El Fogoncito va por China

El restaurante mexicano va por su segunda sucursal en China; cada sucursal requiere una inversión de 250,000 dólares.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La empresa El Fogoncito va por su segundo restaurante en China, luego de que el 26 de enero de 2007 abrió su primera sucursal en ese país asiático, informó este lunes el diario El Financiero.

"Estamos remodelando el local donde estará la segunda sucursal en la calle Sanlitung, un lugar parecido a la Zona Rosa de la ciudad de México", comentó el director general de esta franquicia de restaurantes mexicanos, Carlos Roberts Ávalos.

Agregó que algunos platillos tradicionales de El Fogoncito, como "las gringas", casi han sido eliminadas del menú y en cambio han incorporado platillos nuevos, como parte del proceso de tropicalización de sus productos.

"Encontramos cosas muy interesantes, como que los chinos no comen lácteos y entonces nuestras gringas tradicionales y nuestra combinaciones con queso no se desplazan como en México, hemos tenido que incorporar algunos hongos, verduras tradicionales y el taco original sí ha sufrido modificaciones. Ellos buscan sabores muy fuertes y nosotros se los estamos ofreciendo", concluyó Roberts Ávalos.

La segunda sucursal de El Fogoncito estará en un moderno centro comercial -uno de los varios proyectos que promueven las autoridades de Beijing para reactivar la zona rumbo a los Juegos Olímpicos de 2008-, y será más grande que la primera, la cual fue construida en una superficie de 320 metros en el mismo distrito de Chaoyang, en la capital china.

A seis meses de su incursión en el país asiático, Roberts Ávalos destacó la buena respuesta de parte de los comensales chinos, pues reconoció que "esperaban un menor interés".

En parte, la buena respuesta ha sido gracias a la población latinoamericana que radica en esas lejanas tierras, dijo el empresario al comentar que 50% de los comensales son chinos y el resto son occidentales de origen latino, quienes han hecho la función de "jalar" a los clientes orientales.

De hecho, parte de la mercadotecnia utilizada por la empresa en ese mercado ha consistido en compensar mediante descuentos la lealtad de los comensales cuando éstos llevan invitados por primera vez.

El plan de crecimiento en China está dividido en tres etapas: la primera prevé la instalación de tres unidades que serán una especie de "laboratorio de pruebas" para continuar depurando el concepto y adaptarlo al gusto local.

La segunda tiene como objetivo crecer en la ciudad de Beijing con otros 27 puntos para llegar a un total de 30 sucursales, esfuerzo que seguirá a cargo de inversionistas mexicanos.

Cada instalación en ese país asiático requiere de una inversión de cerca de 250,000 dólares, pero "afortunadamente hay un grupo de inversionistas que confía y considera viable este proyecto", por lo que han apoyado esta franquicia en su proyecto de internacionalización, explicó.

Aclaró que la legislación de ese país exige primero la instalación de dos y hasta tres unidades propias, dependiendo del giro, antes de poder otorgar el primer contrato de franquicia a un inversionista chino.

La tercera etapa, a concretarse en un lapso de entre cinco y diez años, buscará crecer hacia 160 ciudades con más de un millón de habitantes, y es aquí donde se ve una "oportunidad interminable" para otorgar contratos de franquicias, añadió el directivo.

China tiene una población superior a 1,300 millones de habitantes, pero sólo entre 200 y 300 millones de personas, la clase media, pueden darse el lujo de comer fuera de casa. En este segmento la firma vislumbra su oportunidad de negocio.

Ahora ve
No te pierdas