Ancap compra estaciones de Texaco

La petrolera uruguaya concretó la compra de 90 estaciones de la empresa de EU por 22.5 mdd; con esta adquisición Ancap controlará el 60% del mercado de distribución en Uruguay.
MONTEVIDEO (AP) -

La empresa petrolera uruguaya Ancap concretó este miércoles la compra de 90 estaciones de expendio de combustible de la empresa estadounidense Texaco por las que pagó 22.5 millones de dólares (mdd), se informó oficialmente.

El presidente de Ancap Daniel Martínez, informó en rueda de prensa que la adquisición tiene una ''importancia estratégica'' de cara al futuro del tema de los combustibles y con las mismas pasará a controlar el 60% del mercado de distribución en el Uruguay. La red de estaciones de Texaco se distribuyen de 40 en Montevideo y 50 en el interior del país y Ancap aumentará así a 300 las expendedoras de combustible en todo el país.

''Estamos muy satisfechos por haber cerrado este acuerdo y, principalmente, por las oportunidades que el mismo representa. Tener 90 estaciones más en todo el país quiere decir que vamos a poder crecer y, a la vez estar más cerca del cliente. Vamos a poder tener una presencia más en rutas y mercados que nos interesan particularmente'', dijo Martínez.

Ancap cuenta con el 100% de propiedad de la distribuidora llamada DUCSA. Martínez sostuvo que permitirá en adelante a la empresa ''mejorar sensiblemente su logística de distribución, permitiendo reducir los costos que se reflejan en el precio de los combustibles''.

Sin embargo, Ancap proseguirá importando de Texaco materia prima para elaborar lubricantes que se venderán con ambos nombres.

Con esta adquisición, en Uruguay queda solamente la multinacional ESSO. La brasileña Petrobras había adquirido previamente las estaciones de Shell.

Martínez explicó que el retiro de Chevrón-Texaco obedece a nuevas estrategias de esa empresa a nivel regional, pero no estuvo presente ninguno de sus directivos en la rueda de prensa.

Martínez defendió asimismo, el monopolio de Ancap en cuanto a la refinación de petróleo indicando que abarata los costos. La alusión obedece a que dirigentes políticos opositores sostienen que importando gasolina se reducirían los costos finales al público. La gasolina más utilizada, cuesta en Uruguay 30 pesos 40 centésimos el litro (1.23 dólares).

Uruguay no produce combustible e importa 15 millones de barriles anualmente con una factura que alcanza entre los 800 y 900 mdd.

Ahora ve
No te pierdas