa Mentor Corp. tiene sus operaciones globales de producción aquí, en esta fábrica de 13,050 metros cuadrados que es la única instalación en todo Estados Unidos que produce implantes de seno.

La reciente aprobación del gobierno de los implantes de gel-silicona ha tenido repercusiones profundas en Texas. Todos los implantes fabricados en Estados Unidos tienen su punto de partida aquí, el punto inicial de los casi 250,000 aumentos de seno que se practican en Estados Unidos al año.

Lo que están haciendo los trabajadores aquí afectará a cientos de miles de mujeres al año.

Una combinación de trabajadores, máquinas y robots producen alrededor de 2,100 implantes de solución salina al día y más de medio millón en un año, mediante un proceso que Mentor protege como su fueran los códigos de una plataforma de lanzamiento de misiles nucleares. Los implantes tienen diferentes tamaños y dos formas: redondos y ovalados.

La empresa está situada en un polígono industrial cerca del aeropuerto internacional de Dallas/Fort Worth. Pero la compañía, con base en California, prohíbe que se tomen fotografías en la mayor parte de sus instalaciones y se negaron a dar el nombre de algunos de sus empleados por miedo a que sus rivales trataran de ponerse en contacto con ellos.

La reticencia, o prudencia, se debe a que los productores de implantes están ante una mina de oro tras la aprobación dada en noviembre por el Departamento de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés). El otro productor en Estados Unidos es Allergan, con sede en California, pero sus fábricas están en el extranjero.

En una conferencia con los accionistas y analistas de Mentor, su director y presidente ejecutivo, Josh Levine, dijo que la aprobación era un ''momento histórico''.

Cuando los implantes de silicona fueron prohibidos en 1992, los salinos se convirtieron en la única opción para las mujeres. La única alternativa para éstas era si aceptaban ser parte de un estudio clínico o si se estaban sometiendo a una reconstrucción de pecho. Bajo la nueva reglamentación, la FDA permite a las mujeres mayores de 21 años o más elegir el tipo de silicona que quieran.

El año pasado casi 300,000 pacientes se sometieron a la cirugía, indica la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos. Los expertos de la industria dicen que las mujeres en el mundo escogen la silicona sobre la salina del 80% a 90% de las veces.

La razón es sencilla: ''La silicona parece más natural y se siente más natural, sólo por eso'', dijo el médico Robert Schwartz, un cirujano plástico de Dallas. ''Pero eso significa mucho''.

Schwartz apunto que observa un número cada vez mayor de dos tipos de paciente: las mujeres con implantes salinos que quieren cambiarse a la silicona y las que estaban esperando la aprobación federal.

Explicó que no se han disparado las operaciones desde entonces, pero admitió que han aumentado las llamadas y el pedido de citas para hacerlas.

Holly Brooks comenta que su primer implante fue salino y ''se veían falsas, y me sentía horrible, era como un globo lleno de agua'', dijo. Se cambió a los de silicona y opinó que muchas otras mujeres harán lo mismo.

Mentor pronostica que un 40% de las mujeres estadounidenses querrán los implantes de silicona, por lo que ya ha hecho cálculos de contabilidad para el 2007. Con la silicona, señaló la empresa, Mentor podría ganar el doble en base a cada implante.

Un par de implantes salinos cuestan entre 800 y 900 dólares, y los de silicona el doble. La cirugía con los primeros suele ir de los 5,000 a los 7,000 dólares, y 8,000 por los de silicona, señaló Schwartz.

Ahora ve
No te pierdas