Fundador de Parmalat, en el banquillo

Un juez italiano acusa a Calisto Tanzi por su papel en la bancarrota de la compañía europea; la justicia señala también a otros directivos de la firma como responsables del colpaso en 2003
MILÁN (AP) -

Un juez italiano acusó el miércoles al fundador de Parmalat SpA Calisto Tanzi y a otros ex ejecutivos de la compañía por su papel en la mayor bancarrota registrada en una corporación europea.

Entre unas 20 personas acusadas por el juez Domenico Truppa en Parma, figuran el ex director financiero de Parmalat Fausto Tonna. Los cargos contra los acusados son por bancarrota fraudulenta y asociación para delinquir. Truppa estableció el comienzo del juicio para el 14 de marzo del 2008.

Parmalat se declaró en quiebra en diciembre del 2003 luego de decir que no tenía dinero para realizar pagos como parte de su deuda a acreedores, revelando una carga morosa de 18,000 millones de dólares (14,000 millones de euros), ocho veces más que lo que la compañía había informado previamente.

Los abogados de Tanzi culparon a varios bancos internacionales por causar la caída del gigante de los productos lácteos.

La decisión del juez de procesar a los ex directivos de Parmalat es muy importante para millares de accionistas que perdieron sus ahorros a raíz de la quiebra de la empresa.

Más de 30,000 inversionistas en bonos se han unido al caso como partes civiles, una medida que les permite solicitar indemnizaciones además de la provisión de compensaciones contenida en la acusación imputada a los bancos por Parmalat.

Luego de dos años de reorganización, la nueva Parmalat es liderada por Enrico Bondi, quien trata de recuperar miles de millones de euros de los bancos.

En junio, un juez en Milán encausó formalmente a Citigroup Inc., UBS AG, Deutsche Bank AG y Morgan Stanley, por no tomar medidas que habrían prevenido los delitos que derivaron en el colapso de la compañía. Además, 13 empleados bancarios fueron acusados de emitir declaraciones falsas para apoyar los bonos de Parmalat en el mercado.

Los cargos del juez Cesare Tacconi se relacionaron con cinco ventas de bonos, por más de 1,600 millones de euros. La última de esas operaciones se realizó a mediados del 2003, justo antes de que comenzara el escándalo financiero en Parmalat.

Los bancos negaron haber incurrido en actos indebidos.

Ahora ve
No te pierdas