Llegó la hora de Líneas Aéreas Azteca

La compañía suspendida del aire por el gobierno presentó sus pruebas para volver a volar; la autoridad tiene cinco días para emitir los resultados de su verificación y decidir su destin
La Dirección de Aeronáutica dará su fallo sobre la aerolínea  (Foto: )
Celina Yamashiro
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

En la primera semana de septiembre se podría definir el futuro de Líneas Aéreas Azteca. A partir de ayer, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) cuenta con un plazo de cinco días hábiles para emitir los resultados de la verificación que realiza a la atribulada empresa.

Esto, luego de que el miércoles pasado venciera el plazo de 45 días adicionales que la autoridad aeronáutica otorgó a la aerolínea, para presentar los documentos que avalan que subsanó las deficiencias en materia de seguridad, operación, técnica, administrativa y financiera.

Adriana Cuevas, vocera de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) dijo a Excélsior que la DGAC ahora tiene que revisar el cumplimiento de esos detalles, así como realizar una verificación física de las instalaciones y las aeronaves.

Sin embargo, la DGAC podría determinar si continuará con la suspensión de los vuelos comerciales de Líneas Aéreas Azteca unos días más de los previstos para concluir si cumplieron con sus recomendaciones, principalmente en materia de seguridad.

Después, la línea aérea contaría con cinco días hábiles para hacer aclaraciones y la autoridad aeronáutica con diez más para resolver en definitiva la sobrevivencia o desaparición de esa empresa.

Directivos de Líneas Aéreas Azteca no estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios.

Guadalupe Romero, encargada de prensa de Azteca, reconoció que el conmutador telefónico de la empresa esta fuera de servicio por la falta de pago y que la firma analizaba si haría algún comentario.

Líneas Aéreas Azteca tiene pasivos integrales que superan por mucho los diez millones de dólares, aunque asegura que tiene garantizado su pago y su viabilidad financiera.

En junio, la empresa estimaba operar con nueve aviones e incluso analizaba la posibilidad de renovarlos por equipos más modernos, pero la DGAC asegura que sólo se ha reparado uno, con lo que se podría levantar la suspensión de los vuelos comerciales y devolverle el permiso de operador aéreo.

Sin embargo, ello dependerá de que la línea aérea cuente con las instalaciones en los 25 destinos donde opera, entre ellos la terminal aérea capitalina, a la que hasta no se sabe si ya le pagaron un adeudo de 143 millones de pesos por sus servicios.

Ahora ve
No te pierdas