Essar Global quiere comprar Algoma Steel

La metalúrgica india ofertó la compra al contado del fabricante de aceros canadiense por 1,633 de concretarse la compra, casi todo el sector metalúrgico de Canadá quedará en manos extranjera
MONTREAL (Notimex) -

La metalúrgica india Essar Global ofertó la compra al contado del fabricante de aceros Algoma Steel, por una suma equivalente a 1,633 millones de dólares (mdd), informaron hoy fuentes de la firma canadiense.

Essar Global, un consorcio que tiene operaciones en metalurgia, petróleo, gas natural, producción de electricidad y transporte marítimo, ofertó 50 dólares al contado por cada una de las 32 millones de acciones de Algoma Steel.

Algoma es un importante fabricante de aceros laminados para la industria automotriz y diversas ramas de la manufactura, y tiene su sede en Sault Ste. Marie, una de las ciudades industriales de Ontario.

Benjamin Duster, presidente del Consejo de administración de Algoma, dijo que esa instancia ya aprobó la compra, pero que para ser efectiva deberá recibir la aprobación en junio próximo de dos tercios de los accionistas de la firma.

El acuerdo entre Essar Global y el Consejo de administración prevé que el nuevo propietario invertirá para mejorar las instalaciones de Algoma con el objetivo de desarrollar las operaciones de este productor de aceros de alta calidad.

De concretarse esta compra, el sector metalúrgico canadiense estará casi totalmente en manos extranjeras, ya que otro importante productor, Dofasco de la ciudad de Hamilton en Ontario, fue comprado en el 2006 por la europea Arcelor, adquirida luego por Mittal Steel.

El otro gran productor de aceros en Canadá, Stelco, es objeto de interés por parte de varias firmas estadounidenses.

En los últimos años intereses extranjeros están comprando activamente las más prestigiosas firmas canadienses, como las del níquel y cobre -Inco y Falconbridge-, la metalurgia -Dofasco y ahora Algoma-, de la hotelería -Four Season"s-, del turismo y del comercio.

Estas compras, según un artículo de Report on Business del diario Globe and Mail, está sacando del país las casas matrices de las emblemáticas empresas canadienses, y con esas sedes se van los expertos y el sistema financiero que les sirve de apoyo.

Además, según los analistas, estas compras significan la privatización de empresas públicas cotizadas en la Bolsa de Valores de Toronto, y su salida está empequeñeciendo el ya limitado mercado bursátil del país.

Algunos comentaristas opinan que el gobierno canadiense debe comenzar a intervenir, como hacen los de Estados Unidos y países europeos, para proteger empresas claves del control extranjero.

Pero esta es una propuesta que difícilmente prosperará en Ottawa, donde el ministro de Industria, Maxime Bernier, favorable a dejar que los mercados decidan.

Ahora ve
No te pierdas