GM se mantiene como el número uno

GM reportó un incremento en sus ventas fuera de Norteamerica de 58% durante el segundo trimestr La automotriz japonesa Toyota había superado a su rival de Detroit, pero bajó al segundo lugar.
TOKIO (CNNExpansión) -

General Motors evidenció la sabiduría contenida en la frase “esto no se acaba hasta que se acaba”, del basquetbolista Yogi Berra, al recuperar su corona como el fabricante automotriz más importante del mundo en el segundo trimestre del año.

Toyota superó a GM en los primeros tres meses, adueñándose del trono que ocupara el fabricante automotriz de Detroit desde 1931, informó este lunes el diario Financial Times.

No obstante, General Motors reportó ventas globales de 2.4 millones de autos entre abril y junio, colocándolo por detrás de los 2.36 millones de Toyota.

El grupo japonés sigue teniendo una ligera ventaja en el primer semestre de 2007 y se prevé que alcance el primer lugar para todo el año, con base en sus pronósticos de ventas globales de 9.34 millones de unidades, en comparación con los 9.2 millones de unidades de GM.

El regreso de GM como primer fabricante automotriz en el segundo trimestre se debe a un incremento en las ventas fuera de Norteamérica, las cuales aumentaron de 1.36 millones de unidades en el primer trimestre a 1.39 millones en el segundo, lo que equivale a 58% de las ventas totales.

La compañía registró un fuerte crecimiento en los mercados emergentes.

Las ventas de GM en Rusia registraron un aumento de más del doble con respecto al año anterior, generadas principalmente por su marca Chevrolet. Las ventas totales en Europa alcanzaron un nuevo nivel récord trimestral.

GM es también el fabricante automotriz más importante de China, donde Toyota había sido, hasta hace poco, un jugador relativamente menor. Brasil registró en sus ventas un aumento de 23%.

Ambas compañías están luchando en su propio mercado. Toyota se enfrenta a un reducido mercado doméstico y GM, por su parte, perdió participación de mercado en Estados Unidos, frente a rivales europeos y asiáticos y está disminuyendo la entrega de productos de bajo margen a las compañías de arrendamiento de autos.

La participación de Toyota en el mercado estadounidense, el más grande del mundo, creció a 16.1%, en comparación con 14.6% del año anterior, según Autodata.

La participación de GM disminuyó a 21.7% en junio, su nivel más bajo en décadas, con excepción de la registrada durante una huelga en 1998.

Ambas compañías han ignorado esta rivalidad. “Estamos más preocupados por lo que el consumidor piensa de nuestros productos”, dijo el viernes pasado un vocero de GM. Toyota sigue subrayando su reputación, la cual, dice, se debe a la calidad de sus productos.

Sin embargo, GM no renuncia a su corona y considera que la carrera por las ventas debería ser juzgada con base en sus logros anuales, no trimestrales.

En los comunicados de prensa la compañía sigue describiéndose a sí misma como “el fabricante automotriz más importante en el plano mundial”.

La compañía Toyota señaló el viernes pasado que se está esforzando por asegurarse de que el impacto que tuvo el terremoto de Niigata en su producción doméstica no afectará las exportaciones.

Los ocho fabricantes de autos de Japón anunciaron la interrupción de su producción doméstica la semana pasada debido a problemas de abastecimiento en Riken Corp, que fabrica anillos para pistones y anillos de sello.

Las fábricas de Riken sufrieron daños por el terremoto del 16 de julio.

Estos contratiempos en la producción ponen de manifiesto el bajo nivel que mantienen los fabricantes automotrices japoneses en sus inventarios, debido a las estrategias de entrega “en el momento”.

Esto podría costarle a la industria cerca de 65,000 unidades en producción y 100,000 millones de yenes (820 millones de dólares) en ingresos, según Kurt Sanger, analista de la industria automotriz de Macquarie Securities, con sede en Tokio.

Ahora ve
No te pierdas