Axtel desafía a Telmex con WiMax

La empresa de comunicaciones de Nuevo León entrará al juego y competirá contra Prodigy; el servicio inalámbrico de WiMax abre la puerta a nuevos competidores.
WiMax, inalámbrico y sin infraestructura. (Fermín García)
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Axtel es la primera empresa que se pone su armadura tecnológica para competir con Telmex por medio de WiMax, su nuevo servicio de conectividad.

A finales de 2007 ofrecerá este estándar de transmisión inalámbrica de datos en la ciudad de Monterrey, entre otras, a precios competitivos. Esto representará, finalmente, una real competencia para Prodigy, de la operadora de servicios de comunicación más grande en América Latina.

“Es la alternativa tecnológica más importante que ellos (operadores que compiten) han visto en los últimos años. Es el factor, por lo menos dentro de América Latina y en su caso México, más significativo para facilitar la competencia a empresas que no tienen instaladas ya plantas externas o cables de cobre”, dijo Juan Fernández, analista de Gartner América Latina.

Lo que permite WiMax es conectar a los usuarios a internet sin necesidad de cables e incluso ofrecer servicios de voz y telefonía, ahorrándose la costosa infraestructura de cables de cobre. Esta tecnología proporciona accesos concurrentes de alta velocidad en áreas de hasta 48 kilómetros de radio.

Competir con Telmex, para cualquier otro operador de servicios de comunicación en México ha sido complicado, sobre todo por la necesidad de utilizar sus cables –hacer uso de su infraestructura- para llegar a los mexicanos. Los avances de la tecnología inalámbrica podrían hacer lo que no han logrado las regulaciones: sentar en la mesa a competidores que Carlos Slim no ha querido tener.

La infraestructura que tiene instalada Telmex en México le permite ofrecer cobertura en casi todo el país, lo que otros, como Telefónica, Axtel o Iusacell han sufrido, pues los costos de instalar cables de cobre y romper calles y paredes para llegar a los usuarios no sólo son altos, sino una estrategia compleja. WiMax permite a los operadores que quieran competir con Telmex accesar a los mexicanos y conectarlos directamente sin la necesidad de pagarle a Carlos Slim por la renta de sus cables.

“Lo bueno de WiMax es que la comunicación es inalámbrica y el beneficio para el operador es instalar una antena y tener cobertura inmediata. Es un beneficio que puede ser más aprovechado por el operador, que por el usuario”, dijo Omar Salvador, analista para América Latina de Pyramid Research. “El efecto es que genera más competencia y eso quizá beneficie al usuario si se puede disfrutar de precios más bajos”, añadió.

La tecnología WiMax es inalámbrica porque el operador no llega a los usuarios vía cables. Sin embargo, las computadoras se conectan a una caja que recibe la señal WiMax de forma inalámbrica, esto sirve también para conexiones de voz, y en un futuro servirá para señal de video. El WiMax móvil, que es hacia donde el mercado está optando, permitirá que las computadoras se conecten sin cable como algunas otras tecnologías ya lo permiten.

La inexistencia de infraestructura hace a WiMax atractiva y promete una puerta a la competitividad con los operadores que tienen conexiones de cobre. De hecho, Telmex, como operador en América Latina se ha dedicado a proveer este servicio para poder luchar contra los dominantes de Perú, Chile y Brasil. En los países donde Telmex no tiene tanta penetración ha incursionado en esta nueva tecnología, aclara Elia San Miguel, analista de Gartner para América Latina, lo que avala que el servicio vale la inversión.

Telmex, sin embargo, no ha anunciado oficialmente planes para ofrecer este servicio a sus usuarios mexicanos. ¿Por qué?

“En México Telmex tiene toda la línea de Prodigy y acceso a DSL, por lo que ofrecer WiMax sería, de alguna manera, competir contra su propia fuerza (…). Por eso es que han retardado sus inversiones en WiMax dentro de México, pero las han lanzado en América Latina”, dijo Fernández de Gartner.

Además de que las licitaciones no están listas, hay otras razones por las cuales México está retrazando su entrada al mundo de la tecnología WiMax. Los operadores que podrían incorporarse a la competencia, deben analizar a fondo no sólo si quieren competir contra el gigante, sino si el mercado en México vale la pena.

Existen 7.4 millones de computadoras conectadas a internet, 59% del total instaladas en el país, según los datos de la Asociación Mexicana de Internet. Sin embargo, la mayoría de los internautas en México tienen acceso a la red por medio de banda ancha, lo que refleja un crecimiento de 47% de 2005 a 2006.

“La bolita de nieve que se requería crear para la adopción de una tecnología tan atractiva como WiMAX ya esta rodando”, dijo Pedro Cerecer, gerente de telecomunicaciones de Intel México. “La tecnología está lista, la regulación está lista, hay áreas de oportunidad sobre ésta, pero están las beses suficientes para empezar con los servicios de WiMax. Tecnológicamente ya es factible hacer la implementación del servicio”, añadió.

El siguiente paso serán las licitaciones y pronto, los mexicanos podrían conectarse a internet por medio de WiMax, lo que en un futuro permitiría un acceso ‘nomádico’ a la red; inclusive podrás revisar tu correo electrónico mientras estás en tu automóvil esperando en el tráfico.

Nuevos competidores para Telmex entrarán a la carrera y “en el momento que Telmex vea la necesidad de extenderse a otro tipo de tecnología nueva para competir, es decir, cuando los otros rivales tengan WiMax, entonces ellos entrarían implementando basándose en las frecuencias que ya tienen”, dijo Fernández.

Ahora ve
No te pierdas