Italia no interviene en Entel Bolivia

El gobierno italiano observa pero no se mete en las negociaciones para nacionalizar la telefóni el embajador de Italia aclaró que insistirá en que las conversaciones se mantengan cordiales.
LA PAZ (AP) -

El gobierno italiano observa pero no interviene directamente en el proceso de negociaciones abierto por el Ejecutivo boliviano para nacionalizar a la mayor empresa de telecomunicaciones del país, controlada por Euro Telecom Italia (ETI), se informó este lunes.

El embajador de Italia en Bolivia, Silvio Mignano, dijo que su gobierno insistirá en que las conversaciones se desarrollen en un clima de ''cordialidad'', al indicar que su misión se limitará ''a observar su desarrollo'', pues su deber es sólo precautelar el respeto a la inversión.

Aclaró que el gobierno italiano no enviará a una misión observadora sino que esa función será ejercida por la embajada.

Mignano había señalado que la embajada ''tiene una posición de preocupación y atención'' ante la determinación del gobierno de Evo Morales de nacionalizar Entel y sus denuncias de que la empresa no cumplió con acuerdos de inversión y el pago de un impuesto.

Representantes del Parlamento Europeo también han manifestado preocupación ante los ''graves riesgos'' para la inversión de Telecom y las empresas europeas en general en Bolivia por la decisión de reestatizar Entel, de la que la italiana obtuvo en 1996 el 50% de las acciones a cambio de compromisos de inversión por 610 millones de dólares.

En tanto, la gerencia de Comunicación Institucional de Entel indicó que la empresa aún no tiene una posición fijada respecto del anuncio unilateral del gobierno de que exigirá que desde el miércoles, cuando se reanuden las negociaciones, ellas sean públicas y se levante la reserva sobre su marcha acordada inicialmente.

El gobierno boliviano ha acusado a ETI de intentar ''burlar'' a sus representantes en las difíciles negociaciones iniciadas la semana pasada, por haber contratado al asesor Santiago Nizizhawa, que trabajó hasta 1997 en la administración de entonces, en el diseño y ejecución del plan de privatización parcial, llamado de capitalización.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, logró la exclusión del asesor del equipo de Telecom, pese a que la ley de capitalización de 1994, señala que un funcionario que hubiera participado en el proceso sólo está impedido de trabajar en las empresas capitalizadoras hasta cuatro años después de dejar de hacerlo en el gobierno.

Quintana señaló que otras personas que trabajaron en el gobierno de entonces, del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-97), estarían trabajando para Entel, y que el Ejecutivo no lo aceptará, pese a que en su caso la ley permitiría que puedan laborar en las empresas capitalizadas o privatizadas a partir de 2001.

En tanto, el dirigente de la Federación Sindical de Empleados de Entel (Fesentel), Ruddy Tudela, dijo que el sindicato ha iniciado reuniones internas para analizar la situación, después de que, la semana pasada, manifestara preocupación por el futuro de la empresa y el empleo de los trabajadores.

El vicepresidente Alvaro García, ahora en el mando por un viaje de Morales a Venezuela, ha justificado el intento de nacionalización señalando que el gobierno busca que el estado se haga de las utilidades de Telecom, que en 2006 llegaron a 20 millones de dólares, después de varios años de menores beneficios.

Ahora ve
No te pierdas