Las explicaciones de Slim

Carlos Slim dedicó cuatro horas a explicar el origen de su grupo empresarial y su fortuna.
Alberto Bello
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La mano del presidente Carlos Salinas de Gortari en la privatización de Telmex, el precio alto o bajo pagado por la compañía, las tarifas supuestamente altas o la relación con Televisa fueron los temas que el empresario Carlos Slim quiso zanjar de una vez por todas en una conferencia de prensa de cuatro horas de duración ante un centenar periodistas, con menú de Sanborn´s, su cadena de restaurantes, de por medio.

“Pregunten lo que quieran”, invitó el empresario, que según la revista Forbes ocupa el tercer lugar entre los millonarios del mundo, con una fortuna de 49,000 millones de dólares.

El crecimiento del patrimonio de Slim en un 63% en 2006 despertó una actividad de comunicación poco frecuente  en el grupo empresarial mayor de Latinoamérica. El holding familiar participa en banca (Grupo Inbursa), industria y servicios, (Grupo Carso), infraestructura y energía (Ideal y Cicsa) y telecomunicaciones (Telmex y América Móvil). Fuentes de la empresa negaron que la rueda de prensa respondiera a un temor a consecuencias regulatorias a partir de la publicación de la lista de multimillonarios.

“Yo tengo lo mismo que hace 10 años”, dijo el empresario. “La posición se la debo a la bolsa”. El empresario destacó la importancia de la reinversión de las utilidades y la recompra de acciones como fórmula para aumentar el valor al accionista, así como del aprovechamiento de las oportunidades de mercado. Slim es conocido por su habilidad para comprar barato y ser un operador muy eficiente. 

El empresario dio un repaso a cuatro décadas de actividad empresarial destacando en todo momento los beneficios de la competencia. “La internalización (de las empresas del grupo) llegó con la competencia, y la competencia es lo que nos ha hecho crecer”, dijo. Una réplica a los funcionaros del gobierno, reguladores y competidores critican con frecuencia la resistencia de Telmex a aceptar el marco competitivo. Hoy la empresa tiene 95% del mercado de telefonía fija, aunque legalmente no es considerada “empresa dominante”.

Al repasar la privatización de Telmex en 1989, Slim afirmó que pagó un sobreprecio de 16% sobre el de mercado, que en aquel entonces era el doble del vigente sólo un año atrás. “Los números no mienten”, dijo, aludiendo a que si el entonces presidente Salinas de Gortari hubiera intervenido en el proceso –un rumor nunca probado–, no se hubiera pagado tal sobreprecio.

El consorcio formado por Slim, France Telecom, Southwestern Bell (SBC) y otros accionistas mexicanos ganó la licitación de Telmex con una oferta que valuaba la empresa en 7,287 millones de dólares, “varias veces lo que valió la brasileña Telebras”. 

E1 grupo del que Slim era accionista de control, desembolsó 1,720 millones de dólares por el control de la compañía, obtenido con 20.4% del capital.  Slim tenía 5.8% de las acciones totales. Hoy tiene alrededor de 30%, lo que atribuyó a la política del grupo Carso de reinvertir las utilidades.

El lema de dar valor al accionista de Slim es sencillo: “Telmex no se diluye, se concentra”. Una política de pago de dividendos combinada con otra de recompra de acciones garantiza la satisfacción del accionista, según el empresario. “El dividendo no se puede cambiar. La recompra, sí”, explico.  Hoy América Móvil, escindida de Telmex en 2000 es uno de los papeles más premiados por los mercados globales.

“Hubo una inversión muy importante en modernización y crecimiento. También en adquisiciones”, explicó al repasar la trayetoria del grupo entre 1991 y 2015.

Ahora ve
No te pierdas