Wal-Mart se despide de la Gran Manzana

El CEO de la cadena minorista reconoció su virtual renuncia a abrir una tienda en Nueva York; es la primera vez que el ejecutivo admite su derrota por operar en grandes ciudades de EU.
Wal-Mart ha enfrentado gran oposición de sindicatos estadoun  (Foto: )
NUEVA YORK (Notimex) -

El presidente ejecutivo (CEO) de la cadena Wal-Mart, Lee Scott, reconoció su virtual renuncia a abrir una tienda de la mayor cadena minorista del mundo en la llamada

ciudad de los rascacielos, ante la hasta ahora invencible oposición sindical.

"No me importa si nunca estamos aquí", dijo a The New York Times en la primera vez que admite que podría desistir de su afán por abrir su primera tienda en la llamada "Gran Manzana".

Sus palabras causaron sorpresa pues reconocen la derrota del objetivo de operar en los grandes núcleos urbanos estadounidenses, como ya lo hace con su amplia red de tiendas en pequeñas poblaciones a lo largo y ancho de este país.

"No creo que valgan la pena tantos esfuerzos", dijo Scott tras reconocer que tratar de hacer negocios en Nueva York es demasiado caro y desesperante.

La oposición para el establecimiento de Wal-Mart en grandes ciudades como Nueva York es encabezada por los sindicatos, que temen que su entrada en estas plazas mine el mercado laboral por su política de bajos salarios.

En los últimos tiempos, el grupo ha hecho frente a una dura campaña de denuncias que han dañado su imagen bajo la acusación de cubrir bajos salarios, dar escasos beneficios a sus empleados, contratar a inmigrantes sin documentación y discriminar a sus trabajadores.

"No les echamos de menos. Tenemos grandes supermercados en Nueva York. No necesitamos a Wal-Mart", dijo Ed Ott, responsable del Consejo Central del Trabajo de la ciudad de Nueva York tras conocer la posición de Scott.

Sin embargo, un vocero de la compañía precisó que su presidente ejecutivo sólo se refería a Manhattan, no al resto del estado de Nueva York.

En los últimos tiempos, Wal-Mart –con 4,000 establecimientos en todo el país- ha enfrentado la férrea oposición de los sindicatos en Chicago, Cleveland y Los Ángeles.

El mismo vocero matizó al directivo diciendo que "entrar a Nueva York ha sido difícil pero no es algo que descartemos del todo".

Ahora ve
No te pierdas