Gildan cambia a México por Centroamérica

La fabricante canadiense de camisetas despidió a 1,365 empleados en el país; el cambio de sus plantas a Centroamérica le significará ahorros por cerca de 45 millones de dól
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El mayor fabricante de camisetas en Norteamérica, Gildan Activewear Inc., anunció el martes que cerrará cinco plantas en México, Estados Unidos y Canadá con lo que eliminará 1,830 puestos de trabajo para trasladar su producción a fábricas con menores costos en Centroamérica y el Caribe.

La firma de origen canadiense informó en un comunicado que tiene previsto cerrar dos plantas en Montreal, una planta en Bombay, Nueva York y las dos plantas de costura que tiene en México.

Esto, añadió,  significará el despido de 1,365 empleados en México y 465 en los dos vecinos países del norte.

En México, esta compañía tenía hasta este martes dos fábricas en Coahuila.

“Las plantas dejaron de operar hoy mismo después de que se hizo el anuncio oficial a los trabajadores, quienes seguirán recibiendo sus salarios hasta la segunda semana de abril, cuando reciban sus pagos por terminación de relación laboral”, detalló la empresa.

La reestructuración del principal fabricante de camisetas en América del Norte tendrá un costo aproximado de 21.5 millones de dólares o 35 centavos de dólar por acción durante el ejercicio fiscal de 2007.

“Como resultado de la consolidación de las operaciones de manufactura y la continuación del establecimiento de las nuevas plantas textiles offshore, la empresa espera tener mayores ahorros anuales en los costos de la manufactura de ropa deportiva y costos relacionados con transporte e impuestos de aproximadamente 45 millones de dólares” a partir de 2008, detalló Gildan.

La firma canadiense se dedica principalmente a la venta al mayoreo de camisetas y sudaderas de algodón, a las que se les puede poner cualquier marca o imagen en los mercados de Estados Unidos, Canadá o Europa.

Gildan indicó no poder precisar qué porcentaje de su producción representaba México, ya que la operación de Norteamérica consistía en una cadena integrada en la que Canadá proveía la materia prima, que es la tela; en  Estados Unidos se cortaba y finalmente en México se cosía para el ensamblado. El producto final se regresaba a Estados Unidos para su venta.

“Este factor generaba pérdida de competitividad. La consolidación que se tiene prevista para Centroamérica y el Caribe permite que todo el proceso de producción se ubique en un área cercana, también integrada, que mejora las eficiencias y la competitividad”, dijo la compañía.

Ahora ve
No te pierdas