Cosmética: la inconformidad es negocio

Un estudio de la empresa Euromonitor, descubrió que esta industria ganó 253,600 mdd en 2005; en México, el mercado de las cremas aclaradoras creció 30% en apenas un año, según datos de Pon
La contradicción, se ha convertido en nicho de negocio (Drea  (Foto: )
Georgina Navarrete

Mi reino por un ‘cambio de piel’. Cada una en su propio entorno cultural y de valores, las mujeres buscan cumplir ciertos caprichos de la moda y obtener ‘estatus’. Así, mientras las asiáticas y las latinas prueban toda clase de cremas aclaradoras, las europeas y las estadounidenses hacen lo propio con los autobronceadores… Eso sí, todas huyen del sol.

Algunos dicen que la contradicción es el centro mismo del eterno femenino. Esa inconformidad ha hecho de la cosmética uno de los negocios más boyantes de la historia. Siempre en evolución, esa industria alcanzó un valor de 253,600 millones de dólares en 2005, de acuerdo con un estudio de la empresa de investigación de mercado Euromonitor Internacional, que se publicó en abril de 2006.

Las razones varían con cada persona y dependen igual de la moda que de sublimes aspiraciones. Sin embargo, la tendencia mundial se explica fácilmente con la palabra ‘contradicción’, opina Fabián González, gerente de Marca de Pond’s en Unilever.

“En todo el mundo las mujeres nunca están conformes (...).  Son contradictorias”, señaló. A la misma conclusión llegó la empresa de mercado Synovate en Hong Kong, tras realizar un estudio en 2004 sobre el uso de aclaradores en los cinco principales mercados de la región asiática. En su reporte afirma que 38% de las mujeres asiáticas encuestadas en Corea del Sur, Filipinas, Hong Kong, Malasia y Taiwán aceptaron utilizar regularmente este tipo de cremas para aclarar su tono de piel, 4% más que en 2002.

En Latinoamérica, la historia no es muy distinta. En México, el mercado de las cremas aclaradoras creció 30% de 2003 a 2004, según datos de Pond’s, que en 2006 reforzó su liderazgo en el segmento con un incremento de 45% en ventas y dos puntos porcentuales más en su participación de mercado, que se ubicó en 13.2%

En lugares como India, la industria del cuidado de la piel, liderado por las cremas aclaradoras, alcanzó en 2005 cifras estimadas en 300 millones de dólares y un crecimiento sostenido de 15% anual, beneficios de los que participan grandes jugadores como L’Oréal, Revlon, Shiseido, Clinique e YvesSaint Laurent, entre otras.

Cuestión de geografía
Mientras unas anhelan la palidez, en Europa y EU el segmento líder en ventas son los autobronceadores (cremas que pigmentan la piel sin exponerla al sol). En este sentido, la empresa global de mercado AC Nielsen reporta que en 2003 los autobronceadores registraron un crecimiento mundial de 7%, impulsado específicamente por la demanda europea, donde este tipo de productos creció 11 puntos porcentuales, mientras que en Latinoamérica, Asia y los mercados emergentes, el movimiento fue a la baja. En EU, los autobronceadores acapararon en 2006 una cuarta parte del mercado de la belleza, contra sólo 6% que tenían en 1997, indica un estudio de la firma de investigación de mercados NPD Group.

En su estudio de 2004, Synovate encontró que 61% de las mujeres asiáticas piensan que una tez blanca las hace verse más jóvenes y 43% se sienten más atractivas y con suerte en el amor cuando muestran una piel clara y luminosa.

Al cliente lo que pida. Más allá de la industria cosmética y de los más de 5,000 millones de dólares que vale a nivel global tan sólo el segmento de cuidado de la piel, según la empresa de mercado Kline & Company, también los remedios caseros están para cumplir cualquier deseo. Los foros y chats públicos de sitios como yahoo.com o enfemenino.com y muchos más, ven pasar todo tipo de consejos para lograr una piel clara: de la sencillez de una mascarilla de yogur o de jugo de limón todas las noches, a recetas sofisticadas como la mezcla de manteca de cacao y jugo de zanahoria a la luz de la luna, o la mascarilla de miel, avena, leche, huevo y polvo de arroz.  Todo un postre para iluminar la piel.

Ahora ve
No te pierdas