Colombia busca a directivos de Chiquita

El fiscal colombiano Mario Iguarán pedirá la extradición de los funcionarios de la compañía; serán juzgados por apoyar y realizar pagos a la guerrilla y a grupos paramilitares.

Colombia pedirá la extradición a Estados Unidos de funcionarios de la bananera Chiquita Brands que pagaron extorsiones a la guerrilla y financiaron a grupos paramilitares, informó este martes el Fiscal General Mario Iguarán.

''Deben ser juzgados en Colombia no solo por el pago de una extorsión sino el transporte y la guarda de un lote de armas y municiones, 3,000 fusiles AK-47, además de  millones de cartuchos 7.65 entregados (al jefe paramilitar) Carlos Castaño'', dijo Iguarán a RCN radio.

Chiquita, compañía bananera que tuvo hasta 2004 plantaciones en Colombia, llegó a un acuerdo el 14 de marzo con el gobierno de los Estados Unidos en una corte de Washington para el pago de 25 millones de dólares (mdd)  de multa por haber financiado grupos terroristas.

Iguarán explicó que pedirá a la corte de Washington copia del acuerdo para proceder en Colombia a formular las acusaciones legales y dictar medidas de detención con fines de extradición contra los funcionarios responsables.

El fiscal, señaló que en Colombia ya se investigó el caso del contrabando de armas para los paramilitares que habría sido financiado por la bananera y se condenó a tres funcionarios aduaneros que facilitaron su ingreso.

Las armas fueron utilizadas por los paramilitares para expulsar a la guerrilla de la región de Urabá, cerca de la frontera con Panamá, en donde Chiquita tuvo grandes plantaciones de banano.

Chiquita explicó en la corte de Washington que entre 1997 y 2003 hizo pagos por 1.7 mdd a los paramilitares, mientras en 1989 y 1997 los dio a la guerrilla.

''Los pagos hechos por la compañía siempre fueron motivados por nuestra preocupación por la seguridad de todos nuestros empleados'', dijo Fernando Aguirre, presidente de Chiquita Brands, al presentar el acuerdo judicial en Washington.

Tanto la guerrilla como los paramilitares suelen atacar instalaciones de compañías nacionales o extranjeras, así como secuestrar  a sus ejecutivos y trabajadores para presionar el pago de extorsiones.

Ahora ve
No te pierdas