Agua, nuevo oro líquido para petroleras

La futura escasez del líquido ha despertado el interés de los empresarios en Texas; inversionistas buscan derechos de extracción acuífera, que en 50 años elevará 27% su consumo.
DALLAS (Notimex) -

Petroleros de Texas que por décadas se han enriquecido extrayendo el llamado "oro negro", comienza a apostar a otro recurso del subsuelo: el agua, que podría convertirse en el nuevo "oro líquido" de la entidad.

Los pronósticos oficiales fijan que la población de Texas se duplicará en los próximos 50 años, para alcanzar unos 45 millones de habitantes, por lo que el consumo de agua se elevará 27%, pero la disponibilidad de este recurso se reducirá 18%.

La pronosticada escasez de agua ha despertado el interés de empresarios, que han comenzado a invertir en la compra de derechos para su extracción, al ver un negocio altamente rentable, quizás igual o mejor que el petróleo.

La falta de regulaciones en Texas ha dejado en manos del libre mercado la diferencia entre aquellos que tienen agua y los que carecen de ésta.

En este contexto, rancheros de la región cuyas propiedades se ubican sobre mantos acuíferos están siendo asediados por inversionistas que desean adquirir los derechos para la extracción de agua.

Estos empresarios, que han conformado una docena de compañías diferentes, planean a futuro vender el agua a grandes ciudades como Dallas, Austin y San Antonio.

La compañía Metropolitan Water Co. (MetWater), con sede en el centro de Texas, ha obtenido los derechos para extraer agua, tras negociar con unos 4,600 propietarios de terrenos en los condados de Burleson y Milam, ubicados sobre el manto acuífero de Carrizo-Wilcox.

Otra compañía, Mesa Water Inc., propiedad del multimillonario petrolero T. Boone Pickens, ha estado adquiriendo cientos de derechos en el noroeste de Texas, en propiedades ubicadas sobre el manto acuífero de Ogallala, uno de los más grandes del mundo.

En la actualidad, ninguna de estas compañías vende agua a alguna municipalidad, que aún la obtienen de sus propios pozos, pero las empresas se alistan obteniendo permisos para extraerla y trasladarla luego por acueductos a las ciudades.

"En un futuro, las ciudades de Texas van a tener que pagar mucho más para obtener el agua", pronosticó Gabriel Eckstein, profesor de legislación sobre el agua de la Escuela de Leyes de la Universidad Texas Tech.

Las autoridades estatales han tomado algunas acciones para prevenir la escasez del líquido, entre ellas destinar recursos para la construcción de presas y reservas, así como campañas para motivar a las personas a ahorrar este recurso.

Algunas comunidades, como la ciudad de El Paso (en el oeste de Texas) han adquirido propiedades, conocidas como "ranchos de agua", para asegurar las reservas de este recurso.

Aun así, los pronósticos señalan que quien posea agua en un futuro cercano, podría tener en sus manos algo igual o más valioso que el petróleo y el oro.

Ahora ve
No te pierdas