Inicia huelga nacional minera en Chile

Unos 28,000 trabajadores de Codelco se manifestaron para exigir mejoras salariales y laborales; la empresa estatal es la mayor productora mundial de cobre con ganancias anuales de 17,000 mdd.

Unos 28,000 trabajadores contratados por la estatal Corporación del Cobre (Codelco), la mayor productora mundial de cobre, iniciaron este lunes una huelga nacional  -con algunas manifestaciones de violencia- para exigir mejoras salariales y laborales, que son rechazadas por la empresa.

Centenares de trabajadores contratistas trataron de impedir el ingreso de los mineros a sus faenas con barricadas, quema de neumáticos, desperfectos en los motores de los autobuses de los mineros e incendiando al menos otras ocho máquinas, informó la policía y según las imágenes de prensa despachadas desde las áreas del conflicto.

De momento, no hay cifras oficiales de detenidos, los que superarían el medio centenar.

Codelco dijo que, pese a los inconvenientes, la empresa sigue produciendo con normalidad y expresó su disposición al diálogo con los huelguistas, roto desde el jueves pasado. Los contratistas insisten en que en cuatro de cinco divisiones el trabajo se detuvo.

Una funcionaria de la oficina de prensa de Codelco, que no puede ser identificada por política de la empresa, dijo telefónicamente que las cinco divisiones de la mina funcionan con normalidad, aunque admitió lentitud en El Teniente, la mina subterránea más grande del mundo, cercana a Rancagua, 80 kilómetros al sur de Santiago.

Codelco produce anualmente 1.8 millones de toneladas métricas de cobre fino, cuyos retornos superan los 17,000 millones de dólares.

Los contratistas, cuyas labores van desde la mantención de maquinaria a la preparación de alimentos, presionan para igualar sus salarios y garantías con las de los mineros contratados directamente.

Codelco rechaza las negociaciones salariales porque alega que no se trata de trabajadores contratados directamente por la empresa.

Algunos de los incidentes más violentos se registraron en la cercanía de la división El Teniente, donde grupos de huelguistas quemaron autobuses y una caseta de un control de peaje y sabotearon otros autobuses.

En Antofagasta, 1,371 kilómetros al norte de Santiago, también hubo bloqueos en los caminos que van hacia la mina a tajo abierto de Chuquicamata, a 2,870 metros de altura sobre el nivel del mar.

Manuel Ahumada, dirigente de El Teniente, dijo que ''esta es una huelga indefinida''.

Los dirigentes gremiales afirman que son unos 28,000 los trabajadores en huelga, pero la funcionaria de prensa señaló que sólo un 5% de los contratistas está en huelga, unos 1,400.

Voceros de Codelco, cuyos trabajadores propios bordean los 18,000, han dicho que tienen planes de contingencia para enfrentar la situación.

Cristián Cuevas, vocero de la Confederación Nacional de Trabajadores Contratistas de la Gran Minería del Cobre, dijo que ''nosotros no vamos a deponer esta huelga general mientras no haya una negociación efectiva con Codelco y con el gobierno''.

Advirtió que ''esta pelea no la vamos a dar tan sólo en los accesos ni al interior de las minas, sino en las poblaciones, con la rebelión de los trabajadores contratistas y sus familias''.

Cuevas, que denunció una violenta represión policial, dijo que las divisiones se mantienen trabajando, pero con los empleados del turno de noche, y que esa situación no puede extenderse más allá de 24 horas.

Jorge Peña, presidente de los contratistas de Rancagua, dijo que demandan ''un plan básico de salud, viviendas y educación, y becas para todos los trabajadores y sus familias, y el estricto cumplimiento de la ley de subcontratación''.

 

Ahora ve
No te pierdas