Chiquita multada por nexos terroristas

EU multó a la compañía por realizar pagos a un grupo colombiano calificado de terrorista;
WASHINGTON (AP) -

La compañía bananera Chiquita Brands Internacional, ha aceptado pagar una multa de 25 millones de dólares, después de reconocer que le pagó protección entre 1997 y el 2004 a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), descrita en documentos legales como una organización derechista violenta que Estados Unidos calificó de terrorista desde el 2001.

El acuerdo pone fin a una larga investigación del Departamento de Justicia sobre las transacciones financieras de la empresa con organizaciones terroristas colombianas.

En documentos presentados el miércoles ante la corte, los fiscales federales dijeron que la compañía y varios de sus directivos, a los que no identificaron, hicieron pagos hasta por 1.7 mdd.

Sin embargo, Fernando Aguirre, presidente de Chiquita, informó que ''la información presentada este miércoles es parte de un acuerdo que consideramos una solución racional al dilema que enfrentó la compañía hace varios años, los pagos efectuados por la compañía siempre fueron motivados por nuestra preocupación de buena fe por la seguridad de nuestros empleados''.

Las AUC han sido responsables de grandes masacres durante el conflicto civil colombiano y son responsables de una proporción importante de las exportaciones de cocaína del país.

Los fiscales afirman que la empresa hizo esos pagos a cambio de protección. La empresa también pagó cifras similares a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según los fiscales.

En la región bananera de Colombia se libraron feroces combates entre los guerrilleros izquierdistas y los paramilitares de ultraderecha.

Los detalles de los pagos no fueron incluidos en los documentos para la corte.

La bananera informó el mes pasado que había destinado 25 mdd para resolver la demanda. La empresa indica que la investigación involucra a una antigua subsidiaria de la firma, que buscaba proteger la seguridad de sus empleados.

Los libros contables fueron alterados para ocultar esas transacciones, según la fiscalía. Los pagos a las AUC comenzaron a partir de una reunión en 1997.

''Alrededor de septiembre de 2000, los directivos principales del acusado Chiquita sabían que la compañía efectuaba pagos a las AUC y que las AUC eran una organización paramilitar violenta'', dice el documento presentado el miércoles.

Los abogados de la firma aclararon que los pagos eran ilegales, indicó la fiscalía.

Ahora ve
No te pierdas